(CNN) – Desde la gigante mansión privada de El Gran Gatsby hasta la casa donde pasaron generaciones enteras de los Buendía en Cien Años de Soledad o el pequeño apartamento de Amélie en París: los lugares donde residen nuestros personajes de ficción favoritos suelen estar inspirados en propiedades de la vida real.

CNN rastreó algunos de los códigos postales más famosos de la historia literaria y cinematográfica para calcular cuál sería su valor en los mercados inmobiliarios actuales.

Cien años de soledad por Gabriel García Márquez (1967)

Reportado por el Ministerio de Cultura de Colombia

Precio: 350.000 dólares

La casa de Cien Años de Soledad por Gabriel García Márquez: el lugar en el que vivieron, amaron y murieron las generaciones enteras de la familia Buendía, que estaba en el pueblo ficticio de Macondo, se inspiró en la propiedad de los abuelos del premio Nobel de Literatura.

La casa en la que vivieron, amaron y murieron las generaciones enteras de la familia Buendía, que estaba en el pueblo ficticio de Macondo, se inspiró en la propiedad de los abuelos del premio Nobel de Literatura García Márquez, ubicada en Aracataca, Colombia. Ese fue el lugar donde el escritor creció.

“Ni mi madre ni yo, por supuesto, hubiéramos podido imaginar siquiera que aquel cándido paseo de sólo dos días iba a ser tan determinante para mí, que la más larga y diligente de las vidas no me alcanzaría para acabar de contarlo”, escribió García Márquez en su autobiografía Vivir para contarla, sobre el paseo que hizo a esa casa cuando era un joven.

Basado en los textos de García Márquez, el Ministerio de Cultura de Colombia gastó 350.000 dólares en 2010 para reconstruir la propiedad –que había sido demolida– y la abrió como museo en nombre del autor.

El Gran Gatsby por F. Scott Fitzgerald (1925)

Calculado por Maggie Keats, negociante asociada a la firma de bienes raíces Douglas Elliman

Precio: 25 millones de dólares

La casa de El Gran Gatsby en la novela de F. Scott Fitzgerald es un símbolo de la riqueza que vivió Estados Unidos en los años 20.

“En su jardín azul los hombres y las mujeres iban y venían como polillas entre los susurros y el champán y las estrellas", dice el narrador sobre la animada propiedad de Gatsby.

Una de las propiedades que se cree inspiró a Fitzgerald –así como a la adaptación cinematográfica del director Baz Luhrmann en 2013 – es la construcción Beacon Towers en Great Neck, Long Island, cerca de donde el autor vivió entre 1922 y 1924 y lugar en el que escribió los tres primeros capítulos de la novela.

Demolido en 1945, el edificio gótico perteneció a la sufragista y diseñadora arquitectónica Alva Belmont, que organizó fiestas opulentas para la élite de la ciudad.

Toda esta historia combinada con la fama literaria, habría aumentado aún más el precio de la mansión en este momento, explica Maggie Keats, negociante asociada de la firma de bienes raíces Douglas Elliman.

El maestro y Margarita por Mikhail Bulgakov (1967)

Calculado por la consultora inmobiliaria global Savills.

Precio: 120 millones de dólares

La famosa y morbosa escena del baile en la novela de Bulgakov se inspiró parcialmente en las fiestas salvajes que se celebraban en Spaso House, la residencia desde 1933 para quien sea embajador de Estados Unidos en Rusia.

Bulgakov y su esposa asistieron a uno de esos eventos en 1935, donde faisanes vivos, osos bebés, cabras y gallos se mezclaron con los invitados que asistieron en trajes elegantes de esmoquin y vestidos de gala.

Según Savills consultora inmobiliaria global, el valor de la Casa Spaso lo ubica en el 5% de los bienes raíces más caros de Moscú.

