(CNN Español) -  República Dominicana tiene mucho sabor.

Así lo confirma la Academia Iberoamericana de Gastronomía y la Real Academia Española de Gastronomía, que el 20 de febrero nombraron a este país como la Capital Gastronómica del Caribe.

“Es una gran oportunidad para el continuo desarrollo del turismo dominicano. Y en particular de la ciudad de Santo Domingo”, aseguró Enrique de Marchena, secretario de la Academia Dominicana de Gastronomía, que junto con el Ministerio de Turismo del país extienden una invitación a todos los visitantes para que no se queden sin probar los platos por los que se llevó este honor.

Estos son los manjares que te darán una idea de la sazón, y la diversidad, de la comida dominicana.

Cada destino con un plato 

En Santo Domingo, en la zona del Malecón, se puede degustar el Mofongo, un plato de plátano asado, queso, chicharrón de cerdo, caldo de pollo y ajo. La receta de su preparación es originaria de Moca, ciudad de la provincia de Espaillat (norte), pero ha sido perfeccionada en los restaurantes capitalinos.

En la capital confluyen todos los gustos gastronómicos del país, pero más hacia el noroeste, en Montecristi, los turistas pueden degustar el famoso Estofado de Chivo o Chivo Liniero, a veces presentado como el relleno para unas empanadas, bañado en jerez o cerveza.

Otro gran destino turístico de República Dominicana es Punta Cana. Allí, en esa ciudad de la provincia de La Altagracia, se puede degustar la Bandera, plato elaborado con arroz blanco, fríjoles y carne, acompañado con ensalada y tostones. Y siendo una ciudad costera, los pescados, los mariscos, cangrejos, calamares y pulpos son preparados con maestría, acompañados de guineos y coco.

(Crédito: Ministerio de Turismo de República Dominicana)

(Crédito: Ministerio de Turismo de República Dominicana)

Jarabacoa, en el centro del país, es una de las casas del Sancocho Dominicano. Se pelea la paternidad con Constanza, una ciudad muy cercana.  Un sancocho es una sopa de muchos ingredientes: carne de res, cerdo, chivo, pollo, de costilla y jamón, sazonadas con perejil, orégano, ajo, y con ñame, auyama, la arracacha, plátanos, yuca y mazorcas.

En Puerto Plata (al norte), el rey es el Pulpo al Ajillo, mientras que en Barahona (suroccidente) es el langostino con tostones. En Samaná (oriente) mandan el coco, el pescado y el cacao.

República Dominicana, según la Dirección General de Aduanas nacional, es el cuarto mercado turístico en América Latina en cuanto a número de llegadas, que en el 2015 aumentaron un 8,9 por ciento para un total de 5,6 millones de personas y en 2016, según la Rendición de Cuentas, presentada el lunes por el presidente Danilo Medina, los turistas extranjeros fueron 6 millones.