Kiev, Ucrania (CNN) – El escenario fue un restaurante de Manhattan (Nueva York) y tras 25 minutos lo que supuestamente surgió fue un plan de paz con Ucrania a favor de Rusia. Y se cree que su autor pudo haber terminado en la Casa Blanca.

Durante una entrevista con CNN, el legislador ucraniano Andrii Artemenko aseguró que discutió su propuesta para Ucrania en enero pasado con el abogado personal del presidente Donald Trump, Michael Cohen, quien se ofreció a entregarle el plan al Gobierno de Estados Unidos.

Los detalles exactos de dicha propuesta no están claros, aún así algunos reportes han sugerido que está relacionado con la renta de Crimea –anexada por Rusia en 2014– para Moscú por un periodo de entre 50 y 100 años. A cambio, Rusia retiraría sus tropas de las regiones separatistas, en el este de Ucrania, devastado por la guerra.

Artemenko se negó a discutir los detalles del plan, pero dio a entender que un contrato de arrendamiento podría ser parte de la idea.

El legislador dice que Cohen, quien ha asesorado a Trump por un largo tiempo, quería llevarle el plan a Michael Flynn, el exasesor de Seguridad Nacional del presidente estadounidense.

Cualquier insinuación de que la Casa Blanca llegaría a considerar un plan que formaliza el control de Rusia sobre Crimea causaría consternación en Kiev y entre sus aliados europeos. Sin embargo, el gobierno ha negado rotundamente tener algún conocimiento de la propuesta.

En su entrevista con CNN, Artemenko sacó a relucir que un socio clave de Trump supuestamente estaba preparado para impulsar un controvertido plan de paz que beneficiaría a Rusia, cuando empezaron a despertarse las preguntas sobre los vínculos del presidente estadounidense con ese país.

El miembro del Parlamento ucraniano le dijo a CNN que se reunió con Cohen por un conocido que tenían en común: el empresario Felix Sater. Según Artemenko, los tres cenaron juntos en un hotel de Manhattan, en enero pasado.

Cohen le explicó a CNN, por medio de un mensaje de texto, que si bien comió con Artemenko nunca discutieron el tema de la paz en Ucrania. Otras organizaciones de medios han reportado que Cohen les ofreció un acuerdo diferente. Sin embargo, la Casa Blanca ha negado que Cohen le haya entregado algún plan de paz a Flynn.

Desde entonces, Rusia y Ucrania han rechazado el plan y Artemenko ahora es objeto de investigaciones por traición al habérselo sugerido a Cohen.

Durante una rápida entrevista en un hotel de Kiev, Artemenko reveló que Cohen le habría dicho que Flynn –quien renunció a mediados de febrero debido a una polémica por las llamadas con el embajador ruso en Estados Unidos– era su mejor conexión en la Casa Blanca.

“Michael Flynn es la mejor persona, la mejor de mis conexiones en el gobierno de Trump, a quien si (le) gusta va a lograr (obtener) un gran apoyo”, supuestamente aseguró Cohen según Artemenko.

Flynn no respondió la solicitud de CNN para comentar sobre esta historia.

Artemenko sabía que la propuesta sería polémica, pues debilitaba tanto al cuerpo diplomático estadounidense como al ucraniano. Además, relató que sabe que con el plan enojó a Kiev, donde lo habrían considerado como algo a favor de Rusia.

"Es por eso que siento presión, y de seguro hoy puedo ver a la gente acusándome, y veo que el fiscal de Ucrania está intentando hacer algo, abrir un nuevo caso, hacer una investigación sobre mí", le señaló a CNN.

Sobre la reunión en enero, aseguró que Sater invitó a Cohen a "una cena en el hotel en Manhattan, y probablemente hablamos alrededor de 20-25 minutos, allí presenté mis intenciones, mi plan de paz para Ucrania, de cómo podemos detener la guerra y cómo podemos parar las muertes".

Artemenko también dijo que nunca se había imaginado que su propuesta sería vista por la Casa Blanca. Sin embargo, añadió que Cohen le señaló que el plan tenía "un gran potencial" y que quería entregarlo al gobierno de Trump.

