(CNN) - El Pentágono realizará dos grandes pruebas de alto riesgo en mayo para medir su habilidad para derribar misiles que sean lanzados por Corea del Norte.

Las pruebas de larga duración en el Pacífico hacen parte del programa global de defensa contra misiles balísticos del ejército estadounidense para defenderse contra amenazas de Corea del Norte y de Irán. Estas pruebas, al menos por ahora, están destinadas a asegurarse de que Estados Unidos puede defenderse de una amenaza de Pyongyang, dijeron funcionarios de defensa de ese país.

Una de las acciones involucrará el disparo de prueba de un misil estándar mejorado desde un buque de la Armada, dijo un funcionario de defensa. Las pruebas tendrán lugar sobre el Pacífico porque allí donde los rangos de pruebas son lo suficientemente largos para adaptarse.

El misil mejorado solo ha sido probado una vez. La nueva versión tiene un elevador de voltaje y una ojiva nuclear mejorados. Eso significa que el misil puede ser disparado a distancias más largas, presumiblemente más lejos de la costa norcoreana, y tiene una mayor posibilidad de golpear un misil amenazante entrante.

El programa ha sido desarrollado junto a Japón y tiene como objetivo derribar misiles de rango intermedio de Corea del Norte que representan una amenaza para el aliado estadounidense.

Una prueba separada en la región del Pacífico, que se llevará a cabo a finales de mayo, examinará la habilidad de Estados Unidos de derribar un futuro misil balístico intercontinental de Corea del Norte que pueda amenazar a Estados Unidos.

Esa prueba involucra intereceptores de misiles de largo alcance en tierra en Alaska y California. Ese programa también ha existido por más de una década, pero solo cerca de la mitad de las pruebas han sido exitosas, según el Departamento de Defensa.

En el más reciente reporte del Pentágono sobre pruebas de armas de todo el departamento, el sistema de largo alcance fue criticado. El reporte dice que esto “demuestra una capacidad limitada para defender el suelo estadounidense de pequeñas cantidades de misiles balísticos intermedios o intercontinentales lanzados desde Corea del Norte o Irán".

El reporte continúa diciendo que el Pentágono seguía descubriendo nuevas fallas durante la prueba.

En la próxima prueba se lanzará un misil desde la Base Aérea de Vandenberg en California y se intentará interceptar un misil simulado en el Océano Pacífico.

Como parte de un examen más amplio del Consejo de Seguridad Nacional (NSC por sus siglas en inglés) de cómo tratar con Corea del Norte, el Pentágono ha estado considerando sus opciones militares por más de un mes en caso de que la Casa Blanca decidiera tomar dicha opción, dijo un funcionario de defensa. NSC también busca opciones diplomáticas y económicas.

La revisión de las opciones militares es esencialmente "diligencia debida", dijo el funcionario. Los altos funcionarios militares y civiles del Pentágono están "pensando en cada curso de la acción".

Eso también implica actualizar cualquier análisis sobre las últimas consideraciones de cómo podría actuar Corea del Norte militarmente si Estados Unidos tomara medidas militares.

El funcionario enfatizó que todo el trabajo en curso no cambia el enfoque del gobierno —y del Pentágono— de la necesidad de una solución diplomática pacífica.