(CNN) - Tres candidatos presidenciales franceses han suspendido sus campañas mientras París despierta de otro ataque mortal a pocos días las cruciales elecciones nacionales.

Pese a que se incrementó la seguridad en la capital en los últimos días, la presencia de 50.000 agentes de policía en las calles no fueron suficientes para evitar el último asalto, que una fuente le dijo a la CNN que está siendo tratado como un acto de terror.

La policía parece ser el blanco del ataque de la noche del jueves, que ocurrió en los Campos Elíseos, en el centro de París. El atacante mató a un oficial, e hirió a otros dos.

A través de su división de medios, Amaq, ISIS afirmó que el sospechoso era un "combatiente" del Estado islámico, a quien llamaron "el belga". CNN pudo confirmar independientemente el vínculo del atacante con el país.

El atacante, quien fue abatido a tiros por la policía, fue identificado como Karim Cheurfi, dijo a CNN la portavoz de la Fiscalía de París, Agnes Thibault Lecuivre. Agregó, sin embargo, que Cheurfi no estaba bajo vigilancia de las agencias de inteligencia, como una fuente había informado previamente a CNN. Es decir,Cheurfi no era Ficha S", como normalmente se conoce a los individuos rastreados por sospechas de radicalismo.

Suspensión de la campaña electoral

El ataque pone la seguridad nacional, el terrorismo y la inmigración en el centro de una campaña ya divisoria.

Con un número récord de votantes indecisos, los analistas dicen que el tiroteo podría jugar a favor de la narrativa impulsada por la extrema derecha.

Los candidatos François Fillon, Emmanuel Macron y Marine Le Pen cancelaron el viernes todos los eventos de campaña. Macron hizo referencia a la carga adicional de vigilancia en concentraciones políticas impuestas a los servicios de seguridad.

"En primer lugar, tenemos que demostrar nuestra solidaridad con los agentes de policía", dijo, por su parte, Fillon.

El candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, advirtió en contra de permitir que el pánico "interrumpa la democracia".

Y la candidato de extrema derecha, Marine Le Pen, dijo que el ataque demostraba que el momento de ingenuidad "se ha terminado".

La investigación en curso

Un segundo sospechoso conectado con el ataque se entregó este viernes a la policía en Bélgica, dijo el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet. Las autoridades belgas habían alertado a las francesas sobre este individuo, sobre el que había una orden de búsqueda.

Además, tres miembros de la familia del presunto atacante fueron puestos bajo custodia, dijo la portavoz de la Fiscalía de París este viernes.

El atacante "salió de un vehículo y disparó contra el vehículo policial con un arma automática, matando a un policía al instante", dijo Brandet a BFMTV el jueves por la noche.

Brandet agregó que el hombre "luego se escapó, logrando disparar y herir a otros dos policías. Otros policías se involucraron y dispararon y mataron al atacante". Dijo que el ataque comenzó a las 21:00 hora local de París, cuando un vehículo se detuvo junto a un auto de la policía estacionado en el lado de la carretera con policías dentro y fuera del vehículo. El ocupante salió de su coche y comenzó a disparar contra la policía, dijo Brandet en BFMTV.

El tiroteo no ha sido oficialmente declarado como un acto terrorista, pero las fuerzas antiterroristas están conduciendo la investigación, dijo el presidente francés, Francois Hollande.

Francia ha estado en estado de emergencia desde los ataques de París en 2015, que dejaron 130 personas muertas. El Parlamento votó en diciembre para extender las disposiciones extraordinarias para garantizar la protección durante las próximas elecciones presidenciales y generales.

MÁS: Análisis: Cómo el último ataque en París podría afectar a las elecciones francesas