(CNN) - Abogados de Hawai presentaron una nueva solicitud de 40 páginas antes de la media noche de este martes, pidiéndole a un juez federal que emita una restricción temporal para bloquear el nuevo decreto inmigratorio del presidente Donald Trump.

LEE: ¿Por qué el nuevo decreto de prohibición de viajes podría ser contraproducente?

El gobierno de Trump firmó este lunes un decreto revisado de prohibición de inmigración desde seis países de mayoría musulmana, en el que se destaca que Iraq ha salido de la lista del decreto anterior anunciado en enero.

Este deja claro que los residentes legales permanentes (quienes tienen una green card) están excluidos de cualquier prohibición de viajar.

Aquellos con visas válidamente emitidas también estarán exentos de la prohibición. Será efectivo a partir del 16 de marzo.

“El nuevo decreto establece la religión en Hawai contrario a la constitución del estado; está infringiendo un daño inmediato a la economía de Hawai, a las instituciones educativas y a la industria del turismo”, dijeron los abogados del estado en los documentos de la corte. “[El decreto] está sometiendo a una parte de los ciudadanos del estado a ser tratados como ciudadanos de segunda clase y a discriminación”.

La demanda dice que el decreto firmado por Trump “significa que miles de individuos en todo Estados Unidos y en Hawai que tienen familiares inmediatos viviendo en los países afectados no podrán recibir visitas de aquellas personas o reunirse con ellos en Estados Unidos”.

El Departamento de Justicia no hizo ningún comentario al respecto.

“El nuevo decreto cubre a menos personas que el antiguo”, le explicó a CNN Neal Katyal, uno de los abogados de Hawai y antiguo procurador general bajo el gobierno de Obama. En su opinión, la nueva prohibición de viajes “aún tiene los mismos defectos estatutarios constitucionales”.

La queja enmendada del estado presenta una serie de diferentes reclamos, pero sobre todo hace énfasis en la supuesta intención y efecto discriminatorio, así como el daño a la economía de Hawai.

A esta demanda también se unió un ciudadano estadounidense, líder religioso de la Asociación Musulmana de Hawai, quien dice que ha vivido en el estado por más de una década con su esposa y sus hijos, pero ahora su suegra siria no puede visitarlos porque no tiene actualmente una visa para entrar a Estados Unidos.

Tanto Hawai y el Departamento de Justicia le pidieron al juez que apruebe una cita en poco tiempo con el fin de que la solicitud del Estado sea escuchada antes de que el nuevo decreto entre en efecto el 16 de marzo.

Un juez federal del distrito de Hawai programó la audiencia para el próximo 15 de marzo.