(Expansión) – El asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, ocurrido este lunes en Sinaloa, detonó los llamados de comunicadores para que este martes se realizara una jornada de silencio y diferentes protestas con el fin de exigir un alto a los ataques contra la prensa mexicana, así como justicia para este tipo de crímenes, que en lo que va de 2017 han cobrado la vida de seis personas.

Desde la noche del mismo lunes, medios como Animal Político, Nexos, Luces del Siglo, El Siglo de Torreón y Tercera Vía, entre otros, anunciaron en sus redes sociales que, como muestra de solidaridad con los periodistas asesinados y sus familias, al otro día publicarán únicamente información sobre la violencia contra el gremio.

Además, numerosos reporteros anunciaron una jornada de protestas, a la que convocan a través de los hashtags #NosEstánMatando, #NoAlSilencio, #UnDíaSinPeriodismo y #LutoPorElPeriodismo. Se prevé que estas manifestaciones se lleven a cabo en lugares como la columna del Ángel de la Independencia y la sede de la Secretaría de Gobernación (Segob), en la Ciudad de México.

2017, 'año negro' para la prensa mexicana

La violencia contra periodistas inició este año a principios de marzo con el asesinato de Cecilio Pineda, un reportero independiente que trabajaba en Guerrero. Dos semanas después fue asesinado Ricardo Monlui Carbrera, de El Sol de Córdoba, en Veracruz, estado donde desde 2012 han sido asesinados 22 comunicadores.

También en marzo fue asesinada Miroslava Breach, colaboradora del diario Norte de Ciudad Juárez y del periódico La Jornada. En abril, en Baja California Sur, fue asesinado Maximino Rodríguez Palacios, quien fue corresponsal de El Heraldo y de Excélsior, así como autor de una columna en la que trataba temas de seguridad y política.

En mayo, en Morelos, fue asesinado el reportero Filiberto Álvarez, quien colaboraba en una estación de radio, y a estos crímenes se sumaron este lunes el cometido contra Valdez —cofundador de Ríodoce y autor de libros sobre narcotráfico— y el de Jonathan Rodríguez, reportero de El Costeño, un medio local de Jalisco. Rodríguez murió luego de que él y su madre, Sonia Córdova, directiva de la publicación, sufrieran un atentado.

Durante el fin de semana, además, un grupo armado asaltó y agredió a siete periodistas que visitaban la región de Tierra Caliente en Guerrero.

Datos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y de organizaciones civiles como Artículo 19 dan cuenta de que más de 100 periodistas han sido asesinados en México desde el año 2000. Agrupaciones como Amnistía Internacional (AI), Reporteros Sin Fronteras y Human Rights Watch (HRW) señalan que esto hace de México uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo.

Europa pide investigaciones rápidas y transparentes

La Unión Europea (UE) pidió este martes "investigaciones rápidas y transparentes" sobre la muerte de periodistas en México, indicó una portavoz de la diplomacia europea, un día después del asesinato de Javier Valdez, de acuerdo con AFP.

"La continua ola de asesinatos selectivos y ataques contra periodistas en México plantea serias preocupaciones", señaló en un comunicado la portavoz comunitaria, que urge a "investigaciones rápidas y transparentes para llevar a los responsables de todos los crímenes ante la justicia".

Para el bloque, estas muertes "hacen de México uno de los países más peligrosos del mundo para los trabajadores de los medios de comunicación", por lo que llaman a las autoridades mexicanas a protegerlos "eficazmente" y a "poner fin a la impunidad en los casos de crímenes contra periodistas y activistas".