(CNN Español) - En su segundo testimonio, en una corte de Nueva York, el narcotraficante hondureño Devis Leonel Rivera Maradiaga reveló que se reunió con el hermano del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, para acordar el pago -por parte del Gobierno- de contratos realizados con la compañía establecida por Rivera Maradiaga para lavar dinero.

Rivera Maradiaga dijo que Antonio “Tony” Hernández, actual diputado por el Partido Nacional, le ofreció ayuda a cambio de sobornos. Sin embargo, no se estableció durante su testimonio en la corte, este jueves, si algún pago se realizó a Hernández.

Por su parte, Antonio Hernández respondió a estos señalamientos en una rueda de prensa, ofrecida la noche del jueves en Tegucigalpa.

Reconoció que las acusaciones en su contra fueron discutidas durante una reunión con funcionarios del Departamento de Justicia de Estados Unidos, en noviembre de 2016, y aseguró que son falsas.

“Como lo he expresado en varias ocasiones, sigo a la entera disposición de la justicia hondureña e internacional para cualquier investigación que se requiera”, expresó Hernández.

En sus declaraciones a la prensa, el legislador recalcó que no está involucrado en actividades ilícitas.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández también reaccionó al testimonio de Rivera Maradiaga. A través de su cuenta de Twitter, expresó que “nadie esta por encima de la ley y cada quien es responsable de sus actos”. El mandatario aprovechó para asegurar que seguirá combatiendo a los delincuentes.

Esta es la segunda vez que el presidente Hernández se pronuncia sobre las declaraciones de Rivera Maradiaga.

El 10 de marzo, Juan Orlando Hernández se dirigió a la población hondureña en cadena nacional.

“Sea quien sea y estén donde estén, tal como lo dije el día que tomé posesión en este cargo de servicio público, lo dije, lo he venido diciendo y lo repito hoy, nadie está por encima de la ley”, fue el mensaje del presidente en aquella oportunidad.

Estas declaraciones se dieron luego del primer testimonio del narcotraficante lider del grupo de la delincuencia organizada Los Cachiros.

Según los documentos judiciales obtenidos por CNN con la transcripción de la declaratoria, Devis Leonel Rivera Maradiaga asegura que pagó varios sobornos al expresidente de Honduras, Porfirio Lobo Sosa, antes y durante su periodo presidencial.

Rivera también menciona que el entonces asesor de Seguridad de Lobo y ahora secretario de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, ayudaba a proteger el narcotráfico. Además, detalla cómo se tomó la decisión de pagar a miembros de la Policia Nacional de Honduras por el asesinato del director de la Lucha contra el Narcotráfico, Julián Arístides González, en 2009.

Rivera Maradiaga testificó el pasado lunes 6 de marzo, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York como testigo en las audiencias previas a la sentencia en el caso del hijo del expresidente Porfirio Lobo, Fabio Lobo.

Lobo hijo fue detenido en 2015 y trasladado a Estados Unidos por participar en actividades vinculadas con el narcotráfico, de lo que ya se ha declarado culpable. Será sentenciado a finales de mayo.

Rivera Maradiaga dijo que inició su colaboración con la DEA. Como parte de esta colaboración, desde 2013, realizó grabaciones de algunas de las reuniones sostenidas con Fabio Lobo y otras personas. El narcotraficante se entregó a las autoridades estadounidenses en 2015 a cambio de una sentencia reducida por su información y espera el inicio de su juicio.

Rivera Maradiaga y otros miembros de su familia, involucrados en el cartel Los Cachiros, se reunieron varias veces con el entonces presidente Lobo, según el testimonio presentado ante la corte. En esas reuniones, se habló de recibir protección contra la extradición y de silenciar la investigación sobre la organización. Según Rivera, entregaron en una ocasión hasta US$350.000 en sobornos.

Rivera Maradiaga dijo que a través de Fabio Lobo, una empresa constituida por Los Cachiros con dinero del narcotráfico, obtuvo varias licitaciones de proyectos públicos, con el compromiso de hacerle llegar después parte de las ganancias.

Una de las fotografías presentadas en la corte por la fiscalía de Estados Unidos se muestra al expresidente Porfirio Lobo junto a Javier Rivera, hermano de Devis, miembro del cartel Los Cachiros y acusado por autoridades estadounidenses de narcotráfico. Javier Rivera se entregó, junto a su hermano Devis en 2015, y colabora con la DEA.

El exmandatario Porfirio Lobo Sosa, desmintió el martes pasado estos señalamientos, en una rueda de prensa ante los medios hondureños y en una publicación en su página de Facebook.

“Porfirio Lobo Sosa nunca ha recibido ningún dinero de delincuentes, ni ha sostenido ninguna reunión particular con ellos, mis acciones como Presidente del Congreso primero y como Presidente de la República son las más claras muestras de mi compromiso con Honduras, aprobando varias leyes para el combate al crimen organizado y la delincuencia, en general como la Ley de Extradición y la Ley de Privación de Dominio, siendo en mi gobierno que se hizo la primer incautación de bienes a esta banda criminal”, expreso Lobo.

Lobo y Pacheco no han respondido a las solicitudes de entrevista de CNN.

El actual secretario de Seguridad, Julián Pacheco Tinoco, también se defendió de las acusaciones. “Se rechazan categóricamente los señalamientos hechos por el señor Devis Leonel Rivera Maradiaga”, afirmó la Secretaría de Seguridad de Honduras en un comunicado.

El Ministerio Público de Honduras anunció por su parte que investigará esas versiones.

Con información de Jeffrey Kopp de CNN.