(CNNMoney) - La pesadilla legal de Samsung no hace sino empeorar.

Los fiscales dijeron este martes que van a acusar a Lee Jae-yong, el jefe de facto del gigante conglomerado surcoreano, de soborno y otros cargos. Su caso está enmarcado en el enorme escándalo de corrupción política que ha sacudido al país asiático.

Lee fue detenido a principios de este mes y ha estado bajo custodia desde entonces.

Los fiscales alegan que el ejecutivo pagó decenas de millones de dólares para ganar el apoyo del gobierno para una controversial fusión que ayudó a estrechar su control sobre el mayor conglomerado del país.

Lo acusan de soborno, perjurio, malversación y ocultamiento de activos en el extranjero.

Samsung y Lee han negado las acusaciones.

Lee es el heredero del extenso imperio de negocios de Samsung. Su padre, el presidente del grupo, sufrió un ataque al corazón en 2014 y no ha gozado de buena salud. Lee es también vicepresidente de Samsung Electronics, la joya de la corona en el conglomerado familiar.