(CNN Español) - La prisión hospitalaria bajo la que se encuentra el exdictador panameño Manuel Noriega fue prorrogada por un año, según la orden de una jueza durante una audiencia celebrada el martes.

Noriega se encuentra bajo custodia en el Hospital Santo Tomás, después de ser sometido a una operación para extirparle un tumor cerebral el pasado 7 de marzo. Durante la operación se presentaron complicaciones y Noriega sufrió una hemorragia cerebral severa, por lo que los doctores lo sometieron a un coma inducido. No se han dado detalles sobre el estado del exdictador, pero su abogado, Ezra Ángel, dijo a mediados de marzo que su condición era crítica.

Manuel Noriega a su llegada al centro penitenciario Renacer en 2011. (Crédito: RODRIGO ARANGUA/AFP/Getty Images)

La jueza Katherine Pitti de Molina ordenó al hospital que envíe un informe médico legal cada mes, y "si los informes indican que su salud ha evolucionado de forma satisfactoria, se hará una audiencia para hacer las modificaciones de rigor, y si señalan lo contrario de igual forma se fijará fecha de audiencia para determinar lo que en derecho corresponda".

Además, la jueza dispuso que las medidas de supervisión y control serán comisionada al juez de Cumplimiento de Panamá.

El abogado de Noriega había solicitado conceder de manera permanente la medida de arresto domiciliario.

Por otro lado, Pitti de Molina ordenó iniciar las investigaciones sobre la realización y filtración de unas fotos de Noriega en la unidad de cuidados intensivos, en la cual "se violó el derecho a la intimidad". Según el comunicado de la jueza, las unidades de policía que custodian a Noriega tienen prohibida la entrada a la habitación sin autorización judicial, así el personal médico que no esté en turno, y tampoco está permitido el acceso a la habitación con cualquier aparato tecnológico de comunicación.

Noriega, de 83 años, está pagando una condena de 20 años por violaciones a los derechos humanos. En enero de 2017 las autoridades judiciales aceptaron otorgarle un arresto domiciliario por la cirugía a la que debía ser sometido.

Se convirtió en el hombre fuerte de Panamá en los ochenta, tras la muerte de Omar Torrijos en un accidente aéreo en 1981. Para 1983 controlaba tanto las fuerzas armadas como el gobierno civil panameño.

En 1988 Noriega fue acusado en Estados Unidos por cargos de lavado de dinero y narcotráfico. Fue acusado de tener vínculos con el cartel de Medellín del capo colombiano Pablo Escobar y obtener una fortuna multimillonaria por esa relación.

En medio de crecientes disturbios en Panamá, el entonces presidente estadounidense George H.W. Bush ordenó la invasión de Panamá en diciembre de 1989, asegurando que el régimen de Noriega era una amenaza para la vida y la propiedad de los estadounidenses. Noriega huyó de su oficina y trató de buscar refugio en la embajada de El Vaticano en Ciudad de Panamá. Los soldados colocaron altavoces a todo volumen alrededor del complejo como táctica psicológica. Finalmente se rindió el 3 de enero de 1990, y fue escoltado a Estados Unidos para un juicio civil, donde cumplió una condena de 20 años.

En 2010 llegó a Francia, donde cumplió una condena por blanqueo de capital, antes de ser extraditado a Panamá, en diciembre de 2011, donde cumple condena por violaciones a los derechos humanos.