(CNN) - Es fácil viajar por el mundo y sentirse extraño en casa, sobre todo si estás en uno de los 24.000 Starbucks que hay en el planeta.

Pero aún así es posible romper la rutina y vivir experiencias que van más allá de lo normal. (De hecho, muchas de estas son tal vez descabelladas y absurdas).

FOTOS: Lugares extremos, experiencias extraordinarias

Las siguientes aventuras, que abarcan múltiples continentes y océanos, te harán sentir vivo... aunque en algunos casos aterrorizarte no signifique vivir mucho más tiempo.

La experiencia más extrema que involucra ganado

Feria del Toro de San Fermín (España)

Cada julio, la ciudad de Pamplona ofrece la excitante oportunidad de recibir una cornada. Aunque las muertes son relativamente raras se calcula que ha habido 13 en los últimos 100 años–, el riesgo de salir herido es alto. Nada más durante las fiestas del 2016 hubo más de 100 heridos.

Alternativa menos extrema: Comparte las calles con miles de ovejas durante la Fiesta de la Transhumancia de Madrid, que se realiza cada año.

La experiencia más extrema que involucra al mejor amigo del hombre

Carrera de trineos de perros de Iditarod (Alaska, Estados Unidos)

Se necesitan al menos ocho días para completar este recorrido de 1.000 millas (unos 1.610 kilómetros), que generalmente se lleva a cabo mientras cae nieve, hay fuertes vientos y temperaturas que pueden llegar hasta los -50 grados centígrados. Los perros que completan la carrera nunca se han ganado tan bien el famoso dicho de “¡Buen perro!”.

Alternativa menos extrema: Tómate una pinta de cerveza mientras te ‘rascas la barriga’ en alguno de los pubs para perros de Londres.

La experiencia más extrema que involucra radiación

Chernobyl (Ucrania)

El lugar donde en 1986 ocurrió el desastre de la central nuclear se ha convertido en una inesperada atracción turística. 

Extrañamente, uno de sus mayores encantos es la oportunidad de ver un conjunto de animales salvajes que ignoran los efectos secundarios de la tragedia nuclear que florecen en ausencia de seres humanos.

Alternativa menos extrema: Visita la central nuclear de Bataan, en Filipinas, que fue construida hace más de 30 años pero nunca ha sido usada. Podrás ver, incluso, un reactor sin radiación.

La experiencia más extrema que involucra un infierno

La puerta al infierno (Turkmenistán)

También conocidas como el Crater o el Pozo de Darvaza. No encontrarás nada como esto en toda Asia Central (y en ninguna parte de la Tierra, de hecho).

Fue creada hace más de 40 años, cuando el suelo colapsó en el desierto durante un accidente ocurrido en una perforación soviética. Los científicos incendiaron el gas de la caverna. Décadas después, sigue quemándose.

Alternativa menos extrema: Visita el Cráter de los Diamantes, en el parque estatal de Arkansas, donde puedes soñar con encontrar algo así de eterno y más brillante.

La experiencia más extrema que involucra la caída 10 en surf

Teahupo'o (Tahití)

Considerado el hogar de las olas más fuertes y más letales del mundo, es lo último en surf de alto riesgo, y de altas recompensas. Surfear en estas olas es una experiencia que solo se vive una vez en la vida, pero el riesgo de fallar es realmente terrorífico.

Alternativa menos extrema: Pon a prueba tus habilidades para el surf en Surf Snowdonia, una piscina de olas artificiales en Gales donde hay olas para surfistas de todos los niveles.

La experiencia más extrema que involucra altas temperaturas

Valle de la Muerte (Estados Unidos)

Si insistes en decir “no es el calor, es la humedad”, esto puede hacer que te replantees tu opinión. Aunque hay debate sobre la autenticidad del supuesto récord de la temperatura más alta en el Valle de la Muerte es de 56,7 grados, este desierto de California sí ostenta el récord entre temperaturas que generalmente son de 54 grados. Lo que, para ser sinceros, es muy caliente.

