(CNN Español) - La suerte de casi 7.000 niños que, según las cifras oficiales más recientes, están a la espera de ser adoptados en Colombia podría comenzar a definirse este miércoles, cuando llegue a la Cámara de Representantes un proyecto que propone convocar un referendo para que los colombianos voten si limitan esa opción solamente a parejas heterosexuales, lo que impediría que parejas del mismo sexo y personas solteras, viudas o divorciadas puedan adoptar.

El proyecto, que ha levantado una gran controversia y es presentado por la senadora Viviane Morales, del Partido Liberal, llega al tercero de los cuatro debates que por ley debe cumplir en el Congreso, antes de seguir su camino hacia la Corte Constitucional y, ahí sí, llegar a las urnas. En los dos anteriores debates (en el Senado), obtuvo los votos necesarios para ser aprobado.

Morales ha dado la pelea para que los colombianos decidan con su voto si revierten un histórico fallo de la Corte Constitucional que, en noviembre de 2015, dictaminó que ninguna persona homosexual podía ser excluida de un proceso de adopción. Eso les abrió la puerta para adoptar menores que han sido abandonados por sus padres y están en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la entidad estatal encargada del proceso de adopción y del cuidado de los niños y adolescentes que no tienen un hogar.

Desde entonces, Morales lidera la iniciativa "Firme por papá y mamá", por medio de la cual recogió más de 2 millones de firmas que en marzo del año pasado llevó a la Registraduría Nacional, que luego de un proceso de verificación las avaló y aprobó que la senadora presentara el proyecto ante el Congreso.

Los principales argumentos de la senadora siempre han girado en torno a dos temas. Según ella,

  • Solo con la adopción por parte de parejas constituidas por un hombre y una mujer se les puede garantizar a los niños la protección de sus derechos fundamentales y...
  • El referendo propuesto es la oportunidad de derrotar algo que la oposición al actual gobierno del presidente Juan Manuel Santos y los miembros de varias iglesias del país –entre ellas la iglesia cristiana a la que pertenece la senadora Morales– han llamado “ideología de género”, gracias a la cual aseguran que se destruyen los valores familiares.

Desde el año pasado la senadora se ha referido a este aspecto, que resultó confirmado por un audio que les envió de manera privada a varios pastores cristianos por WhatsApp y que fue filtrado por la mayoría de medios colombianos este lunes, como El Tiempo, La W Radio, Caracol Radio y El Espectador.

El equipo de prensa de la senadora le confirmó a CNN en Español la autenticidad del audio, en el que además invita a los pastores cristianos a unirse “en ayuno y oración porque son las armas de nuestra batalla, de nuestra milicia y serán las armas inderrotables” para sacar adelante el referendo.

“La adopción no es un derecho fundamental ni un derecho de los adultos, si fuera así yo le podría exigir al Estado que me dé un niño en adopción. El derecho que estamos defendiendo es el de los niños que deben tener una familia”, le explicó Morales a CNN en Español en 2016 cuando realizaba el proceso de recolección de firmas.

Un debate social y político

“Me parece increíble que la senadora haga un referendo que afecta a los solteros y a los niños con el único objetivo de discriminar a la población LGTBI. Ella dice que lucha contra la ideología de género, pero ese es un término vacío, una salida fácil y absolutamente populista para generar miedo y pánico en la gente”, le dijo a CNN en Español Marcela Sánchez, directora de la ONG Colombia Diversa, y quien se opone al proyecto.

Morales ha encontrado el apoyo de varios congresistas, sobre todo de los partidos Centro Democrático y Conservador, además del Movimiento Político MIRA (formado por pastores de varias iglesias cristianas).

“Apoyo el referendo porque es una decisión que moldea a la sociedad colombiana. ¡Qué mejor que la sociedad, bien informada, pueda pronunciarse sobre un tema tan importante, porque es muy importante que los hijos tengan un referente masculino y femenino en su formación!”, le comentó a CNN en Español María del Rosario Guerra, senadora por el Centro Democrático, que lidera el expresidente Álvaro Uribe.

“No le podemos tener miedo a la democracia en temas tan importantes”, añadió.

Guerra también reconoce que hubiera querido que el proyecto no excluyera a las personas solteras, pero cuando en el Congreso aumentó la oposición a ese punto de la propuesta ya no podía cambiarse la redacción de la pregunta aprobada por la Registraduría.

“Sabemos que hay padres solteros maravillosos y no quisiéramos que quedaran limitados por este referendo, pero bueno, a pesar de eso, apoyamos el proyecto porque lo fundamental es proteger a la familia conformada por un hombre y una mujer, que deben amarse, respetarse y procrear. Las personas con identidades sexuales diferentes tienen todo el derecho a vivir juntas, merecen todo el respeto, tienen otros derechos, pero no pueden tener hijos”, asegura la senadora del Centro Democrático.

La oposición del Gobierno

Sin embargo, el Gobierno se ha opuesto de manera abierta a la propuesta de convocar el referendo para prohibir que las parejas homosexuales y las personas solteras puedan adoptar.

Hasta el mismo presidente Juan Manuel Santos decidió intervenir en la discusión y este lunes le pidió a la Cámara de Representantes que la “vote negativamente”. En una entrevista con RCN Radio, Santos dijo que el debate que se ha dado sobre el tema “es tergiversado y mentiroso” y aseguró que la propuesta de referendo es “inconstitucional”.

“Yo he escuchado que están acusando a todos los que están en contra del referendo de estar defendiendo la ideología de género. Eso es absolutamente falso y una tergiversación del debate”, aseguró Santos.

