Washington (CNN) - El exdirector del FBI, James Comey, "no está preocupado por las cintas" de las conversaciones entre él y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, le aseguró este viernes a CNN una fuente familiarizada con el asunto, agregando que "si hay una cinta, no hay nada que le preocupe" que esté consignado en ella.

Este viernes por la mañana, Trump emitió una amenaza velada en contra de Comey, al parecer sugiriendo que posiblemente haya conversaciones grabadas entre ambos que podrían ser filtradas para rebatir al ahora exdirector del FBI si es necesario.

"James Comey debería esperar que no haya 'grabaciones' de nuestras conversaciones antes de que empiece a filtrarlas a la prensa", dijo el presidente.

LEE: Trump está jugando con fuego al despedir a Comey

Este viernes, Jake Tapper, de CNN, informó que Comey fue "sorprendido" por la solicitud de Trump de una garantía personal o un juramento de lealtad en una cena poco después de que asumiera el cargo. Comey se negó, diciendo que no podía hacer tal promesa, pero prometió ser siempre honesto con el presidente.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, rechazó este viernes la idea de que Trump le pidió a Comey que le jurara lealtad. "Creo que el presidente quiere lealtad a su país y hacia el imperio de la ley", dijo Spicer.

La fuente aseguró que la cena entre Comey y Trump del 27 de enero en la que Trump hizo esta petición fue personal. Trump le dijo a la NBC que pensó que Comey había pedido este encuentro, pero la fuente negó la afirmación del presidente, diciendo que si Comey hubiera querido cenar con Trump, habría tenido que presentar la solicitud a través del procurador general adjunto.
"No funciona de esa manera, es absurdo", afirmó la fuente.

Unos días antes de la cena, Comey ya había sido informado por el presidente de que se quedaría en el cargo, aseguró la fuente. "Es absolutamente falso que Jim pidiera cenar o que pidiera que se mantuviera en su cargo", dijo la fuente. "Esa es una completa mentira".

Como lo ha informado anteriormente CNN, la negativa de Comey a prometerle lealtad es una de las razones por las que el presidente lo despidió, la otra es la aceleración de la investigación sobre supuestas complicidades entre la campaña presidencial de Trump y Rusia, afirmó otra fuente cercana a Comey.

La fuente dijo que Comey sabía que era posible que perdiera su trabajo, especialmente cuando no estaba de acuerdo en prometer lealtad y más tarde con las consecuencias de refutar las afirmaciones del presidente según las cuales el expresidente Barack Obama ordenó intervenir las líneas telefónicas en la Torre Trump, pero no esperaba exactamente el momento.

La fuente dijo que Comey probablemente no testificará la próxima semana ante el Comité de Inteligencia del Senado. Comey no había respondido a la solicitud la mañana de este viernes.

"Le encantó su trabajo y la misión", dijo la fuente, quien agregó que "estará bien".

La fuente también confirmó las informes previamente divulgados según los cuales Comey se enteró de su despido por televisión. Inicialmente había pensado que era una broma, y se burló de los agentes que estaban a su lado por haberse mofado de él. Fue entonces que alguien lo apartó y le dijo que era verdad, aseguró la fuente, quien también añadió que Comey pensó que al menos recibiría una llamada telefónica, agregando que "la manera que escogió (Trump) fue notable".

Despejando las informaciones sobre el despido

La versión inicial oficial de la Casa Blanca sobre cómo Comey llegó a ser despedido fue que el vicefiscal general, Rod Rosenstein, escribió un memorando en el que expresaba su preocupación por la manera en que el funcionario había manejado la investigación sobre los correos electrónicos de Hillary Clinton.

Pero la creciente evidencia sugiere que Comey fue despedido en realidad debido a la investigación sobre la intromisión rusa. Fuentes le han asegurado a CNN que la decisión de Trump de echar a Comey fue tomada tras enfurecerse con él luego de una audiencia en el Congreso la semana pasada en la que dijo que estaba "ligeramente asqueado" por la idea de que él haya ayudado a influir en las elecciones del 2016.

El séquito de Trump, incluido el vicepresidente Mike Pence, ha luchado para mantenerse al corriente con la cambiante narrativa sobre cómo y por qué se tomó la decisión, mientras que el mismo Trump tuiteó este viernes que "no era posible" que su equipo contara detalles y hablara con una "precisión perfecta" de los hechos. Este jueves, Trump, comentando el despido de Comey, le dijo a NBC News que estaba frustrado por la investigación en curso y creía que estaba motivado por la furia de los demócratas tras perder las elecciones.

James Comey, exdirector del FBI. (Getty Images)

Trump le dijo a Lester Holt, de la NBC: "Y de hecho, cuando decidí hacerlo, me dije: '¿Sabes? Esta cosa de Rusia con Trump y Rusia es una historia inventada, es una excusa de los demócratas por haber perdido una elección que deberían haber ganado'".

Trump también reiteró en la entrevista que Comey le dijo en tres ocasiones distintas que no estaba bajo investigación por los supuestos lazos de su campaña con funcionarios de inteligencia rusos.

"Él me dijo eso ... y he oído lo mismo de otros," le afirmó Trump a Holt.

El presidente aseveró que Comey le dijo que no estaba bajo investigación una vez durante una "cena muy agradable" y otras dos veces por teléfono, comentarios consistentes con la carta que Trump le envió a Comey informándole que había sido despedido: "Aunque le agradezco mucho el informarme, en tres ocasiones distintas, que no estoy bajo investigación, estoy de acuerdo con el pronunciamiento del Departamento de Justicia según el cual usted no puede dirigir eficazmente el FBI", escribió Trump.

Todavía hay preguntas, sin embargo, en cuanto a si Comey realmente le dijo a Trump que no estaba bajo investigación en la cena el 27 de enero y dos veces más por teléfono. Aquellos cercanos a Comey le aseguran a CNN que les resulta difícil creer que iba a hablar de una investigación en curso. Sin embargo, las conversaciones eran individuales, haciendo imposible que las fuentes lo supieran con certeza.

Una de las fuentes no estaba dispuesta a decirle a CNN lo que se afirmó sobre la investigación, excepto que lo que se discutió fue más matizado que la forma en que el presidente lo describió.

El presidente del Comité Judicial del Senado, Chuck Grassley, dijo también en declaraciones a un comité este martes que él y la integrante de rango Dianne Feinstein "no escucharon nada que contradiga la declaración del presidente" cuando Comey les informó acerca de los objetivos de las diversas investigaciones. Grassley añadió: "No sería apropiado para mí revelar esos detalles antes de que los profesionales que realizan las investigaciones estén listos".