Alternativa menos extrema: Una sesión de sauna finés en Helsinki te permitirá sacudirte el calor al caminar hacia el frío, o viceversa.

La experiencia más extrema que involucra bajas temperaturas

Oymyakon (Rusia)

Una vez que has dominado el calor, ¿por qué no tratar con el otro extremo del espectro? Quinientos residentes bastante fuertes hacen de este destino siberiano la comunidad más fría de la Tierra, con temperaturas promedio de -50 grados en invierno y un récord de -67,8 grados.

Y sí, este es el lugar en el que la carrera de trineos de perros de Iditarod parecerá algo cálido, si se comparan ambas aventuras.

Alternativa menos extrema: Cualquiera de los bares de hielo que hay en el mundo. Pero el mejor es el bar de hielo que está adentro del ICEHOTEL, en Jukkasjärvi, Suecia.

La experiencia más extrema que involucra kayacs

Rápidos de Inga, en el río Congo (República Democrática del Congo)

Son los rápidos más largos del mundo, tan peligrosos que el kayaquista Steve Fisher fue nombrado uno de los Aventureros del Año de National Geographic por lograr atravesarlos.

Nat Geo los describe como “una sección de 50 millas (80 kilómetros) de cascadas, remolinos e hidráulicas que comen kayacs”.

Alternativa menos extrema: Trata con algún tobogán de agua que esté entre los más atemorizantes del mundo, pero haya sido 'domesticado'.

La experiencia más extrema que involucra humedad

Mawsynram (India)

Esta ciudad en Meghalaya es el lugar más húmedo del mundo; recibe en promedio 467 pulgadas de lluvia cada año. Allí todo se siente con mayor fuerza, además, por el hecho de que la lluvia no está espaciada de manera uniforme, lo que implica que los habitantes hayan experimentado más de 5 pies de lluvia en solo 24 horas.

Alternativa menos extrema: Sumérgete en las turquesas aguas geotermales de la Laguna Azul, en Islandia.

La experiencia más extrema que involucra espeleología

Cueva Chevé (México)

Aunque todavía está siendo explorada, se cree que esta caverna en Oaxaca es tu oportunidad de ir 2,4 kilómetros bajo tierra. Si sufres de claustrofobia o le tienes miedo a la oscuridad, dirígete a cualquier otro lado. La espeleología, ya que lo preguntas, es la exploración de las cuevas o cavernas.

Alternativa menos extrema: Físicamente demandante, pero accesible, es la cueva de Hang Son Doong, en Vietnam, que es la más grande del mundo.

La experiencia más extrema que involucra parques temáticos

Montaña rusa Formula Rossa (Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos)

Cae a una velocidad de 241 kilómetros por hora. Los que se atrevan a montar en ella son lanzados a recorrer 2 kilómetros en 92 segundos.

Alternativa menos extrema: Si te esfuerzas lo suficiente, las tazas de té giratorias de Disneylandia también causarte mareo.

La experiencia más extrema que involucra lácteos

Festival del queso rodante de Coopers Hill (Gloucestershire, Inglaterra)

Mile de personas se reúnen para observar la forma en que un grupo caza un queso a medida que rueda por una colina, siguiendo una tradición que ha durado 200 años.

Está bien, no es tan glamoroso como otros eventos de esta lista, pero tiene un montón de historia y es tanto inesperadamente emocionante como peligroso. De hecho, fue cancelado por preocupaciones sobre la seguridad de los participantes en el 2010, antes de ser reanudado.

Alternativa menos extrema: No tienes que correr el riesgo de romperte el cuello por un poco de Parmigiano-Reggiano en Módena (Italia).

La experiencia más extrema que involucra atletas robóticos

Carrera de camellos Al Marmoom (Dubai)

Las carreras de camellos son un gran negocio en Medio Oriente, con ganadores que reciben millones en premios. Aun sí, esto se trata más de la experiencia que de la apuesta. Algunas carreras tienen incluso a jinetes robots que montan los camellos. (Cuando se activan por control remoto, fustigan con el látigo las monturas de los animales).

