(CNN) - El miércoles por la mañana, el presidente de EE.UU. Donald Trump envió un tuit promocionando la victoria de su partido en Kansas el martes. Contenía dos errores.

"Gran victoria en Kansas anoche para Ron Estes, ganando fácilmente la carrera del Congreso contra los demócratas, ¡que gastó fuertemente y predijo la victoria!"

En primer lugar, los demócratas nacionales de hecho no "gastaron mucho". El Comité Democrático de Campaña del Congreso (DCCC, siglas en inglés), la organización encargada de ganar los escaños de la Cámara, no gastó un centavo en el distrito 4 de Kansas. (Los grupos externos liberales, de hecho, criticaron al DCCC por no gastar dinero). La organización republicana de la campaña, por otro lado, gastó 100.000 dólares en anuncios en los últimos días de la contienda.

En segundo lugar, los demócratas no predijeron la victoria en las elecciones especiales. ¿Por qué lo harían? Este fue un distrito en el que Trump se llevó 27 puntos en noviembre pasado en un estado que se encuentra entre los más conservadores del país.

Que Trump engañe sobre una elección especial en Kansas no es un delito capital. Pero es parte de un patrón mucho más amplio de un presidente que ha demostrado tener una relación apenas casual con la verdad durante los casi dos años que ha sido parte del proceso político.

Durante la campaña, Trump declaró categóricamente o fuertemente insinuó —entre muchas, muchas otras declaraciones engañosas— que:

  • Vio a musulmanes celebrando en los techos de los edificios de Nueva Jersey la noche del 11 de septiembre de 2001 (no hay evidencia)
  • El padre del senador Ted Cruz de Texas estuvo implicado de alguna manera en el asesinato de John F. Kennedy (no lo estuvo)
  • "La delincuencia al interior de las ciudades" estaba subiendo a niveles récord (no lo estaba)
  • La tasa de desempleo "real" fue del 42% (no lo fue)
  • Se opuso a la guerra en Iraq desde el principio (no lo hizo)

Hay más. Pero se entiende la idea.

Y ganar la Casa Blanca no cambió la tendencia de Trump de exagerar o engañar.

Como quedó claro que perdería el voto popular por un margen significativo a Hillary Clinton, Trump insistió en que "millones" de votos ilegales habían sido emitidos, lo que explicó la discrepancia de voto entre los dos candidatos.

"Además de ganar el Colegio Electoral por gran diferencia, gané el voto popular si se deducen los millones de personas que votaron ilegalmente".

Repitió esa afirmación en una reunión con miembros del Congreso. En ese entonces no presentó ninguna evidencia para la acusación, y todavía no lo ha hecho.

Luego llegó lo insólito: el tuit de Trump —y las posteriores afirmaciones— de que el presidente Barack Obama ordenó escuchas telefónicas de la Torre Trump durante la campaña de 2016.

Trump no ofreció ninguna evidencia de la acusación, y, cuando se le presiona al respecto, insiste en que será reivindicado al final. Mientras tanto, el director del FBI, James Comey, el exdirector de Inteligencia Nacional James Clapper y los presidentes republicanos de los comités de inteligencia de la Cámara y el Senado han dicho en el expediente que la afirmación de Trump era simplemente incorrecta.

Sin embargo, Trump dijo al Financial Times a principios de este mes que su tuit original estaba "resultando ser cierto", lo cual no es cierto.

Trump ha aprovechado la información proporcionada por el representante Devin Nunes, republicano de California, sugiriendo que los asesores de su campaña estaban bajo vigilancia como parte de una investigación más amplia sobre agentes extranjeros por parte de la comunidad de inteligencia. Trump ha acusado a la exasesora de seguridad nacional de Obama, Susan Rice, de un crimen por pedir que algunas de las identidades recogidas en esta pesquisa informal sean reveladas. Sin embargo, según reportes de CNN, los legisladores demócratas y republicanos que han visto la información sobre la que Trump está construyendo estas afirmaciones sugieren que no ocurrió nada ilegal o incluso fuera de lo normal.

E, incluso el miércoles, las afirmaciones incorrectas de Trump sobre las elecciones especiales de Kansas no son lo único en lo que se equivocó en este día. En una entrevista con Maria Bartiromo de Fox Business Network, Trump insistió en que la lentitud en la dotación de personal del poder ejecutivo se debió al obstruccionismo demócrata. Pero los republicanos controlan el Senado cuando estos nominados son confirmados y, debido a un cambio en la regla de 2013, solo se requiere una mayoría simple para la confirmación. (Actualmente los republicanos tienen 52 escaños).

La cascada de declaraciones engañosas de parte del presidente podría ser simplemente el subproducto de una persona en la Casa Blanca que ha pasado gran parte de su vida en el mundo del entretenimiento. O, y aquí es donde hago mi apuesta, podría ser parte de una estrategia más amplia diseñada para mover los estándares por los cuales se juzga a Trump.

Sally Jenkins, la comentarista estrella de deportes del Washington Post, explicó la teoría detrás de esa estrategia brillante en un tuit de febrero:

"Una vieja estrategia deportiva: hacer tantas faltas en los primeros 5 minutos del juego que los árbitros no pueden sancionarlas todas. A partir de entonces, es un juego más físico".

La idea es que Trump es —y ha estado— intencionalmente estirando y borrando los límites de los hechos y la verdad hasta el punto de que ahora cualquier cosa que él dice que está mal o engañosa no recibe casi la atención que podría si fuera un político más ortodoxo.

Es decir, no sólo los medios de comunicación no revisar si todo lo que Trump dice es incorrecto, sino también que Trump ha convencido a sus seguidores de que todo lo que los medios que es falso es, por definición, cierto.

Ese es un escenario peligroso para que una democracia sana sea inundada en un mar de medias verdades y gire sin un puerto seguro a la vista. Pero, es ahí donde nos encontramos.