(CNN) - En 1912, un viaje a bordo del Titanic era lo último en viajes de lujo.

Más de un siglo después, lo sigue siendo.

Turistas con mucho dinero tendrán la oportunidad de explorar los restos del Titanic a partir de mayo de 2018, cuando la compañía de viajes basada en Londres Blue Marble Private comience las inmersiones en el sitio.

El interés por el desastre marítimo más famoso del siglo XX se mantiene desde que Robert Ballard y su equipo descubrieron los restos del RMS Titanic hace casi 32 años.

Sin embargo, podría ser una de las últimas oportunidades para visitarlos.

Según un estudio de 2016, una recientemente descubierta "bacteria extremófila" podría corroer lo que queda del famoso naufragio dentro de 15 o 20 años.

105.129 dólares por persona

El viaje de ocho días de Blue Marble sale desde Terranova, Canadá y transportará a los pasajeros en un sumergible de titanio y fibra de carbono, construido específicamente para llegar al lugar de descanso del poderoso buque, más de dos millas por debajo de la superficie del Atlántico.

El primer viaje ya está completo, a pesar de que la experiencia tiene un costo de 105.129 dólares por persona.

Blue Marble dijo en un comunicado que este precio es el equivalente a un pasaje de primera clase de 4.350 dólares en el viaje inaugural del RMS Titanic para la travesía desde Southampton, Inglaterra, a Nueva York.

Especialistas de misión

Así que, ¿qué es lo que te dan por todos esos dólares?

Los clientes son conocidos como especialistas de misión y aprenderán a ayudar al equipo de la expedición a bordo del yate y en el sumergible.

Tres días de buceo, inmersiones con una duración de tres horas.

La oportunidad de ver criaturas bioluminiscentes extrañas y maravillosas durante el descenso de 90 minutos.

Tres horas explorando los restos de la nave de 269 metros de largo, la cubierta, la proa, el puente y la cueva donde antes se encontraba la gran escalera.

También habrá la oportunidad de "explorar el enorme campo de escombros del Titanic, hogar de numerosos artefactos esparcidos por el suelo del océano, casi inalteradas durante más de un siglo", dice la fundadora de Blue Marble Private, Elizabeth Ellis.

"Durante la inmersión, el equipo podrá llevar a cabo exploraciones de sonar en 3D y 2D o buscar una de las calderas de la nave gigantes, las enormes hélices y otros puntos de interés de este famoso barco".

Ellis dice que hay más misiones previstas para el verano 2019.

Y Blue Marble podría enfrentar cierta competencia.

La firma de lujo basada en Los Ángeles Bluefish también está haciendo reservas para expediciones al Titanic para 2018/19, pero aún no ha confirmado itinerario ni precio.

Otras opciones... sin sumergirse

Todo eso está muy bien para los buzos de aguas profundas, pero ¿qué pasa si eres un entusiasta del Titanic que tiene miedo al océano?

No hay problema.

Actualmente China está construyendo una réplica del Titanic de tamaño real en la provincia de Sichuan, a más de 1.200 kilómetros del mar.

El multimillonario proyecto incluirá reproducciones de las características originales del Titanic, incluyendo la piscina, el salón de baile y el teatro, y estará acoplado de forma permanente en un embalse en el río Qijiang.

Los planes más ambiciosos del magnate australiano Clive Palmer de construir una réplica exacta en condiciones de navegar fueron retrasados. Originalmente programado para su lanzamiento en 2016, se cambió para 2018.

Para los fanáticos del naufragio con un presupuesto más modesto, también está el Museo del Titanic en Irlanda del Norte.

El buque fue construido en los astilleros de la ciudad de Belfast antes de golpear el agua por primera vez en su viaje a Southampton.

El Museo del Titanic ha recibido cerca de 3,5 millones de visitantes desde su apertura en 2012.