(CNNMoney) - Fabrícalo en Estados Unidos o paga impuestos fronterizos muy altos.

Esa fue la advertencia que el presidente de Estados Unidos Donald Trump les hizo a las grandes compañías si mandaban los trabajos a México.

Esto también hace eco de una política que Argentina intentó en el pasado pero que no le funcionó muy bien.

En 2011, la entonces presidenta de Argentina Cristina Fernandez de Kirchner impuso un gravamen del 35% a los celulares, computadores y tabletas importadas con el fin de proteger a los trabajadores de la industria manufacturera.

Algunas compañías como Blackberry movieron los trabajos a Argentina; otros, como Apple, no lo hicieron.

Como resultado, Argentina se volvió uno de los lugares más cotosos para comprar iPhones y iPads. Tanto así que las tiendas de teléfonos dejaron de vender estos productos; solo era posible comprarlos en internet o de manera ilegal en el mercado negro.

Para esquivar los impuestos y los altísimos precios, muchos argentinos viajaban a Chile o incluso a Estados Unidos para comprar productos Apple.

Seis años después, Argentina acabó con esa política.

El gobierno del presidente Mauricio Macri eliminó el impuesto aduanero del 35% para computadores y tabletas a finales de marzo. Muchos esperan que muy pronto la medida también aplique para los celulares importados.

“El proteccionismo y el aislacionismo en los últimos 30 años lo único que ha consolidado es la pobreza”, le dijo Macri a Gabriela Frías de CNN en una entrevista en Buenos Aires este jueves.

¡Bienvenido a Argentina, iPhone!

A partir de este viernes, las tiendas de tecnología en Argentina podrán vender legalmente iPhones por primera vez desde 2011.

Los modelos iPhone 6s, 7 y 7 Plus son los primeros teléfonos Apple en el mercado argentino desde hace seis años, según reportó la agencia estatal de noticias Télam.

Un iPhone 7 Plus se vende por un poco más de 1.400 dólares en estos días, según la página de MercadoLibre en Argentina. El mismo iPhone se vende en el mercado de Estados Unidos en 869 dólares. La diferencia refleja muchos factores, pero los aranceles representan una gran parte.

La misma historia ocurre con los iPads. Un iPad Pro en Argentina se vende por cerca de 1.300 dólares. El mismo iPad Pro en Estados Unidos se vende por 699 dólares. Aunque los impuestos al iPad fueron eliminados, bajar el precio llevará algún tiempo.

Una advertencia

La experiencia de Argentina sirve como una advertencia. El país eligió entre los deseos de millones de consumidores y proteger a un grupo de trabajadores que necesitaban gravámenes para mantener sus trabajos. Alguien tenía que perder.

El país está saliendo de una recesión, causada parcialmente por políticas comerciales que hicieron que los precios se dispararan.

“El proteccionismo no lleva a ningún lado”, dice Daniel Artana, economista jefe del Latin American Research Institute. “Es parte de la razón por la que no tenemos una historia exitosa”.

Las economías de Estados Unidos y Argentina son muy diferentes y es probable que los impuestos jueguen de la misma manera. Argentina es una de las economías más cerradas del mundo para hacer negocios; Estados Unidos es uno de los países más abiertos.

Pero expertos dicen que en resumidas cuentas es lo mismo en todo lado: los precios se aumentan y los consumidores salen perdiendo. Los empleadores en Argentina dicen que es hora del cambio.

Eliminar los impuestos “es muy positivo. Necesitamos estar abiertos al mundo”, dice Guillermo Brinkmann, director de SAP para América Latina y el Caribe.

La decisión de Argentina de liberar el comercio se produce cuando el presidente de China, Xi Jinping, vista al presidente Donald Trump en Florida. Trump quiere reducir el déficit comercial de Estados Unidos con China y ha amenazado con imponer tarifas arancelarias en el pasado.

Trump también ha amenazado a México y con una nube de incertidumbre sobre las relaciones entre Estados Unidos y México, Macri tiene un mensaje para México: Vuelvan a nosotros.

“Esta es una gran oportunidad para girar y mirar un poco más a Sudamérica”, le dijo Macri a CNN. “Esto demuestra que es mejor mantener y profundizar las relaciones con muchos otros países”.