Washington (CNN) - Las detenciones en la frontera entre Estados Unidos y México alcanzaron un mínimo en abril pasado, siguiendo una tendencia descendente en los primeros meses del gobierno de Donald Trump.

El número de personas que fueron capturadas cuando trataban de cruzar ilegalmente la frontera sur se redujo un 9% en abril, según los nuevos datos entregados este martes por el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

La disminución en el número de personas detenidas en la frontera sur ha sido interpretada como una señal de que la retórica del presidente Donald Trump y la agresiva presión para cumplir las leyes inmigratorias están surtiendo efecto: disuadir a potenciales migrantes de que hagan la travesía hacia el norte, para tratar de entrar ilegalmente en Estados Unidos.

MIRA: Inmigrantes varados en Tijuana construyen una 'Pequeña Haití' en zona de riesgo

 

En abril, hubo un total de 11.129 detenciones en la frontera sur. Ese es el número más bajo en los últimos 17 años de información disponible del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos y representa el tercer mes consecutivo con menos capturas.

Antes del gobierno de Trump, y desde el año 2000, el mes con menos detenciones era diciembre del 2011, cuando se realizaron 18.983 arrestos en la frontera sur.

Las detenciones cayeron un 62% con respecto a abril del 2016, aunque una variedad de factores, entre ellos el clima y la economía, pueden hacer que esos números fluctúen.

La disminución del 9% entre marzo y abril es ligeramente menor que la caída de dos dígitos registrada en los tres primeros meses del año. Eso podría indicar que los números se están acercando a uno de sus niveles más bajos, y los meses de verano suelen traer un aumento en las detenciones, que generalmente se usan como barómetro del flujo y reflujo en los cruces fronterizos.

El vocero del Departamento de Seguridad Nacional David Lapan les dijo a los reporteros este martes que el gobierno cree que las políticas inmigratorias y las declaraciones públicas han tenido un efecto disuasivo, y aseguró que los inmigrantes potenciales en Centroamérica “están esperando y viendo qué pasa, más que lanzándose a hacer la travesía hacia el norte”.