El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una reunión con consejeros generales de aseguradoras de salud en el Salón Roosevelt de la Casa Blanca. (Crédito: Aude Guerrucci-Pool/Getty Images)

(CNN) - Tres de los principales asesores de política exterior del presidente Donald Trump han abogado para que Iraq sea removido de la lista de países prohibidos por el gobierno Trump en su nuevo decreto inmigratorio, citando razones diplomáticas, dijeron fuentes a CNN.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, el secretario de Defensa, James Mattis, y el asesor de seguridad nacional, H.R. McMaster, están haciendo la solicitud, dijeron las fuentes.

Una de las principales razones es el papel de Iraq en la lucha contra ISIS.

El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, también apoyó la medida, pero aún no está claro si la Casa Blanca ha tomado una decisión final. Se espera que la segunda versión del decreto sea anunciado esta semana.

El decreto original de Trump, firmado una semana después de su toma de posesión, le prohibía a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana entrar a Estados Unidos y suspendió temporalmente la entrada de todos los refugiados. Un tribunal federal emitió una suspensión temporal que detuvo la implementación de esta prohibición a principios de febrero, una decisión que luego fue confirmada por un tribunal federal de apelaciones.

La nueva prohibición de viajes excluirá por completo de la prohibición a los residentes legales permanentes y a los actuales titulares de visas, le afirmaron a CNN este martes fuentes cercanas a los planes. Aunque las fuentes advierten que el documento aún no ha sido concluido y está sujeto a cambios, éste consignará cambios importantes:

· El nuevo decreto dejará en claro que los residentes legales permanentes (también conocidos como titulares de tarjetas verdes) están excluidos de cualquier prohibición de viajes.

· Aquellos con visas válidas también estarán exentos de la prohibición.

· Se espera que en la nueva orden se revise o se excluya el lenguaje que le dé prioridad a las solicitudes de refugio de ciertas minorías religiosas.