(CNN Español) - La situación de Venezuela se coló el martes en el pleno del Congreso de los Diputados español, en un acalorado debate a raíz de una proposición no de ley ante la "grave crisis institucional" que vive el país sudamericano.

La proposición fue presentada por el grupo parlamentario del conservador Partido Popular (PP), actualmente en el gobierno, y será votada el jueves. Dicha proposición instaría al gobierno español a exhortar "al gobierno venezolano a asumir responsabilidades con el fin de lograr el respeto de la democracia y el diálogo efectivo entre los poderes del Estado" y "garantizar la separación de poderes y el Estado de Derecho, las libertades, los principios democráticos, y los Derechos Humanos así como la convocatoria de elecciones previstas por el ordenamiento jurídico y constitucional del país".

También emplaza al gobierno liderado por Mariano Rajoy a impulsar en colaboración con otros actores internacionales y regionales la búsqueda de soluciones y "exigir al gobierno venezolano la inmediata liberación de todos los presos políticos".

Vista general del Congreso de los Diputados (JAVIER SORIANO/AFP/Getty Images)

Dicha proposición levantó duras críticas de parte de la oposición, que la tildó de "hipócrita" o "máquina de humo" en medio de los recientes casos de corrupción que ocupan los titulares en el país. Una de las intervenciones más duras contra el PP fue la de Pablo Bustinduy, portavoz de Asuntos Exteriores de Unidos Podemos, coalición de izquierda conformada por Podemos e Izquierda Unida.

"Una y otra vez repiten la misma jugada como los malos futbolistas que sólo tienen un regate", espetó Bustinduy en su intervención. "Hoy tras cuatro semanas de silencio parlamentario en medio de una ciénaga irrespirable de corrupción, la primera iniciativa que trae el PP no es para dar explicaciones ni asumir responsabilidades, es sobre Venezuela", agregó.

Bustinduy se refirió a la detención el pasado 19 de abril del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en medio de una trama de corrupción en la empresa pública que gestiona el agua en dicha región. González gobernó la Comunidad de Madrid con el PP entre 2012 y 2015. En su declaración ante el juez antes de que le dictara prisión sin fianza, González negó cualquier irregularidad en la gestión de la empresa pública del agua, según reportó la agencia Efe.

El diputado de Podemos criticó que en medio de la noticia sobre la detención de González, el portavoz del grupo popular en la Cámara de Diputados se dijera preocupado por la situación en Venezuela.

Bustinduy también criticó que el texto presentado por el PP ante el Congreso, "no incluye una sola propuesta viable para ayudar a solucionar la difícil situación que vive Venezuela". Agregó que en lugar de querer buscar una "solución política, dialogada", el PP solo "echa gasolina al fuego".

"Ustedes lo único que quieren es hacer ruido y desviar la atención desesperadamente, pero el problema que tienen es de tal magnitud que ni siquiera eso les va a salir bien".

La detención de González ocurrió un día después de que se conociera que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, tendrá que declarar como testigo en el juicio por el caso Gürtel, otra trama de corrupción que salpica al Partido Popular.

Por su parte, el diputado del Partido Popular Fernando Martínez-Maillo instó a Podemos a que "rompan de una vez los anclajes con Venezuela, a que rompan las ataduras y suelten la mano que les dio de comer en su momento, para que en vez de ser coherentes con el régimen de Maduro sean coherentes con la libertad, la democracia y la defensa de los derechos fundamentales".

El Partido Popular ha acusado en numerosas ocasiones a Podemos de recibir financiación ilegal de Venezuela, pero todas las denuncias presentadas hasta el momento fueron archivadas en los tribunales. En su intervención, Bustinduy calificó las denuncias sobre financiación irregular como "falsas" y dijo que todas habían sido rechazadas porque no contenían "ni un solo gramo de verdad".

El Partido Popular contará para su iniciativa con el apoyo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y del centrista Ciudadanos. La coalición Unidos Podemos anunció que dividirá su voto: Podemos se abstendrá, mientras que Izquierda Unida votará en contra.

A principios del pasado mes de abril, una declaración institucional sobre la "grave situación política" en Venezuela, presentada en esa ocasión por los socialistas, no fue aprobada por la oposición de Unidos Podemos y por los nacionalistas catalanes de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC).

Venezuela lleva en un estado de malestar generalizado desde el 29 de marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela (TSJ) emitió una sentencia para asumir las competencias de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, lo que se ha sumado a los problemas sociales y de desabastecimiento de productos básicos.La oposición se indignó y calificó la medida como un golpe. Tres días después, el alto tribunal dio marcha atrás, pero el descontento de los venezolanos no se detuvo y han seguido saliendo de manera masiva a las calles.

Las protestas se han vuelto violentas a veces y 36 personas han muerto, según el Ministerio Público de Venezuela; más de 750 han resultado heridos. Algunas de las muertes se han relacionado con las protestas, mientras que otras ocurrieron durante actos de vandalismo ajenos a los disturbios políticos.