Barry Manilow se casó con su pareja de toda la vida, Garry Kief, en el 2014. Cuando la noticia se hizo pública, en el 2015, reconoció que era gay.

(CNN) - Durante muchos años, Barry Manilow mantuvo en secreto su sexualidad, temeroso de la reacción que podrían tener sus seguidores.

“Creía que los decepcionaría si supieran que soy gay”, le dijo recientemente a la revista People el legendario cantante. “Así que nunca hice nada”.

En estos días, Manilow no solo ha reconocido abiertamente ser gay sino que está en la portada de People hablando de su vida privada y del amor que siente desde hace 39 años por su manager, Garry Kief.

Es un momento excepcional de apertura para esta estrella de 73 años que le confesó a la publicación que siempre ha sido muy reservado.

Manilow le dijo a la revista que estaba concentrado en su carrera, que incluye éxitos como Mandy y Copacabana (At the Copa), cuando conoció a Kief, un ejecutivo de la televisión, en 1978.

“Supe que era eso. Era uno de los afortunados. Antes de eso me sentía bastante solo”, dijo el cantante.

Barry Manilow se casó con su pareja de toda la vida, Garry Kief, en el 2014. Cuando la noticia se hizo pública, en el 2015, reconoció que era gay.

La pareja se mantuvo unida a pesar de que al principio Kief no se sentía cómodo con la fama de Manilow, y con discreción supieron pasar desapercibidos.

LEE: La entrevista de CNN en la que George Michael reconoció que era gay

Durante un tiempo, Manilow incluso llegó a vivir con la asistente de producción de televisión Linda Allen, de quien se decía estaba enamorado.

Durante mucho tiempo se especuló sobre la sexualidad del artista, y con más fuerza desde que él y Kief se casaron secretamente en el 2014, en su casa de Palm Springs, California.

La noticia salió a luz un año después y Manilow reconoció públicamente ser gay.

Ahora dice que es feliz con la forma en que sus seguidores han tomado la noticia.

“Cuando se enteraron de que Garry y yo estábamos juntos, fueron muy felices”, afirma. “La reacción fue tan hermosa, con extraños diciéndome que se alegran por nosotros. Estoy muy agradecido por eso”.