(CNN) – Selena Gomez conoce el precio de la fama, pero algunos días desea ser aquella chica de Texas que nadie conocía.

"Mira, amo lo que hago, estoy consciente de lo afortunada que soy, pero... ¿cómo puedo decir esto sin que suene mal? Es que realmente no puedo esperar a que la gente se olvide de mí", dijo la cantante a Vogue.

Esta es la primera portada de Gomez en Vogue Estados Unidos. En el artículo, la cantante revela lo que ha sido regresar al ojo público luego de su rehabilitación de 90 días.

"No sabes lo bien que se sintió estar con solo seis chicas", dijo. "Gente real a quien no le importa un c*** quien soy, que están luchando por sus vidas. Ha sido una de las cosas más duras que he hecho, pero ha sido la mejor".

Gomez comenzó a ir a un terapeuta cinco veces a la semana y acredita a esto su fortaleza.

"Me gustaría que mucha más gente hablara sobre terapias", comenta. "A nosotras nos enseñan a ser muy resilientes, a ser fuertes y sexy a ser 'cool' y relajadas, la chica que está lista para la aventura. También debemos sentir que sí podemos sentirnos mal".

La exestrella de Disney ahora tiene más de 113 millones de seguidores en Instagram. Gomez dice que toda esta atención la hace querer ser más privada.

"Me ha ido consumiendo. Es con lo que me despierto y con lo que me voy a dormir. Era una adicta, y sentí que estaba viendo cosas que no quería ver, estaba creándome ideas", dice. "Siempre me terminaba sintiendo como una m**** cuando veía Instagram. Y por eso ahora asumí un perfil más bajo".