(CNN) - Tu huella de carbono no termina en la tumba.

Aunque tú descanses en paz, la madera, el acolchado sintético y los metales que suelen usarse en los ataúdes tradicionales, así como el concreto utilizado para reforzar las tumbas, siguen contaminando la Tierra.

“También se gasta mucha energía en producir esos materiales, que se utilizan muy poquito tiempo y luego se entierran. No se descomponen muy rápido”, explica Jennifer DeBruyen, profesora de Ingeniería de Biosistemas y Edafología de la Universidad de Tennessee.

Los diseñadores italianos Raoul Bretzel y Anna Citelli podrían tener la solución. La llaman Capsula Mundi (cápsula del mundo, en latín) y es un ataúd orgánico en forma de huevo que también puede utilizare para cenizas.

La 'Capsula Mundi' es un ataúd orgánico en forma de huevo, apto para enterrar cuerpos y también para cenizas.

Una vez enterrada la persona, dicen los diseñadores, la cáscara de plástico biodegradable se descompone y los restos proporcionan nutrientes a un pequeño árbol plantado justo encima de la cápsula.

Bretzel y Citelli creen que la muerte está íntimamente relacionada con el consumismo, así como la vida. ¿Su objetivo? Crear cementerios llenos de árboles en lugar de lápidas, reducir los desperdicios y crear nueva vida alrededor de la muerte.

LEE: Ataúdes de cartón en Venezuela: una solución funeraria ante los altos costos

La idea de la Capsula Mundi surgió en el 2003, cuando la pareja vio toneladas de muebles destruidos después de la famosa feria de diseño Salone del Mobile (Salón del Mueble) de Milán.

“Era una gran competencia por diseñar cosas nuevas, pero casi nadie se preocupó por el futuro impacto de esas cosas o por si alguien las usaría realmente”, dice Bretzel.

“Comenzamos a pensar proyectos que pudieran tener un aspecto ambiental. La muerte es parte de nuestra vida pero en las ferias de diseño a nadie le importa eso porque es un aspecto de nuestra vida que no queremos mirar. No queremos pensar en la muerte como parte de la vida”.

La ciencia detrás del invento

Los diseñadores presentan ahora la primera versión de su producto, que solo sirve para cenizas. Un modelo posterior servirá también para cuerpos, que serán encapsulados en posición fetal.

Esta es la versión de la 'Capsula Mundi' que solo sirve para cenizas.

Primero, las bacterias del suelo descomponen el bioplástico y luego las cenizas entran gradualmente en contacto con el suelo, sin cambiar drásticamente su balance químico.

Pero aunque la inhumación de cenizas puede ser ecológica y amigable con el medio ambiente, la cremación también tiene sus detractores. “Es un proceso que demanda mucha energía”, afirma DeBruyen.

Además, los viejos empastes dentales pueden liberar mercurio contaminante, por lo que los crematorios han instalado filtros de mercurio.

Si bien sembrar una semilla encima de la cápsula puede parecer un concepto atractivo, Jacqueline Aitkenhead-Peterson, profesora del Departamento de Ciencias del Suelo y el Cultivo de la Universidad de Texas A&M, sugiere que se utilicen árboles más maduros.

“Como el cuerpo se va a deshacer en un año en un ambiente de sepultura, los nutrientes son liberados al suelo muy rápido, así que la clave sería plantar encima un árbol de tamaño decente. Capturar esos nutrientes también es importante para proteger las aguas subterráneas”, explica la experta.

¿Pero beneficia de verdad todo esto al medio ambiente? DeBruyen cree que sí: “El problema con los entierros tradicionales es que son completamente anaeróbicos. Los restos son sepultados en lo profundo y sellados en un ataúd. Hay mucha degradación incompleta en ese proceso”.

“Estas cápsulas pueden ayudar a mantener algo de flujo de oxígeno en el sistema. Además, le aportan carbono a todo el sistema (por el bioplástico). Uno de los obstáculos y desafíos que plantea la descomposición de un cuerpo humano es que es muy rico en nitrógeno y, por eso, los microbios que tratan de descomponer todo ese nitrógeno necesitan algo de carbono para equilibrar el proceso”.

LEE: Irse al más allá con estilo: los originales ataúdes de Ghana

La 'Capsula Mundi' en el Festival de Ciencia Przemiany en Varsovia, Polonia, en el 2016.

La ley detrás del invento

“Creo que hay suficiente ciencia y consenso con respecto a estas opciones como alternativa viable para la vida del más allá”, agrega DeBruyen.

A medida que la investigación científica apoya soluciones verdes como la Capsula Mundi, la conciencia ambiental también ha ido rompiendo barreras culturales en torno a los entierros.

“En los últimos 24 meses ha habido un aumento en el interés en los entierros verdes. A medida que nuestros proveedores siguen creciendo, la gente es más consciente y hay mucho más interés en esta práctica”, sostiene Kate Kalanick, del Consejo de Entierros Verdes, organización de certificación ecológica para la industria de servicios fúnebres en América del Norte.

Kalanick relaciona ese aumento con la conciencia ambiental de los llamados baby-boomers y con el interés en qué pasará con sus cuerpos una vez mueran.

¿Pero, es legal? “Es legal en toda América del Norte. No existe ningún rechazo gubernamental o legislativo a los entierros verdes en Estados Unidos o en Canadá”, agrega Kalanick.

En otros lugares podría ser distinto: “En Italia, por ejemplo, este tipo de entierro no se permitiría”, dice Bretzel.

“Estamos recolectando firmas para pedir que se legalice. Pero sabemos que hay un largo camino por recorrer antes de cambiar las reglas”.