(CNN Español) – El gobierno de Costa Rica está bastante preocupado por el rearme que adelanta el vecino país de Nicaragua.

Este lunes, el presidente costarricense Luis Guillermo Solís aseguró, durante la visita oficial que realiza en España, que “se ha reiniciado un proceso de armamentismo en Nicaragua que no veo cómo se justifica de ninguna manera, ejercicios combinados con la flota rusa, por ejemplo, en aguas territoriales nicaragüenses”, según lo reportó la agencia AFP citando las palabras del mandatario durante un evento.

A mediados de abril pasado trascendió a través de los medios oficiales rusos que Moscú realizará pronto ejercicios tácticos en Nicaragua con fuerzas aerotransportadas. Por su parte, las agencias Sputnik y RIA Novosti revelaron que  ambos países tienen un contrato por 80 millones de dólares para que a la nación latinoamericana lleguen 50 tanques T-72B1 rusos. Así se lo aseguró a las dos agencias rusas un vocero del Centro de Análisis delComercio Mundial de Armas.

El funcionario también recordó que en 2014 Moscú le entregó a Managua 12 sistemas de defensa antiárea ZU-23-2 y que años antes le había suministrado cuatro lanchas patrulleras 14310 Mirazh, un lote de vehículos blindados GAZ-2330 Tigr, dos helicópteros MI-17V-5, dos barcos misileros del proyecto 1241.8 Molnia con proyectiles y varios aviones de combate y entrenamiento Yak-130. Global Fire Power, un sitio de recopilación y análisis de datos militares, registró que tiene una fuerza de hombres disponibles de casi tres millones de personas, siendo un país con una población de 5,96 millones de habitantes. Además, cuenta con 253 carros de guerra blindados, 163 sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes y un presupuesto para defensa de 44,2 millones de dólares.

Algo que contrasta con el hecho de que Costa Rica no tenga ejército desde 1948.

La relación entre Rusia y Nicaragua data de largo tiempo. Los dos países comenzaron a compartir una visión política del mundo desde la década de 1980, durante el primer mandato de Daniel Ortega, de 1985 a 1990, en pleno apogeo de la Revolución Sandinista. Una situación que se congeló con la desintegración de la Unión Soviética y la llegada al poder de otros mandatarios nicaragüenses. Sin embargo, para 2007, cuando Ortega volvió a la presidencia, se reanudó.

En 2014 Putin realizó una visita a Nicaragua en la que aseguró que el país centroamericano es uno de sus más cercanos aliados en América Latina y, por su parte, Ortega sostuvo que admira la lucha que Rusia lleva a cabo para lograr la paz del mundo. En ese encuentro se acordó que Rusia financiaría un centro de entrenamiento militar para luchar contra el narcotráfico.

El pasado 12 de enero, el presidente de Nicaragua, durante un encuentro con el ministro del Interior de Rusia, Vladimir Kolokoltsev, que la agenda a trabajar con ese país es muy amplia y ahí está avanzando en "las relaciones con el Ministerio de Gobernación, la Policía. Fortalecer estas instituciones significa fortalecer la capacidad del país en beneficio de la seguridad de las familias nicaragüenses. Igual, fortalecer al ejército es fortalecer las capacidades para garantizar la seguridad de las familias nicaragüenses". También añadió que el principal problema que enfrenta la región es la lucha contra el narcotráfico y contra el crimen organizado.

En este sentido, el mandatario Ortega indicó que en los esfuerzos de su país hacia la seguridad, estabilidad, paz, desarrollo, y empleo "nos sentimos muy bien acompañados por el presidente Putin, por el Gobierno y el pueblo de la Federación Rusa, que han venido a incorporar en un corto tiempo recursos que le ayudan a Nicaragua a desarrollarse".

Además, es claro que oficiales de ambas naciones han mantenido reuniones al respecto. El pasado 11 de enero, como lo reportó el portal del gobierno El Pueblo Presidente, la comandancia del Ejército nicaragüense recibió al ministro del Interior ruso. En esa visita el jefe de la institución militar, general Julio César Avilés Castillo, "detalló parte de la labor que desarrollan las fuerzas armadas en pos de servir a la población nicaragüense". Un mes antes, el ejército recibió al viceprimer ministro de Rusia y junto con el general Avilés "abordaron temas de interés común y aspectos referidos a la cooperación, destacándose los fortalecidos lazos de amistad existentes entre las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia y el Ejército de Nicaragua".

