(CNN) - Una monja de 80 años vestida completamente de blanco. Un miembro de la Guardia Nacional Bolivarian con su máscara antigases, casco y equipo protector. A su edad, la hermana Esperanza no pretendía volverse un ícono de las redes sociales, pero la imagen de ella, delgada y frágil, frente a un miembro de las fuerzas armadas que hacen presencia en las marchas de Venezuela, ya le está dando la vuelta al mundo.

El incidente se produjo el 22 de abril.

Según le dijo la hermana a CNN, ella no estaba participando en las protestas, sino que iba camino a una reunión. Sin embargo, se dio cuenta de que la calle estaba bloqueada por la Guardia Nacional Bolivariana, que contiene las marchas que desde hace más de un mes estallaron en Venezuela.

La hermana Esperanza fue a hablar con un miembro de la GNB para que desbloquearan la calle.
(Crédito: Cortesía Donaldo Barros)

"Fui a preguntarles si podría negociar con ellos para que nos dejaran pasar a todos", dijo la religiosa.

 

 

"Ellos están siguiendo órdenes y si no lo hacen pueden meterse en problemas", le dijo a CNN Esperanza. "Ellos están siguiendo órdenes y si no lo hacen pueden meterse en problemas", añade.

El país liderado por el presidente Nicolás Maduro, está cada vez más sumido en el caos político.

Según le dijo la monja a CNN, ella tenía que ir a una reunión e intentó negociar con la GNB. (Crédito: Cortesía Donaldo Barros)

Lee: Ellos murieron en la violencia en Venezuela

Desde que el Tribunal Supremo de Justicia -llena de simpatizantes de Maduro- intentó quitarle el poder legislativo a la Asamblea Nacional de mayoría opositora, las protestas se han extendido por todo el país.

Los manifestantes han sido enfrentados por tácticas opresivas de la policía, incluyendo un incidente de un tanque que atropelló a un manifestante.

Ellos están siguiendo órdenes y si no lo hacen pueden meterse en problemas

Hermana Esperanza