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, le pidió la semana pasada al Congreso no aprobar la iniciativa por ser “inconstitucional e inconveniente”, ya que “desconoce derechos fundamentales de personas cuyas condiciones y situación se encuentran protegidas por la Constitución”.

Y el Ministerio de Salud envió en abril pasado un concepto que afirma que “no existe evidencia según la cual la adopción por parejas del mismo sexo acarree riesgos para el bienestar y la salud de los menores de edad”, otro de los argumentos de la senadora Morales y quienes defienden la propuesta de referendo.

“El único factor diferenciador en el bienestar de menores adoptados o criados por parejas del mismo sexo está en el estrés y las dificultades que pueden causar las restricciones legales y el estigma”, se lee en el concepto del Ministerio, que también cita a la Academia Americana de Pediatría.

En 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de considerar a la homosexualidad como una enfermedad.

Incluso organizaciones internacionales de derechos humanos se han pronunciado al respecto. José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, le dijo en una carta enviada al Congreso colombiano el 28 de abril pasado que, de aprobarse el proyecto, “constituiría un grave retroceso para los derechos de personas LGBTI en Colombia y supondría una discriminación arbitraria contra los solteros por su estado civil”.

“Está basado en presunciones infundadas, prejuicios y estereotipos discriminatorios sobre la orientación sexual o el estado civil de una persona para determinar si es adecuada para ser padre o madre”.

¿Mayorías sobre minorías?

Su argumento lo comparten activistas y defensores de los derechos de la comunidad LGBTI en Colombia. “El proyecto genera inequidades (...) es inconveniente en el marco normativo colombiano y también en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ya se ha pronunciado respecto a que las mayorías no pueden decidir los derechos de las minorías, porque eso atenta directamente contra el principio de la democracia”, le dijo a CNN en Español Elizabeth Castillo, abogada colombiana y coordinadora del Grupo de Apoyo a Mamás Lesbianas.

Según ella, los niños que esperan ser adoptados “no fueron abandonados por parejas homosexuales sino heterosexuales” y es necesario que “encuentren a alguien que los rodee de amor en su proceso de crianza” sin importar su orientación sexual.

“Nadie se plantea qué pasa con los niños que no son adoptados cuando cumplen los 18 años, salen del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y quedan desprotegidos, en la calle, sin hogar”, afirma.

Para el también abogado Germán Mauricio Rincón Perfetti, el referendo que propone la senadora Morales es antidemocrático, “porque la democracia no es el poder de las mayorías, pues de ser así las mayorías aplastarían a las minorías étnicas, religiosas, culturales, filosóficas o políticas”. La única democracia que existe, dice, “es la que respeta a las minorías”. Que en este caso son los niños en situación de vulnerabilidad.

Rincón alude, además, al “trasfondo religioso” del proyecto que se tramita en el Congreso, pues según él hace parte de grupos religiosos cristianos que quieren “imponerles a 49 millones de colombianos una figura de familia traída de una religión específica”, conformada exclusivamente por el matrimonio o la unión marital o de hecho entre un hombre y una mujer.

“En conclusión, este proyecto no les sirve a los niños del ICBF, no le sirve al presupuesto (por los altos costos en los que incurriría el referendo), no le sirve a la democracia ni le sirve a los derechos humanos”, sentencia el abogado.

La voz de la ciencia

En su exposición de motivos para buscar la aprobación del proyecto, Morales también ha citado estudios que, según afirma, demuestran que no es bueno que un hijo crezca en un hogar con dos madres o dos padres o en uno donde solo hay una figura materna o una paterna.

Senadora colombiana Viviane Morales. (Foto tomada de la página web de la senadora).

Los estudios en más de 13 países dicen que los hijos que crecen en hogares más estables son aquellos en los que hay hombre y mujer: tienen mejores resultados en la escuela, menos posibilidad de caer en el alcoholismo, en drogadicción, menos riesgo de embarazos adolescentes y delincuencia juvenil”, le dijo la senadora a CNN en Español en 2016.

“Claro, también hay otros estudios que pueden explorar otras posiciones, pero el Estado no se puede poner a jugar ni a hacer experimentos sociales donde los conejillos de indias son los niños más vulnerables”.

Sin embargo, el autor de uno de esos estudios le envió una carta al Congreso colombiano el año pasado, en la que rechazaba que Morales hubiera usado apartes del mismo y lo hubiera tergiversado para sustentar sus tesis. Se trata del estadounidense Kyle Pruett, psiquiatra infantil, que en su investigación Role of the Father plantea la importancia de la figura masculina en la crianza de los menores.

“Me sorprendió y me decepcionó saber que la senadora Morales usó mi investigación para sustentar su oposición al matrimonio y eventual adopción de parejas del mismo sexo porque no hay nada en mi investigación que lo soporte”, le dijo Pruett a la revista Semana en ese momento. “Yo hablo de la importancia de los hombres en la vida de los niños, sin insistir en que tengan un lazo biológico, que deban ser heterosexuales, o siquiera deban estar casados. Ella y su equipo de trabajo han escogido unas cuantas frases de mi trabajo que le servían perfectamente para apoyar su tesis y persuadir desde la ciencia”.

“Soy cristiano, conozco las escrituras, y me preocupo profundamente por los niños que necesitan familias. Y me parece trágico agarrarnos de este tema para negarles esa oportunidad. El debate sí terminó. Hay ciencia, excelente ciencia producida" al respecto, aseguró Pruett.

Así, con un ambiente cada vez más tenso en el plano político y buena parte de la opinión pública debatiendo sobre el tema, el proyecto de referendo para prohibir la adopción por parte de parejas homosexuales en Colombia buscará ganar este miércoles su tercera batalla, en una guerra larga, a la que cada vez se suman más actores.