(CNN) - El secretario de Justicia de Estados Unidos, Jeff Sessions, tiene una nueva directriz para los fiscales federales de todo el país: acusen a los sospechosos con el delito más serio que puedan probarles.

El anuncio de este viernes llega después de una serie de salidas a las políticas domésticas de la era Obama en el Departamento de Justicia, pero esta decisión cristaliza la posición de Sessions en el ámbito de la justicia penal.

En un memorando informativo de una página y media, Sessions esbozó sus nuevas instrucciones para tomar decisiones en casos federales, diciendo que su nuevo principio es “que los fiscales deben acusar y perseguir el delito más grave y fácilmente demostrable”.

“Los delitos más serios son aquellos que llevan las directrices más sustanciales, incluyendo sentencias mínimas obligatorias”, agrega Sessions.

Si bien las directrices para las sentencias federales son recomendaciones —y tienen en cuenta todo, desde la historia criminal de un acusado hasta la cooperación con las autoridades— algunos jueces se han sentido maniatados por los mínimos obligatorios, que ofrecen una sentencia estatutaria mínima de meses bajo de la cual un juez no puede partir.

Jeff Sessions, secretario de Justicia de Estados Unidos.

Sessions también retiró formalmente una parte de la iniciativa firmada por el exsecretario de Justicia, Eric Holder conocida como ‘Smart on Crime’, que buscaba perseguir los crímenes serios más graves y reducir el número de criminales acusados con delitos no violentos relacionados con drogas que de lo contrario desencadenarían sentencias mínimas obligatorias.

“Debemos asegurarnos que nuestras penas obligatorias mínimas sean reservadas para traficantes de drogas serios, de alto nivel o violentos”, escribió Holder en un memorando de 2013. “En algunos casos, los mínimos obligatorios y los estatutos de mejoras reincidentes han resultado en sentencias excesivamente duras y disparidades percibidas o reales que no reflejan nuestros principios de la Fiscalía federal”.

Como resultado, durante la era Obama, los fiscales federales tenían la instrucción de no acusar a alguien por un crimen de droga que pudiera desencadenar una condena obligatoria mínima si habían ciertos factores específicos: a) una conducta relevante que no involucrara muerte, violencia, una amenaza de violencia o posesión de un arma; b) que el acusado no fuera un organizador, líder o manager de otros en una organización criminal; c) que no hubiera vínculos con operaciones de larga escala; y d) que el acusado no tuviera una historia criminal “significativa” (por ejemplo, condenas previas).

Todos esos factores de condenas no existen ahora bajo la administración de Sessions y no es sorprendente, pues anteriormente el funcionario expresó su deseo de llevar a juicio más casos generales.

Es probable que los efectos de la decisión de este viernes se sientan más inmediatamente en el contexto de los narcóticos donde los mínimos federales obligatorios establecidos por el Congreso pueden ser duros incluso para los delincuentes novatos porque las sentencias son dictadas con base al tipo de droga y la cantidad.