Pero a pesar de este hecho, el gobierno de Estados Unidos pagó sólo 3 dólares al año entre 1990 y 2004 por la renta de la propiedad. Este precio fijo fue establecido por un contrato de la era soviética, que se devaluó después del colapso de la URSS. El costo del alquiler ha cambiado desde entonces, pero se mantiene en secreto.

Sherlock Holmes por Sir Arthur Conan Doyle

Calculado por la consultora inmobiliaria global Savills

Precio: 5 millones de dólares

Cuando Conan Doyle escribió su serie del famoso detective, la calle Baker de la vida real en Londres se detuvo en los años 100: el número 221B no existía.

Para la década de 1930, momento en el que la calle volvió a ser numerada, el banco de la Abbey National Building Society recibió el notorio 221.

Y tal fue la cantidad de cartas dirigidas al famoso detective que recibió el banco, que la empresa optó por contratar a una secretaria que respondiera a las preguntas de los remitentes.

Una disputa sobre quien debería recibir tales misivas –si el Museo Sherlock Holmes, ubicado en la calle Baker 239 e inaugurado en 1990, o el banco– se resolvió cuando este último se mudó del edificio.

El Museo Holmes, que emula la casa del detective, está ubicado realmente entre los números 237 y 241 de la calle Baker, aunque un permiso especial de la Ciudad de Westminster le permitió poner su dirección como 221b.

El exorbitante precio actual de la propiedad pudo haber resultado todo un desafío incluso para el famoso detective, debido a la explosión del mercado inmobiliario en Londres durante los últimos 20 años.

Pippi Longstocking por Astrid Lindgren 

Calculado por la empresa de bienes raíces Erik Olsson Fastighetsförmedling.

Precio: 335.000 dólares

La heroína sueca de nueve años, Pippi, vive en Villa Villekulla con un mono, el señor Nilsson, y un caballo que normalmente se encuentra en la entrada. Uno de los principales tesoros de la casa es el árbol que produce agua de soda.

La casa que aparece en la imagen de arriba, construida para la serie de televisión de 1969 que se basó en los libros de Lindgren, es ahora el Museo Pippi Longstocking. Está situado en el corazón de un parque de atracciones en la pequeña ciudad de Kneippbyn, en la isla Gotland de Suecia.

Con ánimo de amar por Wong Kar-wai (2000)

Calculado por la agencia inmobiliaria Engel & Völkers

Precio: 1,16 millones de dólares

La trama y la átmosfera de esta película, un romance clásico, sucede en dos apartamentos pequeños, donde como vecinos Chow Mo-wan y Su Li-zhen se enteran de que sus respectivos cónyuges están teniendo una aventura amorosa.

Las típicas propiedades estrechas de Hong Kong reflejan la falta de privacidad de los personajes, que son constantemente espiados por otros vecinos y sus arrendatarios. Además, esta característica de los apartamentos desempeña el papel de catalizador para que los protagonistas se enamoren.

Pero también hay un contexto político. A principios de los años sesenta, la época representada en la película, miles de exiliados de Shanghai se trasladaron a Hong Kong, especialmente al barrio de North Point.

Muchos de ellos eran hombres ricos de negocios (como el esposo de Su) e intelectuales (como Chow), con la esperanza de que la estadía en Hong Kong sería temporal. Por eso, mantuvieron una vida separada de los locales, lo que explica el sentimiento de alienación de los personajes.

La agencia inmobiliaria Engel & Völkers estimó el valor de la propiedad basada en el precio de un apartamento de 80 metros cuadrados, que es el promedio en la zona tradicional de North Point, Hong Kong.

 

Drácula por Bram Stoker (1897)

Calculado por Propiedades de Transilvania.

Precio: 150 millones de dólares

El Castillo de Bran en Brasov (Rumania), que ahora pertenece la familia real del país, generalmente es asociado con el famoso vampiro Drácula y, en consecuencia, recibe 800.000 visitantes al año.

