(CNN Español) - Varios países, entre ellos Israel, Australia o Reino Unido, han expresado su apoyo a la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de atacar una base aérea en Siria.

Bajo las órdenes de Trump, buques de guerra de EE.UU. lanzaron 50 misiles de crucero Tomahawk la madrugada del viernes (hora local) contra una base aérea del gobierno sirio en la provincia de Homs. Esta decisión, según el presidente estadounidense, es en respuesta al ataque químico de esta semana que dejó al menos 80 muertos y decenas de heridos, y del que EE.UU. culpó al régimen de Bashar al Assad.

"Pedí un ataque al sitio desde donde se lanzaron las armas químicas", dijo Trump en declaraciones a la prensa.

Rusia advirtió de las consecuencias negativas del ataque, al que calificó como una "agresión a un miembro de la ONU".

Pero otros gobiernos han manifestado su apoyo a la decisión de Trump.

He aquí un resumen de las principales reacciones:

A favor

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, fue uno de los primeros en apoyar al presidente Trump.

"Tanto en palabra como en acción, el presidente Trump envió un mensaje fuerte y claro hoy de que el uso y la propagación de armas químicas no será tolerado. Israel respalda totalmente la decisión del presidente Trump y espera que este mensaje de resolución en el rostro de las horribles acciones del régimen de Assad resuenen no sólo en Damasco, sino también en Teherán, Pyongyang y en todas partes", escribió el primer ministro israelí.

Alemania consideró "entendible" el ataque.

"Tras el fracaso del Consejo de Seguridad de la ONU los ataques estadounidenses contra estructuras militares del régimen de Assad son entendibles", dijo el ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel.

"Ahora es crucial trabajar juntos bajo el paraguas de la ONU hacia la paz", agregó.

En similares palabras se expresó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien dijo "entendía" la acción.

"Un horroroso ataque con armas químicas contra civiles golpeó Khan Shaykhun el 4 de abril. La pasada noche, en respuesta, EE.UU. lanzó ataques aéreos en la base de Shayrat. Estados Unidos informó a la UE sobre que estos ataques fueron limitados y buscan detener otras atrocidades con armas químicas".

La OTAN dijo apoyar "todos los esfuerzos internacionales para lograr la paz y una solución política en Siria".

"Cualquier uso de armas químicas es inaceptable, no puede quedar sin respuesta, y aquellos responsables deben rendir cuentas. LA OTAN considera el uso de armas químicas una amenaza a la paz y seguridad internacional".

El presidente francés François Hollande y la canciller Angela Merkel emitieron un comunicado declarando que el presidente sirio tiene toda la responsabilidad del ataque estadounidense.

"Assad tiene toda la responsabilidad de este acontecimiento. Su continuo uso de armas químicas y crímenes masivos no pueden quedar sin castigo", dijeron.

Hollande dijo que se necesita una acción de la ONU en Siria para prevenir el uso de armas químicas, per también que espera que las negociaciones lleven a una transición pacífica.

"Esta operación requiere una respuesta y tenemos que acordarla a nivel internacional en las Naciones Unidas si es posible, para asegurarnos que las sanciones contra Assad pueden ser completamente aprovechadas para evitar que use armas químicas contra su propio pueblo", dijo Hollande.

El gobierno español consideró que la acción estadounidense "es una medida y proporcionada respuesta al uso de armas químicas contra la población civil por parte del Ejército estadounidense", según un comunicado.

 

Por su parte, el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, dijo en una conferencia de prensa que su país "apoya fuertemente la rápida y justa respuesta de Estados Unidos" al ataque químico en la provincia de Idlib.

Turnbull dijo que Siria "cometió un estremecedor crimen de guerra" y que la respuesta estadounidense fue "calibrada, proporcionada" y envía un "fuerte mensaje al régimen de Assad".

En la misma línea, el gobierno británico dio su "completo apoyo" a la acción estadounidense, que considera una "respuesta apropiada" al ataque químico, dijo un portavoz del gobierno en un comunicado.

El Ministerio de Exteriores de Arabia Saudita expresó también su "completo apoyo a las operaciones militares estadounidenses contra objetivos militares en Siria", según un comunicado dado a conocer por la Agencia de Prensa Saudí.

Turquía, por su parte, consideró el ataque en la base aérea en Homs una "respuesta positiva a los crímenes de guerra de Assad", dijo el portavoz de la Presidencia turca, Ibrahim Kalin, en un comunicado.

"La destrucción de la base aérea de Al Shayrat marca un importante paso para asegurar que los ataques químicos y convencionales contra la población civil no quedan sin castigo. Para prevenir que masacres similares ocurran de nuevo, es necesario asegurar una zona de exclusión aérea y crear zonas seguras en Siria sin mayor atraso", agregó Kalin.

Japón también se sumó a las muestras de apoyo. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, dijo a reporteros que "el gobierno japonés apoya la resolución del gobierno estadounidense de no tolerar nunca el uso de armas químicas".

En contra 

Irán condenó "fuertemente" el ataque estadounidense.

"La República Islámica de Irán, como la mayor víctima de armas químicas en la historia moderna, condena cualquier uso de armas químicas sin importar quién las use ni quiénes son las víctimas. Al mismo tiempo, usar esta excusa para acciones unilaterales es peligroso, destructivo y va contra las normas del Derecho Internacional. Condenamos fuertemente cualquier acción militar unilateral y el ataque con misiles a la base aérea Al Shayrat en Siria por parte de la Marina de EE.UU. y creemos que acciones como esta, usadas con la excusa de un supuesto ataque químico en Khan Sheikhoun en Idlib solo fortalecen a los terroristas que ya estaban debilitados y añade complejidad en Siria y en la región", dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores, Bahram Qasemi.

China, que se manifestó en contra del uso de armas químicas, también se opuso al uso de la fuerza en asuntos internacionales.

"Estamos en contra del uso de armas químicas por parte de cualquier país, organización o individuo bajo cualquier condición o propósito. Condenamos el reciente ataque químico en Siria", dijo Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Exteriores chino. "Apoyamos una investigación independiente y comprensiva conducida por agencias de la ONU sobre el supuesto uso de armas químicas".

Pero "China siempre se opone al uso de la fuerza en asuntos internacionales y propugnamos resolver las disputas de forma pacífica a través del diálogo", agregó.