(CNN Español) - ¿Lleva usted efectivo en su bolsillo? Probablemente sí, pero seguramente lleva mucho menos que hace unos cinco años ¿Es así? Los billetes y monedas han sido reemplazadas por el plástico de las tarjetas de crédito y débito para nuestras transacciones. También por el teléfono móvil.

Comodidad, seguridad y costo son razones de esta progresiva desaparición del efectivo contante y sonante.

La creatividad tecnológica y la implementación de la Ley de Inclusión Financiera facilitan y estimulan esta transición en Uruguay, el país que produce más software per cápita de Latinoamérica, según cifras oficiales. El equipo de Fuerza en Movimiento viajó a este país para conocer cuánto estos factores han impulsado el cambio y aumentado las transacciones electrónicas. Además, cómo han fomentado la aparición de alternativas a los bancos tradicionales, con servicios formales y seguros.

Pagar las cuentas mensuales —luz, agua, etc—, por medio de un celular es una solución disponible, con la aplicación Paganza. Al hablar del futuro, el cofundador de esta empresa, Marcelo Lanfranconi, asegura que “el dinero físico, el efectivo, tiende a desaparecer”. Al hablar de sustituir lo físico por lo electrónico se abre una ventana de oportunidades de negocios.

Pero otros emprendedores se enfocan menos en los pagos y más en los préstamos. Prezzta es pionero en Uruguay, en el llamado “peer to peer lending”, los préstamos persona a persona. Pese a que esta opción existe en otros países desde hace más de una década, en Uruguay esta modalidad surgió hace relativamente poco, a mediados de 2015. Al conocer la visión de sus cofundadores, queda claro que la noción de ir a un banco para pedir dinero, lentamente, está quedando atrás en este país del Cono Sur de poco más de tres millones de habitantes.

Pablo Gagliardi, gerente ejecutivo y cofundador de Prezzta recuerda un consejo que recibió cuando inició en su aventura empresarial, ante la perspectiva de tener como competidores al sector bancario: “El banco es muy grande, pero es como un elefante. Demora mucho en darse vuelta y esa ventaja es la tuya”.

La revolución de los servicios financieros tiene otras ventajas para empresas que no son bancos, pero donde ocurren millones de transacciones al año: las tiendas minoristas. Allí brillan las soluciones que ofrece Scanntech tanto a los comercios como a las empresas de consumo masivo que necesitan los anaqueles y pasillos de las tiendas para ofrecer sus productos y comunicar sus ofertas a los consumidores.

Scanntech nació hace 25 años en Uruguay y hoy está presente en en cinco países más (Chile, Argentina, Brasil, Paraguay y Perú). Soledad Fernández, ingeniera, gerente de desarrollo tecnológico y cofundadora de la empresa quiere ayudar a esos negocios a modernizarse y conocer mejor a sus clientes con la información que ellos mismos generan. “El comercio minorista, si no se profesionaliza, no va a sobrevivir. Porque el consumidor final paga cada vez más con medios electrónicos. Cada vez estamos con menos plata en el bolsillo”.

Las ideas y visión en torno a la tecnología financiera de estos empresarios emprendedores de Uruguay son el tema sobre el que trata el primer episodio de Fuerza en Movimiento.

Los billetes y monedas han sido reemplazadas por el plástico de las tarjetas de crédito y débito para nuestras transacciones. También por el teléfono móvil.

Gabriela Frías