Sin embargo, no hay ninguna evidencia histórica para sustentar el mito alrededor del Castillo de Bran. Construido a principios del siglo XIII por los caballeros teutónicos, la propiedad no tiene ninguna conexión concreta con Vlad Tepes, el rey medieval de Valaquia que inspiró a Stoker para crear al famoso personaje del vampiro. Aunque Tepes ordenó el asesinato de muchos sajones en Brasov, no se sabe si alguna vez puso un pie en el castillo.

Sin embargo, la revista Forbes consideró que la propiedad fue la vivienda europea más cara de 2007.

Los agentes inmobiliarios rumanos de Transylvanian Properties usaron esa cifra para hacer su cálculo sobre el precio actual del castillo, teniendo en cuenta las remodelaciones y posteriores ampliaciones.

Amélie por Jean-Pierre Jeunet (2001)

Calculado por la consultora inmobiliaria global Savills.

Precio: 400.100 dólares

La extravagante representación que hace esta película de la vida parisina contemporánea gira en torno a Amélie Poulain, una tímida camarera que vive en un pequeño apartamento de Montmartre.

Con sus paredes de color carmesí, sus réplicas de pinturas renacentistas y su lámpara de mesa en forma de cerdo, el piso refleja el atrevimiento y el encanto de Amélie.

El barrio pertenece al distrito 18, en el norte de París, cerca de la basílica del Sacre-Coeur, el cabaret Moulin Rouge y un museo sobre Dalí. Montmartre se hizo famoso como un centro de encuentro entre artistas, donde los pintores Pablo Picasso y Vincent Van Gogh vivieron por las rentas baratas.

Pero ese ya no es el caso del barrio: el aumento general de los precios de bienes raíces en París, así como el turismo y las renovaciones municipales en la zona, llevó a un aumento del 260% en los precios de las propiedades de 2000 a 2016, según la agencia MeilleursAgents.

Las locaciones donde sucede Amélie hacen parte de la ruta que recorren los turistas. Además, la película podría haber jugado un papel en el aumento del costo para las propiedades en Montmartre.

Memorias de África por Karen Blixen (1937)

Calculado por la consultora de bienes raíces Ryden International

Precio: 7 millones de dólares

En sus memorias, la autora danesa Karen Blixen describió detalladamente la granja de Nairobi donde vivió entre 1917 y 1931. Un relato que más tarde fue llevado al cine con una película del mismo nombre, estrenada en 1985 y protagonizada por Meryl Streep.

Después del regreso de Blixen a Europa, la casa tuvo varios dueños hasta que en 1964 el gobierno danés la compró y se la entregó al gobierno de Kenia como un regalo de independencia.

Inicialmente, el gobierno utilizó la construcción como la residencia del director de una universidad, pero decidió destinarlo a ser la sede de un museo en 1986, después del éxito de la producción cinematográfica.

La película, sin embargo, fue filmada en otra casa de Kenia, que perteneció previamente a Ngina Kenyatta, viuda del primer presidente del país africano Jomo Kenyatta.

Y uno que es realmente ficticio: Hogwarts por J.K. Rowling

Calculado por la consultora inmobiliaria global Savills.

Precio: 2,5 millones de dólares

Hogwarts es el centro del mundo de Harry Potter. Construido en las Tierras Altas de Escocia en 993 después de Cristo, según los textos de su creadora J.K. Rowling, este antiguo castillo en ruinas cuenta con 142 escaleras, amplias torres, torrecillas y bosques, así como un campo de quidditch y un lago.

Las películas de la saga de Harry Potter necesitaron varios lugares en Inglaterra para recrear la magia de Hogwarts, incluyendo la sala de banquetes del Colegio de Cristo y la Biblioteca de Bodleian en Oxford, la Catedral de Gloucester y el Castillo de Alnwick en el condado de Northumberland.

Por todo esto, CNN le pidió a un experto en bienes raíces que estimara el valor aproximado del edificio de ficción solamente, excluyendo campos y bosques, y suponiendo que estuviera ubicado en las Tierras Altas de Escocia.