Incluso en carreras con humanos, es una revelación darte cuenta que los entrenadores y dueños de camellos andan al lado de ellos en camionetas 4×4, gritándoles que vayan más rápido.

Alternativa menos extrema: El mercado de camellos de Al Ain, en Abu Dhabi, también tiene la acción... de la negociación y el comercio.

La experiencia más extrema que involucra al juego más hermoso del mundo

El superclásico: Argentina

Cuando dos equipos legendarios de Buenos Aires, Boca Juniors y River Plate, juegan, es más que un simple partido de fútbol. (Entre sus ‘alumnos’ están Diego Maradona y Alfredo Di Stéfano, dos de los más grandes jugadores que hayan existido jamás).

La rivalidad entre ambos equipos puede atravesar la línea entre lo fascinante y lo irritante: los fanáticos son conocidos por echarles aerosol de pimienta a los jugadores. Como comentario personal: un amigo fue a uno de estos partidos y la pasó muy bien hasta que se dio cuenta que un hombre que estaba más arriba orinaba sobre un seguidor del equipo rival, que estaba más abajo.

Alternativa menos extrema: Puede que experimentes un espíritu competitivo si te unes a un recorrido por ambos estadios. 

La experiencia más extrema que involucra caer y subir de nuevo

Salto de bungee jumping de James Bond en la represa Contra (Verzasca, Suiza)

Es tu oportunidad de caer en picada 220 metros casi como James Bond lo hizo en la famosa película GoldenEye. Sin embargo, tú tal vez no termines Famke Janssen, quien interpretó a Xenia Onatopp en el filme.

Alternativa menos extrema: Súbete al ascensor más rápido del mundo 20,5 metros por segundo, en la Torre Shanghai Tower, el segundo edificio más alto del mundo.

La experiencia más extrema que involucra una vista inolvidable

Sobrevolar Río de Janeiro (Brasil)

Ya estás acostumbrado a tener vistas aéreas increíbles de esta ciudad, en las que quien vigila es una estatua del Cristo Redentor. ¿Qué mejor que experimentarlo personalmente?

Alternativa menos extrema: Si te sientes más cómodo en tierra firme, tienes para escoger bastantes recorridos panorámicos de un día en Río.

La experiencia más extrema que involucra atletas de 12.000 libras

Copa del Rey de polo sobre elefante (Tailandia)

El elefante está en el centro de la identidad tailandesa. Aunque este deporte no está exento de controversia, sí provee una alternativa novedosa a la versión en caballo. Si estás en Bangkok, búscala.

Alternativa menos extrema: Este lujoso campamento te ayudará a hacerte amigo de uno de los elefantes rescatados que viven allí.

La experiencia más extrema que involucra tiburones

Bucear con tiburones blancos gigantes en Gansbaai (Suráfrica)


Esto borra completamente el límite entre el sueño y la pesadilla, pues te metes en una caja submarina, que cuando lo piensas ya es bastante aterradora por sí misma, y en ese momento los tiburones gigantes entran en escena.

Alternativa menos extrema: Nadar con manatíes apacibles.

La experiencia más extrema que involucra arena

Destruir dunas de arena (Qatar)

Piensa en las acrobacias más sucias de la película Rápido y furioso. Eso es ir en todoterreno por el desierto, mientras los conductores saltan dunas o algunas veces las destruyen. Tal vez quieras probar como conductor, aunque con el alto riesgo de que se vuelquen de pronto lo mejor es que primero lo hagas como pasajero, para saber qué es posible en el Mar Interior. 

Alternativa menos extrema: Participar en una competencia de castillos de arena. El Festival del Sol y el Mar de California y el Festival de Esculturas de Arena de los Países Bajos son dos de los concursos de ese tipo más grandes que existen.

Sean Cunningham ha escrito y sido editor de varias publicaciones y páginas web y conduce entrevistas con personas que van desde ganadores del Premio Óscar hasta violadores; también aparece a veces en radio y en televisión.