(CNN Español) - El gobierno del presidente Donald Trump ha alertado a Israel para que no anexe a su territorio la Ribera Occidental, según el ministro de Defensa israelí, Avigdor Liberman.

“Hemos recibido un mensaje directo de Estados Unidos, no una indirecta ni una pista, de que poner la soberanía de Israel sobre Judea y Samaria significa una crisis inmediata con el nuevo gobierno”, dijo Liberman este lunes durante un comité de Asuntos Exteriores y de Defensa.

Las declaraciones de Liberman llegan mientras legisladores de derecha israelíes se preparan para presentar una ley para anexar Maale Adumim, un asentamiento israelí en la Ribera Occidental al este de Jerusalén.

Liberman, un colono que vive en Nokdim al sur de la Ribera Occidental, subrayó que está en contra de la anexión.

“Aquellos que quieren una crisis con Estados Unidos y también un gasto de 20.000 millones de shekels (más de 5.400 millones de dólares) pueden hacerlo”, dijo Liberman, refiriéndose al costo de proporcionar seguridad social para aproximadamente 2,7 millones de palestinos en la Ribera Occidental.

El ministro de Defensa israelí viajó a Washington este lunes en la noche para reunirse con el vicepresidente Mike Pence, con el secretario de Estado Rex Tillerson y con el secretario de Defensa James Mattis, según un comunicado de su oficina dado a conocer este lunes.

Liberman dijo que continuará con las conversaciones que empezó con el secretario Mattis en Munich, donde ambos discutieron temas del Medio Oriente, Irán, Siria y Líbano.

El viaje del ministro de Defensa a Washington se da dos días antes de que el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu viaje a Moscú para reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin.

En febrero de 2017, el Parlamento de Israel aprobó una legislación cuyo objetivo era legalizar cerca de 3.000 unidades habitacionales en territorio privado palestino en la Ribera Occidental.

La llamada Ley de regularización fue aprobada en ese entonces en el Knesset, el Parlamento israelí, con una votación de 60 votos a favor y 52 en contra.

Muchas de las viviendas están ubicadas en "puestos de avanzada", término que se usa para las comunidades pequeñas y no autorizadas que han surgido en la Ribera Occidental durante los últimos 20 años. A diferencia de los asentamientos israelíes, estas viviendas no están autorizadas por Israel a pesar de que muchas de ellas están cerca de los asentamientos existentes.

El voto complica aún más los esfuerzos de alcanzar una solución de dos Estados en el largo conflicto entre Israel y Palestina sobre los derechos de la tierra. Funcionarios estatales de ambos lados del debate caracterizaron el voto como un claro paso hacia la anexión de la Ribera Occidental a Israel.

Durante la visita del primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu a Washington a mediados de febrero, Trump le pidió al líder israelí “contenerse” en su intensión de expandir asentamientos en territorio palestino.