(CNN) - Estás disfrutando de una cerveza, de unos cocteles o algún espumoso con amigos y de repente, antes de que te des cuenta, la noche le da paso al día y te despiertas con una horrible resaca.

No eres el único. Cerca del 76% de los adultos experimentan algún tipo de resaca después de una jornada de tragos, según un estudio publicado en la revista Addiction en el 2008.

Los síntomas de la resaca incluyen fatiga, deshidratación, dolor de cabeza y de músculos, mareo, temblores y ritmo cardiaco rápido. Ya entiendes. Es lo peor que existe.

“En la década pasada empezamos a ver investigaciones clínicas y preclínicas más sofisticadas que avanzan en la comprensión de todo lo que está involucrado en una resaca”, dice Laura Veach, directora de asesoramiento especializado de servicios de intervención y profesora asociada de la Escuela de Medicina de Wake Forest.

“En resumen, tenemos indicaciones de que el sistema inmunológico y una respuesta de inflamación son involucrados cuando se apaga la alarma de la resaca, desde el sistema nervioso central, y la concentración de alcohol en la sangre finalmente llega a cero”, explica. “En ese punto de ausencia de alcohol en el cuerpo es cuando peor se sienten los síntomas de la resaca”.

¿Qué podemos hacer, entonces, para prevenir y tratar las resacas? Empecemos por ser conscientes de lo que bebemos y lo que comemos.

(JEAN-PHILIPPE KSIAZEK/AFP/Getty Images)

Consejos para prevenir una resaca

Por supuesto, la mejor manera de prevenir una resaca es no beber alcohol, o beber con moderación, y ser conscientes de los riesgos que trae consumirlo en grandes cantidades.

“Muchos de los pacientes que veo diariamente y tienen lesiones traumáticas relacionadas con el alcohol no han recibido directrices sobre el riesgo de beber”, dice Veach.

Algunos estudios sugieren que el tipo de alcohol que consumes también podría afectar la severidad de la resaca, aunque levemente, según una pequeña investigación publicada en la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research en el 2009.

Los compuestos asociados con la fermentación del alcohol, llamados congéneres, están relacionados con un aumento de los síntomas de la resaca. Se encuentran en una gran cantidad de licores oscuros, como el bourbon y el whiskey, y en algunos licores claros como el vodka y cervezas ligeras.

Así que ya sabes, un licor oscuro puede resultar en una resaca más ruda.

“Al menos dos estudios muestran que ocurren síntomas de resaca más severos cuando se beben licores con alto contenido de congéneres, pero se necesita más investigación al respecto porque, por ejemplo, no todo el bourbon se elabora con el mismo proceso”, dice Veach.

“Los hallazgos muestran que, en general, consumir grandes volúmenes de alcohol es un claro indicador de los riesgos de una resaca”, asegura.

Los expertos también recomiendan no beber con el estómago vacío, lo que puede empeorar una resaca.

“La comida ayuda a desacelerar la velocidad con la que tu cuerpo absorbe el alcohol”, dice la doctora Arielle Levitan, médica internista que vive en Chicago y es coautora del libro The Vitamin Solution.

“Comer puede proveerte algunos electrolitos y fluidos adicionales, que se sumarán a tu nivel de hidratación”, explica. “El alcohol consume vitaminas y minerales fundamentales para tu cuerpo”.

Consejos para tratar una resaca

Dado que el alcohol puede absorber la capacidad que tiene tu cuerpo de absorber ciertos nutrientes, beber en exceso ha estado relacionado, en algunos estudios, con un descenso de los niveles de vitaminas A, B, zinc, potasio y otros nutrientes claves, pero comer los alimentos adecuados puede jugar un papel fundamental en reemplazarlos.

La vitamina A se encuentra en los huevos, la carne, el pescado y las naranjas y en vegetales de color amarillo. Las proteínas, como el pollo y el pescado, tienen vitamina B. Los espárragos son ricos en zinc y en ácido fólico (un tipo de vitamina B).

Las proteínas animales también son buena fuente de zinc, así como las nueces, los granos enteros y los frijoles. El aguacate y las bananas te pueden ofrecer una inyección de potasio.

También es importante estar hidratado, dice el doctor Romy Block, médico endocrino que escribió, junto con Levitan, el libro The Vitamin Solution. “Si te despiertas con resaca, bebe inmediatamente cantidades generosas de agua”, afirma.

La Biblioteca Nacional de Medicina recomienda, incluso, tomar agua entre cada trago de licor para prevenir la resaca. Además, eso te puede ayudar a beber menos alcohol y reduce la deshidratación.

¿Qué debes evitar para tratar una resaca? Muchos expertos advierten que no se deben tomar medicamentos que tengan acetaminofén, como el Tylenol, que al ser combinados con el alcohol pueden causar daño hepático.

También es bueno que evites beber más licor, por la creencia de que ayuda a superar la resaca.

Veach dice que tomarse otro trago como remedio para la resaca es un error común. “Tomarse ese vaso de licor en la mañana puede retrasar temporalmente la resaca, pero cuando el nivel de alcohol llegue a cero, el cuerpo reaccionará como debe reaccionar, como una resaca”.