(CNN) - El exjugador de la NFL, Aaron Hernandez, tenía con un mensaje escrito con sangre en su frente.

Según un funcionario directamente vinculado a la investigación, Hernandez, quién se suicidó este miércoles en su celda de prisión donde cumplía una cadena perpetua por asesinato, tenía las palabras 'Juan 3:16' en su frente.

Autoridades penitenciarias lo encontraron colgado y lo trasladaron a un hospital donde se intentó salvar su vida. Fue declarado muerto a las 4:07 am local, informaron las autoridades.

Se ahorcó con una sábana.

Lee: La gloria y la caída de Aaron Hernández: la historia del exjugador de los Patriots

Se cree que el mensaje se refiere a las palabras de la Biblia en el evangelio de Juan: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna".

El pasado 14 de abril Hernández fue hallado no culpable de otros dos cargos de asesinato en primer grado.

Deborah Feyerick, de CNN, habló con personal de la ley y ellos afirman que es un versículo muy usado por los presos.