(CNN Español) - La Fiscalía de Colombia les imputó este miércoles cargos a Francisco y Catalina Uribe Noguera por entorpecer la investigación del homicidio de Yuliana Samboní, la niña de 7 años que fue violada y asesinada el pasado 4 de diciembre, en un exclusivo sector de la capital colombiana, presuntamente por Rafael Uribe Noguera.

A los hermanos del acusado se les imputó cargos como coautores del delito de “ocultamiento, alteración o de destrucción de elemento material probatorio”, según indicó la Fiscalía en un comunicado.

Según las investigaciones del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), “los hermanos Uribe Noguera accedieron a los celulares de su hermano Rafael Uribe Noguera con el fin de borrar datos y entorpecer la acción de las autoridades judiciales en desarrollo de la investigación por el feminicidio de la niña Samboní”, dice un comunicado de la Fiscalía.

“(Su) finalidad última era entorpecer la acción de las autoridades judiciales haciendo imposible el acceso a información trascendental para conocer la verdad de lo ocurrido en torno a los delitos cometidos en contra de la menor de edad (Yuliana Samboní) por parte del señor Rafael Uribe Noguera", dijo la Fiscal 10 Especializada de Bogotá en la audiencia.

En un comunicado dado a conocer a los medios este miércoles, los abogados de Francisco y Catalina Uribe Noguera dicen que la Fiscalía imputó a sus clientes por borrar la aplicación de WhatsApp, todas las conversaciones del teléfono, así como las llamadas telefónicas del celular de Rafael Uribe.

Los abogados dicen que se mantienen en su tesis de demostrar la inocencia de los imputados.

“Lamentamos que se sigan divulgando versiones sin fundamento, tanto en algunos medios de comunicación como en redes sociales, que no solo atentan contra su dignidad, buen nombre y presunción de inocencia, sino que han generado riesgo real sobre ellos y sus familias”.

La imputación, dijo el ente investigador en el comunicado, se suma al delito de "encubrimiento por favorecimiento"—que les fue imputado en diciembre de 2016— en el que incurrieron Francisco y Catalina Uribe Noguera con el propósito de ayudar a su hermano Rafael a evadir la justicia.

Los hermanos Uribe Noguera no aceptaron los cargos que se les imputó, según dijo la Fiscalía.

Los acusados podrían enfrentar una prisión de 4 a 12 años de prisión, pues según el Código Penal colombiano, citado por la Fiscalía, es la pena que pueden recibir “quienes oculten o destruyan material probatorio” en una investigación.

El pasado 3 de enero la Fiscalía dictó medida de aseguramiento contra Catalina y Francisco Uribe Noguera por ser posibles autores del delito de favorecimiento en el marco de la investigación del caso Samboní.

Según la institución, ninguno de los dos dio aviso a las autoridades, “eludieron la acción de las autoridades y ayudaron a su hermano con la omisión de llamar al Gaula (grupo del Ejército que investiga y lucha contra el secuestro) cuando lo encontraron”.

Según explicó la Fiscalía, “estas dos personas sabían de la ubicación de la camioneta y de lo que estaba pasando en el apartamento. Llevaron hasta un taxi al presunto autor de la violación y homicidio de la pequeña a la Clínica Monserrat y pasaron horas eludieron en todo momento la labor de las autoridades, explico la delegada fiscal”.

Francisco Uribe Noguera dijo en entrevista con la revista Semana el 18 de diciembre que él entró al apartamento a través de una terraza, pues Rafael no atendía los llamados que estaba haciendo Catalina desde la puerta para que los dejara ingresar y averiguar qué estaba pasando.

El hombre dijo el pasado 9 de diciembre ante periodistas a las afueras de la Fiscalía que lamentaba profundamente el crimen del que fue víctima Yuliana Samboní."Estoy profundamente compungido, pedimos perdón por mi hermano", fueron sus palabras.

La familia de Rafael Uribe Noguera emitió un comunicado en diciembre diciendo que “lamenta profundamente la pérdida de la vida de la niña Yuliana Andrea Samboní".

“Frente a esta tragedia que embarga a dos familias de bien, somos conscientes de que Rafael deberá asumir las drásticas consecuencias que se desprenden de su inexplicable actuar. Nosotros, como familia, no podemos darle la espalda en estos momentos de angustia, confusión y dolor”, añade la comunicación.

El 4 de diciembre, Yuliana Samboní fue raptada de su casa en un barrio marginal al oriente de la capital colombiana. Horas después su cuerpo fue encontrado en un apartamento de Rafael Uribe Noguera con signos de violencia.

Uribe Noguera, un arquitecto de 38 años, está en prisión. La Fiscalía pedirá una pena de 60 año de prisión por los delitos de feminicidio, acceso carnal violento y secuestro. Uribe Noguera no tendría ninguna clase de beneficio por tratarse de una víctima menor de edad.