(CNN Español) - En una carta dirigida a los obispos de Venezuela, el papa Francisco reiteró que sigue "con gran preocupación" la situación en ese país y que los problemas se pueden solucionar "si hay voluntad de establecer puentes". 

"Les aseguro que estoy siguiendo con gran preocupación la situación del querido pueblo venezolano ante los graves problemas que le aquejan, y que siento un profundo dolor por los enfrentamientos y la violencia de estos días, que han causado numerosos muertos y heridos, y que no ayudan a solucionar los problemas, sino que provocan más sufrimiento y dolor", dijo el papa en la carta, con fecha del 5 de mayo y dada a conocer por la Conferencia Episcopal Venezolana.

"Sé que también ustedes, queridos hermanos, comparten la situación de su pueblo, que junto con los sacerdotes, las consagradas y consagrados y los fieles laicos sufren por la falta de alimentos y medicinas, y que algunos, incluso, han soportado ataques personales y actos violentos en sus iglesias", añadió.

Francisco, en la carta, manifiesta su solidaridad con los obispos venezolanos y les agradece sus llamados a evitar "cualquier forma de violencia, a respetar los derechos de los ciudadanos y a defender y promover la dignidad humana y los derechos fundamentales".

"Igual que ustedes, estoy persuadido de que los graves problemas de Venezuela se pueden solucionar si hay voluntad de establecer puentes, de dialogar seriamente y de cumplir con los acuerdos alcanzados", dijo el papa.

La misiva se conoce a una semana de que el papa, a su regreso al Vaticano de su viaje a Egipto, se refiriera a la crisis en Venezuela y dijera que la oposición venezolana está dividida, algo que no sentó bien a la oposición.