(CNN) - Fue la última gran batalla de los caballos de fuerza, una competencia deportiva nunca antes vista.

Presentada como un choque entre lo antiguo y la modernidad, un Ferrari compitió contra una carroza tirada por dos caballos en Castel Romana, Italia, y, sin sorpresas, fue el auto el que condujo hasta la victoria.

En un giro contemporáneo de las antiguas carreras de carrozas, el piloto del Ferrari, Fabio Barone, le dio a los caballos media vuelta de ventaja. Además condujo sobre un carril más amplio, sin ayuda del control de tracción.

Pero a pesar de estas desventajas, el Ferrari 458 de Barone aún pudo conseguir la victoria, dejando nubes de polvo mientras rebasaba a los caballos galopantes.

"Un Ferrari en un carril recto sobre arena es como lanzar un auto sobre una pista aceitosa", dijo Barone a la AFP.

"Cuando llegas a la curva es muy difícil girar. El problema principal fue mantener el auto recto. Desde la primera vuelta ya no tenía frenos".

La carrera se realizó en la pista utilizada en la película de 2016 'Ben-Hur' –una versión moderna del clásico de 1959– en los estudios Cinecitta, a las afueras de Roma.