(CNN) - Un hombre indocumentado mexicano, que alguna vez se asiló en la misma iglesia de Denver que ahora es un punto focal del intenso debate inmigratorio, fue detenido este miércoles por agentes federales de inmigración.

Arturo Hernández, de 44 años, se refugió en 2014 en la primera iglesia unitaria de Denver.

Esa iglesia es lugar es ahora el hogar de Jeanette Vizguerra, una madre indocumentada de cuatro hijos proveniente de México que fue nombrada como una de las 100 personas más influyentes según la revista Time por sus esfuerzos a favor de los derechos de los inmigrantes.

Vizguerra ha estado viviendo en la iglesia desde febrero cuando se negó una suspensión de su orden de deportación.

La detención de Hernández, siete años después de que llamara la atención de los agentes de Inmigración y Aduanas, conocido como ICE, fue realizada como un procedimiento de rutina por la agencia federal.

“Hernández García se ha quedado más tiempo del que tenía con su visa original de seis meses por cerca de 14 años”, dice un comunicado de ICE. “Ha agotado sus peticiones en las cortes de inmigración y en ICE. Está actualmente en custodia de ICE pendiente de su deportación”.

Pero el American Friends Service Committee, que ayuda a las personas indocumentadas a encontrar refugio en iglesias, criticó la medida como una extralimitación del gobierno del presidente Donald Trump, que ha endurecido las reglas de inmigración desde que llegó a la Oficina Oval en enero.

“Nada ha cambiado en la vida de Arturo”, dijo la organización. “Todo está igual excepto por esta administración que está enfocada en sacar a todas las personas indocumentadas y en separar familias”.

En ese mismo sentido, la detención de Hernández ha atraído la atención de los activistas. Manifestantes, incluida su esposa, se reunieron este miércoles a las afueras del centro de procesamiento de ICE en Colorado, exigiendo su liberación.

Manifestaciones similares han surgido en los últimos meses luego de que personas indocumentadas con enredos criminales menores o sin récords policiales hubieran sido detenidas por ICE luego de vivir en Estados Unidos durante años sin autorización.

‘No eres una prioridad de ICE’

Hernández ha estado en los Estados Unidos desde 2003, cuando se quedó más tiempo del que su visa de visitante le tenía permitido. Tiene dos hijas adolescentes: una de ellas es ciudadana estadounidense, la otra tiene estatus DACA, que les permite a las personas indocumentadas que fueron traídas al país cuando eran niños, estar en Estados Unidos durante dos años para trabajar y estudiar.

Hernández atrajo la atención de ICE en 2010 cuando fue arrestado por “cargos criminales locales”, según la agencia. Quienes lo apoyan dicen que no tiene condenas.

A Hernández le dijeron que dejara el país en diciembre de 2012, según ICE. Pero no lo hizo y cuando varias apelaciones fueron negadas, buscó refugio en la iglesia First Unitarian en Denver.

Aunque la iglesia no provee legalmente protección de las deportaciones, la política de ICE es generalmente desestimar arrestos em “ubicaciones sensibles”, incluyendo lugares de alabanza.

Hernández vivió en la iglesia durante nueve meses —su ejercicio diario era subir y bajar un tramo de las escaleras— hasta que recibió una carta en la que le decían que ya no era “una prioridad de ICE”, dice él.

El pastor de la iglesia le confirmó a CNN que Hernández en efecto recibió esa carta. ICE no ha respondido el requerimiento de CNN para un comentario para saber más de esa carta.

‘Una máquina de tortura’

Vizguerra, que ahora vive en la iglesia First Unitarian, dijo que la detención de Hernández no la ha puesto más nerviosa sobre su situación, pero la ha hecho enojar más.

“ Me molesta, porque me pregunto a mí misma, ‘¿qué está haciendo el Congreso?’. Quién va a frenar esta máquina de tortura que es el presidente, sin sentimientos ni emociones”, le dijo a CNN este miércoles a través de Facebook Messenger.

Vizguerra dice que está orando por Hernández.

“Espero que nunca pierda su fe”, dice ella. “Y Dios siempre esté presente”.