“Fue la idea de Michael Cohen", insistió. "Él (Cohen) mencionó primero su nombre en la reunión y dijo: "escucha, Michael Flynn” –en su opinión personal– “es el hombre más poderoso que de verdad puede apoyar esta idea, quién puede ayudarte, entregarle esta información al presidente Trump ".

Flynn renunció 24 días después de engañar a los funcionarios del gobierno sobre las llamadas que mantuvo con el embajador ruso en Estados Unidos, antes de que Trump asumiera la presidencia.

En diciembre pasado, Flynn habló por teléfono varias veces con el embajador, incluyendo algunas que ocurrieron el mismo día que el saliente gobierno de Obama impuso nuevas sanciones a Rusia por su intromisión electoral.

El Departamento de Justicia también había advertido al gobierno de Trump, desde enero, que Flynn podría ser potencialmente vulnerable al chantaje ruso, según le reveló a CNN el mes pasado una persona que está familiarizada con el asunto.

En un mensaje de texto, Cohen le negó a CNN haber entregado cualquier documento a Flynn, y refutó la afirmación de Artemenko sobre la conversación que tuvieron en enero.

“Si esta narrativa continuada de noticias falsas no fuera tan ridícula, estaría enfurecido. A pesar de todas las declaraciones emitidas que niegan cualquier nexo entre los presidentes Trump y (el presidente ruso Vladimir Putin), los principales medios de comunicación siguen intentando perpetuar esta mentira”, indicó .

"Reconozco que esa breve reunión tuvo lugar, pero niego categóricamente haber discutido este tema o haber entregado cualquier documento a la Casa Blanca y/o al general Flynn, algo que dije a The New York Times”, añadió.

Según el diario The New York Times, Cohen aseguró que le dejó a Flynn la propuesta de paz en su oficina, dentro de un sobre cerrado. Después, Cohen negó que le hubiera entregado el plan al exasesor de Seguridad Nacional.

Artemenko insiste, sin embargo, en que la idea de mostrar la propuesta de paz al alto funcionario de la Casa Blanca fue de Cohen. "Fue idea suya, absolutamente su idea", reiteró.

Después de que Rusia tomó la península de Crimea de Ucrania, en 2014, envió ayuda militar a los separatistas que se encuentran en el este del país, donde el conflicto violento sobre territorio disputado sigue hasta el día de hoy.

Kiev se ha negado a discutir la transferencia oficial de Crimea a Rusia y, como resultado, rechazó el plan de Artemenko.

Por su parte, Moscú ya considera a la península como parte de su territorio, después de que sus residentes –bajo una abundante presencia militar rusa– votaron, en referéndum en 2014, a favor de unirse a la Federación de Rusia.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó que Rusia se niega a discutir el arrendamiento de una zona que ya controla: "¿Cómo puede Rusia alquilar su propia región? Esta pregunta en sí misma es absurda".

Sater, quien asistió a la cena con Artemenko, no respondió a las preguntas enviadas por correo electrónico. Sin embargo, negó enérgicamente cualquier vínculo entre Trump y Rusia durante una entrevista con Fox News: "¿Qué podría estar mal en ayudar a detener una guerra y tratar de lograr la paz? He hecho mucho por mi país y pensé que promover la paz era algo bueno. La gente está siendo asesinada, es una guerra".

En respuesta a la solicitud de CNN para comentar esta historia, un portavoz de la Casa Blanca ofreció la siguiente declaración: "Nadie en la Casa Blanca –incluyendo al presidente, al vicepresidente y a los miembros superiores del Consejo de Seguridad Nacional– ha hablado con el señor Cohen sobre ninguna propuesta de paz entre Rusia y Ucrania, y nadie ha hablado con Andrii Artemenko en absoluto sobre cualquier asunto”.

"Además, el Consejo de Seguridad Nacional mantiene registros de los documentos recibidos y no tenemos constancia de ninguna propuesta del señor Cohen. Este es otro intento absurdo y engañoso para distraer la atención sobre la verdadera reforma que está teniendo lugar bajo el presidente Trump”, añadió la comunicación.

Artemenko dejó la entrevista con CNN para asistir a, lo que dijo, fue una reunión con el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko. Aunque el gobierno negó que se celebrara tal encuentro.

Aún así, momentos después de salir de la entrevista, los fiscales ucranianos anunciaron que sería investigado por "traición" por la propuesta.