Cleveland, Ohio (CNN) - El hombre que se presume asesinó a un anciano de 74 años —que salía de una cena de Pascua con sus hijos— y que luego publicó el video del homicidio en Facebook, es ahora sujeto de una persecución que abarca a varios estados de Estados Unidos, aseguró la policía este lunes.

El sospechoso Steve Stephens, de 37 años, ha sido acusado del homicidio agravado de Robert Godwin, y las autoridades creen que puede estar en Pensilvania, Nueva York, Indiana o Michigan.

La madre del sospechoso le dijo a CNN que la última vez que vio a Stephens, este sábado, él dijo que sería un milagro que ella volviera a verlo. Según la madre, hablaron al día siguiente y él le aseguró que le estaba disparando a la gente porque tenía rabia con su novia.

Aunque las autoridades de Pensilvania le dijeron este lunes a CNN que el teléfono celular de Stephens envió una señal desde Erie, en Pensilvania, el Departamento de Policía de Erie aseguró que no tenía conocimiento de una señal emitida desde su ciudad. Erie está a unos 160 kilómetros al este de Cleveland.

El jefe de la Policía de Cleveland Calvin Williams le dijo a la prensa este lunes que no puede hablar sobre el reporte de la señal del celular. Y afirmó que la última ubicación conocida de Stephens fue la escena del asesinato.

Williams, rodeado por un alguacil de Estados Unidos y un agente del FBI cuando le habló a la prensa, dijo que los investigadores han buscado en docenas de lugares, “en vano”, y que uno de sus detectives habló con Stephens por teléfono celular después del asesinato. No dio más detalles sobre la llamada, salvo que su detective lo convenció de que se entregara.

“Todavía le estamos pidiendo que se presente, pero si no lo hace, vamos a encontrarlo”, dijo Williams. “No vamos a detenernos hasta que lo encontremos”.

También les advirtió a los amigos o familiares de Stephens que lo ayuden a huir de las autoridades: “Si creen que están ayudándolo, realmente no es así. Solo lograrán meterse en problemas”.

Stephens es un hombre negro de 1,85 metros y 110 kilos de peso. La última vez que lo vieron estaba vestido con una camiseta tipo polo con rayas azul oscuro y grises o negras. Conducía un Ford Fusión blanco con placas temporales, según la policía de Cleveland.

“Se considera que está armado y es peligroso, así que pedimos que la gente tenga cuidado”, les dijo Williams a los reporteros.

El alcalde de Cleveland, Frank Jackson, anunció una recompensa de hasta 50.000 dólares por información que conduzca a la detención de Stephens.

Steve Stephens.

Imágenes de terror

La investigación y búsqueda de Stephens comenzó este domingo luego de que varias personas reportaron una publicación alarmante en Facebook, aseguró el presidente del sindicato de policías Steve Loomis.

Stephens subió un video a su página de Facebook que primero muestra un arma apuntándole a la cabeza de un hombre. Luego, Stephens dispara el arma. La víctima retrocede y cae en el piso. El video fue publicado hacia las 2 de la tarde de este domingo. Más tarde, Facebook lo eliminó, calificándolo como “contenido prohibido”.

Stephens aseguró en Facebook que ha cometido múltiples homicidios, pero la policía dice no tener conocimiento de otras víctimas suyas. Tiene muchas infracciones de tránsito pero no antecedentes penales, afirmó Williams. “Obviamente, ahora tiene graves problemas”, añadió.

‘Si me ves otra vez, será un milagro’

Maggie Green, la madre de Stephens, le dijo a CNN que el mayor de sus tres hijos llegó a su casa este sábado en la tarde. “Dijo que sería la última vez que yo iba a verlo”, recuerda Green, de 53 años.

Según ella, la conversación la confundió. “Si me ves de nuevo, será un milagro”, dice la mujer que le dijo su hijo. Un día después, Green se enteró del asesinato cuando su hijo menor le contó del video.

Dice que estaba “anonadada” y que llamó a Stephens. Él le dijo que le estaba “disparando a la gente” porque tenía “rabia con su novia” de casi tres años. Según Green, fue una llamada corta porque su celular se apagó.

Williams dice que la policía habló con la mujer a la que se refería Stephens y que está a salvo y cooperando con la investigación.

Las autoridades todavía no han hablado de posibles motivaciones para el asesinato. Además, dicen que Stephens y Godwin no se conocían. “Por lo que sabemos hasta el momento, podemos decir que es solo una persona que escogió al azar. No sabemos porqué”, afirmó Williams.

Stephens es empleado de Beech Brook, una agencia de salud del comportamiento en el noreste de Ohio que atiende a niños, adolescentes y familias, según una vocera del lugar, que no dio detalles sobre el cargo del sospechoso ni el tiempo que llevaba trabajando allá.

La madre de Stephens le dijo a CNN que era un trabajador social.

Robert Godwin caminaba en la calle cuando se cruzó con Stephens. Iba hacia su casa luego de la tradicional cena de Pascua en casa de sus hijos cuando fue asesinado, según reportó la cadena afiliada de CNN WOIO. 

“Él es un buen hombre... y no lo digo porque tenga enfrente las cámaras”, le dijo a WOIO su hijo Robert Godwin Jr. “Este hombre era un buen hombre. Odio que se haya ido... no sé que voy a hacer. No es real”.