(CNN Español) - Tras una violenta jornada de protestas en Venezuela este miércoles el presidente de Colombia Juan Manuel Santos dedicó unas fuertes palabras para la situación. A través de su cuenta de Twitter dijo este jueves que le había advertido a Chávez que "la revolución bolivariana fracasó".

La revolución bolivariana es el proyecto político y de desarrollo social que estableció en 1999 el presidente Hugo Chávez.

El gobierno venezolano no se pronuncia aún sobre los hechos. CNN intentó comunicarse con la Cancillería de Venezuela para un comentario sobre este tema pero por el momento no ha recibido respuesta.

Las manifestaciones de la oposición y el oficialismo ayer en Caracas y otras ciudades venezolanas dejaron hasta el momento un saldo de tres muertos y varios heridos. Los simpatizantes opositores han convocado a una nueva jornada de marchas para este jueves. Desde que el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela emitió su sentencia contra la Asamblea Nacional, que fue revertida después, el país se ha sumido en una crisis institucional agravada por los problemas sociales y de desabastecimiento de productos básicos.

Las palabras de Santos han causado polémica en Colombia, pero no es la primera vez que critica los sucesos en el vecino país, ni a la revolución bolivariana. Este miércoles, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, le pidió a la canciller María Ángela Holguín —que está de visita en Nueva York— que le pida al secretario general de las Naciones Unidas “poner su atención en la preocupante militarización de la sociedad venezolana”.

Esto luego de que el presidente Nicolás Maduro autorizara este lunes darles “un fusil para cada miliciano y cada miliciana" para enfrentar “cualquier imperialismo”.

Sobre estas declaraciones, la canciller venezolana Delcy Rodríguez le dijo a Santos que "no tiene de qué preocuparse".

“Con mucho respeto quiero recordarle al presidente Juan Manuel Santos, presidente de la hermana República de Colombia que anda preocupado por las milicias venezolanas, que de allí nació la espada que le daría la libertad no solamente a Venezuela, sino también a Colombia y a la Patria Grande”, afirmó este miércoles desde Caracas.

En septiembre de 2015, en plena crisis fronteriza entre ambos países, Santos le dijo a Maduro sobre las denuncias sobre los supuestos planes de conspiración para desestabilizar al gobierno de Venezuela, que es la propia revolución bolivariana la que se está destruyendo.

“Ni el presidente de Colombia ni los colombianos estamos intentando destruir a la revolución bolivariana. La revolución bolivariana se está autodestruyendo. Nunca, bajo ningún escenario, la hemos atacado… No vengan a echarnos la culpa de lo que está pasando en Venezuela”, dijo Santos en una declaración desde la Casa de Nariño en ese entonces.

Sin embargo, la mención directa al difunto presidente de Venezuela Hugo Chávez, a quien llamó alguna vez su "nuevo mejor amigo", es algo nuevo.

Para la oposición, que suele usar como uno de sus argumentos bandera el hecho de que Colombia podría, según ellos, terminar en una situación similar a la de Venezuela, las palabras de Santos son de "traición" al gobierno venezolano.

El expresidente de Colombia Álvaro Uribe, actual senador, criticó la posición de Santos:

En 2010, el entonces presidente Hugo Chávez decidió romper las relaciones diplomáticas con Colombia después de que ese país denunciara ante la OEA que tenía pruebas de que había presencia guerrillera de las FARC y el ELN en Venezuela. Cuando Santos llegó al poder en agosto de ese año acordó relanzar las relaciones bilaterales. Días después en una entrevista con The Washington Post el colombiano se refirió a Chávez como su "nuevo mejor amigo", y el venezolano le correspondió diciendo lo mismo unas semanas después, en noviembre.

Chávez jugó un papel importante en el proceso de paz de Colombia con las FARC, que se firmó en noviembre pasado. Durante su mandato, Chávez manifestó su interés por los acercamientos de paz entre el gobierno y la guerrilla desde 1998 con los Diálogos del Caguán y fue clave en la instalación del proceso de paz en La Habana.

El gobierno de Uribe le pidió al gobierno de Chávez -que en ese entonces se había declarado neutral- que intercediera para la liberación de secuestrados a manos de la guerrilla. Aunque dicha intermediación fracasó, el propio Chavez fue considerado un interlocutor por parte de la guerrilla.

Al inicio de los acercamientos secretos entre el gobierno de Santos y la guerrilla, “había muchos temores, muchos miedos, muchas inseguridades”, dijo el jefe guerrillero alias Timochenko en la entrevista a la Revista Semana en enero de 2016. Según el guerrillero, Santos le pidió a Chávez que convenciera a la guerrilla de negociar. Luego de reunirse con el presidente venezolano en un lugar y fecha que no reveló, Timochenko dijo que salió “convencido de que teníamos un punto de apoyo que nunca habíamos tenido” para iniciar un proceso de negociación.

Santos y Chávez en 2011.

La relación entre Colombia y Venezuela desde el restablecimiento de lazos en 2010 no fue precisamente de "mejores amigos", especialmente con la llegada de Nicolás Maduro al poder,que para el momento de la tensión con Uribe era canciller venezolano. El problema: la frontera.

Venezuela y Colombia comparten más de 2.000 kilómetros de frontera, una zona que en más de una ocasión ha sido foco de tensiones binacionales.

El 19 de agosto de 2015, el presidente de Venezuela Nicolás Maduro anunció el cierre de la frontera tras un ataque en territorio venezolano que dejó a tres militares y a un civil heridos.

En septiembre de 2015, el Ministerio de Defensa de Colombia denunció que aviones militares venezolanos violaron el espacio aéreo del país.

Un año después, el 4 de agosto de 2016, las cancilleres de Colombia y Venezuela volvieron a reunirse para hablar de temas migratorios, la seguridad y el contrabando.

El 13 de agosto de 2016, tras un año cerrada, Venezuela reabrió el paso peatonal en la frontera colombovenezolana.

En diciembre de 2016, Venezuela nuevamente cerró el paso fronterizo con Colombia por 72 horas. Según el presidente Nicolás Maduro, la medida se tomó para “combatir las mafias venezolanas” que, según el mandatario, contrabandean billetes de 100 bolívares.

Colombia, preocupada por protestas y elecciones en Venezuela

Este lunes, los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Uruguay firmaron un comunicado conjunto en el que se exhorta al gobierno del presidente Nicolás Maduro definir “las fechas para dar cumplimiento al cronograma electoral que permita una pronta solución a la grave crisis que vive Venezuela y que preocupa a la región”.

Además, los países hicieron un llamado al gobierno de Venezuela para que “garantice el derecho a la manifestación pacífica” e “impida cualquier acción de violencia en contra de los manifestantes”.

Mercosur también hizo un llamado al diálogo, pero Colombia no se adhirió.

En una carta firmada por los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, países firmantes del tratado de Asunción para la creación del Mercosur, exhortaron a Venezuela a “restablecer la separación de poderes, garantizar el pleno goce de los derechos humanos y liberar a los presos políticos”.

El bloque económico del Mercosur está conformado por Argentina, Chile, Colombia, Brasil, Paraguay, Ecuador, Guyana, Uruguay, Perú y Surinam. (Bolivia está en proceso de adhesión).

En diciembre de 2016 Mercosur suspendió temporalmente a Venezuela por no cumplir con los requisitos de adhesión al bloque.

Venezuela debía aprobar 112 resoluciones del bloque y casi 300 parámetros requeridos para ser miembro. En septiembre pasado, los Estados miembros del Mercosur dieron ese plazo de tres meses para que Venezuela adoptara el acervo normativo vigente del bloque.