Tensiones en la región

El presidente Solís indicó que la relación entre Costa Rica y Nicaragua ha sido “muy tensa”. Una situación que atribuyó a que “nosotros tenemos un régimen pluralista, tenemos un régimen democrático muy asentado, que no creo que Nicaragua tenga”. De ahí que, continuó el mandatario, “somos países cuya relación está muy tensada por esta percepción distinta de nuestros modelos políticos”. Además, si bien no consideró que las medidas nicaragüenses puedan representar una amenaza frontal para la nación que dirige, Solís sí cree que “la relación entre los gobiernos sigue siendo fría” y está “muy tensada”.

Una situación que había sido advertida desde abril pasado por el jurista, ensayista y miembro del Movimiento por Nicaragua Carlos Tünnermann, quien le aseguró a CNN en Español que “hay mucha preocupación porque los países vecinos pueden ver este incremento del armamentismo en Nicaragua como una potencial amenaza”. Algo que, a su consideración, puede “desatar una carrera armamentista” en Centroamérica. Más cuando Nicaragua es el único país en Centroamérica  que actualmente mantiene vínculos militares con Rusia.

La cercana colaboración entre Rusia y Nicaragua en el ámbito militar puede terminar por tensionar las relaciones del país latinoamericano con Washington. El diputado opositor nicaragüense Eliseo Núñez le explicó a CNN en Español en abril que “el interés de Rusia es militar, el interés de Rusia es rearmar al Ejército. En el momento en que esto se vuelva una amenaza real, nosotros somos los que vamos a estar en un problema, los nicaragüenses, no los rusos ni lo estadounidenses”. Según un informe del Banco Central de Nicaragua, desde el 2007 Rusia le ha entregado a este país un total de 151,2 millones de dólares, en concepto de donaciones.

Costa Rica y Nicaragua: ¿una larga disputa?

Las relaciones entre los dos países centroamericanos llevan varios años marcadas por la tensión. Una de las más recientes fue por la disputa del territorio conocido como Isla Portillo o Isla Calero. En diciembre de 2015, la Corte Internacional de Justicia de La Haya falló a favor de Costa Rica en el litigio y reconoció la soberanía del país sobre la isla. Además, determinó que Nicaragua causó daños irreversibles por la construcción de un canal hacia el río San Juan. Como parte de sus decisiones, el alto tribunal señaló que si bien Nicaragua tiene derecho a realizar dragados en el río San Juan, tendría que indemnizar a Costa Rica por los daños que pudo haber causado por las obras. El conflicto limítrofe data desde 2010.

"No es la primera vez que la CIJ falla a favor de Costa Rica en un diferendo con Nicaragua y este es un recurso al que hemos apelado al ser del derecho internacional nuestra única defensa al carecer de fuerzas armadas”, indicó en su momento el presidente Solís.

En agosto de 2013, la entonces mandataria del país, Laura Chinchilla, sostuvo que el gobierno nicaragüense ha actuado con "gran hostilidad" hacia Costa Rica en lo relacionado a una disputa territorial entre ambas naciones. En entrevista con Fernando del Rincón de CNN en Español, Chinchilla aseguró que "tenemos al frente, los costarricenses, un gobierno en Nicaragua que ha venido actuando con gran hostilidad en contra de valores tan fundamentales como la convivencia pacífica entre las naciones y el respeto a la soberanía que los costarricenses merecemos como cualquier otra nación”.

Las declaraciones de Chinchilla se produjeron después de que una semana antes el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunciara la posibilidad de reclamar la provincia costarricense de Guanacaste ante la Corte Internacional de Justicia, lo que San José rechazó de forma contundente.

Por otro lado, para su información nosotros hemos solicitado entrevistas con el gobierno para hablar al respecto y no hemos recibido respuesta. El mes pasado, también solicitamos una entrevista a la Embajada de Rusia en Managua, pero tampoco nos respondieron.

CNN en Español ha tratado de obtener una entrevista con el gobierno de Nicaragua y con la Embajada de Rusia en Managua para ampliar la información al respecto, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta.