(CNN Español) - Hace 125 años nacía Juana de Ibarbourou, mejor conocida como Juana de América, una poetisa uruguaya que revolucionó América Latina no sólo con sus letras sino además con su simplicidad y belleza. Su natalicio coincide con el Día Internacional de la Mujer este 8 de marzo. 

Con la irrupción de su primer libro Las lenguas de diamante en 1919 —una afirmación por la mujer y sus derechos—, Juana de Ibarbourou enamoró con sus poemas a grandes escritores de la época, entre ellos Miguel de Unamuno y Federico García Lorca.

Y aunque su historia parecía la de una vida de felicidad y triunfo de una mujer dónde los grandes escritores de América Latina eran hombres, detrás de esa fama tan escurridiza se escondía otra Juana.

El escritor uruguayo Diego Fischer, autor de Al encuentro de las tres Marías, que lleva más de 30.000 ejemplares vendidos, la descubrió cuando hace más de 20 años le llegó a sus manos una carta que Juana de Ibarbourou le escribió a un médico uruguayo en 1952.

En la carta, Juana confesaba su vida de intimidad en la que la tristeza de un marido abusivo y en la que las drogas le ayudaban escapar de esa infelicidad que se entremezclaban con su pasión y felicidad al escribir sus poemas y el reconocimiento que recibía en todo el mundo.

A través de correspondencia que Fischer buscó en las universidades de Harvard y Stanford y en las revelaciones de la carta que le fue entregada personalmente, tras tres años de investigación el escritor uruguayo logró por fin contar la verdadera historia de Juana de América.

“Fue una mujer de avanzada y gran transgresora para su tiempo pero no fue una mujer escandalosa: ahí está la gran diferencia de Juana con otras poetisas. Juana fue una transgresora desde su primer libro, desde el momento en que se lo envía a España al rector de la Universidad de Salamanca y poeta y filósofo don Miguel de Unamuno, siendo ella una mujer completamente desconocida. Envía su primer libro, La lenguas de diamante, y le pide una opinión. Eso ya define su manera de plantarse frente a la vida y el mundo. Estamos hablando de 1919, cuando las mujeres en Uruguay y en el resto del mundo no tenían derechos civiles”, explica Fischer.

“Lo que Juana escribió era lo que ella sentía. Convocaba a amar, convocaba a su amado, que en ese caso era su marido, hablaba de hacer el amor en el campo, iluminados por las estrellas y una serie de versos que tienen una fuerte carga erótica que en su momento escandalizaron a algunas figuras de la sociedad montevideana pero que deslumbró a poetas como Unamuno”, agrega Fischer.

Según el autor, Juana de Ibarbourou había nacido en la villa de Melo, un pueblo humilde en Uruguay de unos 3.00 habitantes, y en poco tiempo de salir, 15 años después, logró la fama internacional.

"Yo sostengo que a partir del 10 de agosto de 1929 nació el mito y la leyenda de Juana de Ibarbourou, de Juana de América, que llega a estos días", dice Fischer.

Sin embargo, Fischer, en Al encuentro de las tres Marías de forma novelada logra humanizar y hacernos conocer la Juana que sufrió las mismas dificultades que otras mujeres conocían, particularmente el machismo de América Latina de esa época.

"Era tal mujer de vanguardia, transgresora, que en la década del 50 se atreve hablar de cómo la morfina como recorre su cuerpo, cómo recorre su sangre cómo como eso la lleva al encuentro de las tres Marías y también de hablar de su amor prohibido que le llega en el comienzo de su vejez cuando tiene 60 años", dice Fischer.

"La mejor definición de la mayor parte de la vida de Juana es un capitulo donde yo transcribo una carta a un periodista donde cuenta que le han llegado cinco invitaciones para viajar", dice Fischer, y la cita: "Simultáneamente, me han llegado cuatro invitaciones para viajar: Madrid, Galicia, Colombia e Israel. Pero tú sabés que hasta la esquina de mi casa resulta lejana e inaccesible para mí. […] Mi destino será el mundo a través de los vidrios de mi ventana".

El libro de Fischer será próximamente llevado al cine en una producción dirigida por el argentino Marcos Carnevale. La actriz uruguaya Natalia Oreiro será Juana en la juventud y la actriz Norma Aleandro interpretará a Juana en su vejez.

Una edición limitada de 500 ejemplares del libro de Fischer será distribuida para celebrar a Juana de América a 38 años de su muerte.

Juana falleció en julio de 1979 a los 87 años.

Escucha la entrevista completa para conocer más sobre el amor prohibido de Juana, su razón por la adicción a la morfina, el desentendimiento que existió entre ella y su marido y por qué no pudo manejar el estrellato y la fama que logró cosechar a través de sus poemas.