(CNN) - La pizza es saludable. Y no es saludable.

Dependiendo del tipo de corteza, la cantidad de queso y los ingredientes utilizados, la pizza puede clasificar en cualquier lugar desde nutricionalmente decente a un desastre de la dieta.

Incluso las pizzas sanas proporcionan una buena cantidad de sodio de la salsa de tomate y el queso, por lo que si estás reduciendo tu consumo de sal, debes comer con precaución. Por supuesto, el tamaño de la rebanada y el número de rebanadas que comes también cuenta.

Los puntos a favor de la pizza incluyen el hecho de que ofrece calcio del queso y licopeno de los tomates, que ayuda a combatir las enfermedades. Y la corteza de pizza hecha con harina de trigo integral (incluida la harina de trigo integral blanca) es más saludable que la corteza blanca regular, ya que ofrece granos enteros y fibra y se digiere más lentamente que los granos refinados.

Pero lo que pones en tu pizza puede afectar significativamente su valor nutricional. Ingredientes tales como peperoni, salchichas y queso extra pueden aumentar la grasa saturada, el sodio y las calorías, mientras que las rebanadas con cortezas más finas y cubierto con verduras tienden a ser más bajos en calorías, grasas saturadas y sodio.

Por ejemplo, un pedazo grande de la Thin 'N Crispy Veggie Lovers Pizza de Pizza Hut tiene 240 calorías, 4 gramos de grasa saturada y 710 miligramos de sodio. Sin embargo, una porción grande de la cadena de Meat Lovers Pan Pizza con salchichones, salchichas, jamón, tocino, cerdo y ternera tiene 480 calorías, 10 gramos de grasa saturada y 1.180 miligramos de sodio.

Las pizzas congeladas pueden ser una cena conveniente, pero también pueden variar en términos de ingredientes y valor nutricional, especialmente sobre la cantidad de sodio, por lo que es importante leer las etiquetas con cuidado (algunas contienen pequeñas cantidades de grasas trans). Las pizzas sin productos lácteos y sin gluten están disponibles, pero como con sus contrapartes tradicionales, si son saludables o no depende también de los ingredientes.

Cuando se trata de niños y pizza, un estudio reciente concluyó que el consumo de pizza entre niños y adolescentes se asoció con una mayor ingesta diaria de calorías y una mayor ingesta de grasas saturadas y sodio. El estudio también encontró que cuando la pizza se come como una merienda o de restaurantes de comida rápida, tiene un mayor impacto negativo en la ingesta de calorías.

La pizza consumida en las escuelas no afectó significativamente la ingesta de calorías de los niños, probablemente porque puede que no sea nutricionalmente diferente de otros platos en la escuela escuela, según los autores del estudio.

Si disfrutas de la pizza regularmente, intenta hacerlo en casa usando ingredientes más saludables, como panecillos ingleses de trigo integral, queso mozzarella parcialmente desnatado y salsa de tomate sin sal añadida. Y no te olvides de ponerle un montón de verduras; entre más colorida, será mejor.