(CNN) - Preet Bharara, el fiscal del distrito sur de Nueva York, informó este sábado que había sido despedido después de haber dicho que no ofrecería su renuncia como se lo pidió el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. 

"Yo no renuncié. Hace unos momentos fui despedido", escribió Bharara en su cuenta verificada de Twitter el sábado por la tarde. "Ser el fiscal del distrito sur de Nueva York será por siempre el mayor honor en mi vida profesional".

Posteriormente Bharara confirmó la noticia en un comunicado.

El hecho puso al presidente en la posición de tener que despedir a Bharara en lo que se convirtió en un desafío público. El fiscal general adjunto en funciones Dana Boente llamó a Bharara el sábado para preguntarle si era cierto que se negaba a renunciar, dijo una fuente a CNN. Bharara le dijo que sí.

Boente volvió a llamar a Bharara y le dijo que Trump lo había despedido, dijo la fuente.

Una fuente familiarizada con la situación también dijo que al principio Boente no había encontrado a Bharara y le dejó un mensaje, y luego el fiscal neoyorquino intentó devolverle la llamada, en vano.

Un funcionario de alto nivel del gobierno le dijo a CNN que se le había pedido la renuncia a Bharara junto al resto de los fiscales de distrito del país, excepto por Boente y el designado para ser su remplazo como fiscal general adjunto, Rod Rosenstein, "debido a la uniformidad. Es importante ser consistentes y uniformes en situaciones como esta".

Un exagente del FBI que pidió el anonimato para poder discutir el tema dijo que el despido de Bharara era una "locura", ya que es considerado una "estrella de rock" entre la comunidad de la ley.

Al fiscal estadounidense de alto perfil le dijeron tras una reunión con Trump en noviembre que se quedaría y se sintió engañado con la decisión, dijeron fuentes a CNN.