(CNN) - El Departamento de Justicia nombró al exdirector del FBI Robert Mueller como investigador especial para supervisar la investigación de la intromisión de Rusia en la elección de EE.UU.

El vicesecretario de Justicia Rod Rosenstein dijo en un comunicado: "He decidido que es de interés público que ejerza mi autoridad y designe un investigador especial para asumir la responsabilidad en este caso. Mi decisión no es un hallazgo de que se hayan cometido crímenes o que se hace una acusación. No he hecho una determinación de este tipo. Lo que he determinado es que, basado en las circunstancias únicas, el interés público me exige poner esta investigación bajo la autoridad de una persona que tenga un grado de independencia con respecto a la cadena de mando normal".

El nombramiento de Mueller tiene como objetivo acabar con la ola de críticas que Trump y su administración han enfrentado desde que el presidente despidió al director del FBI James Comey la semana pasada, en medio de la intensificación de la investigación del Buró sobre los contactos entre la campaña de Trump y funcionarios rusos.

En un breve comunicado, Mueller escribió: "Acepto esta responsabilidad y daré lo mejor de mí".

Como fiscal especial, Mueller está "autorizado a procesar delitos federales derivados de la investigación de estos asuntos", según la orden del Departamento de Justicia firmada por Rosenstein.

Los demócratas habían pedido un investigador especial para confirmar el nombramiento de un nuevo director del FBI.

El presidente Donald Trump emitió una breve declaración en la noche del miércoles sobre la decisión del Departamento de Justicia.

Trump dijo que "una investigación exhaustiva confirmará lo que ya sabemos: no hubo connivencia".

Según Trump, "como he dicho muchas veces, una investigación exhaustiva confirmará lo que ya sabemos: no hubo connivencia entre mi campaña y cualquier entidad extranjera. Espero que este asunto concluya rápidamente. Mientras tanto, nunca dejaré de luchar por la gente y los temas que más importan para el futuro de nuestro país".

La Casa Blanca no quería un fiscal especial

Las peticiones para un fiscal especial se elevaron después de que The Washington Post y CNN informaron sobre extractos de una nota que Comey escribió en febrero, en la que describió que Trump le pidió finalizar la investigación del FBI sobre el exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn.

Las demandas se intensificaron entre los demócratas en el Congreso. Los republicanos, en la noche del martes, comenzaron a unirse a esos llamados al Departamento de Justicia para nombrar un fiscal especial.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, había descartado el lunes la idea de un fiscal especial.

"No, la verdad, no hay necesidad de un fiscal especial. Hemos hablado de esto antes", dijo a la prensa Spicer. "Hay dos comités del Senado que investigan esto, el FBI está llevando a cabo su propio examen".

Trump calificó la investigación del FBI sobre Rusia como un "engaño" y "farsa financiada por los contribuyentes".

Mueller tiene una larga historia con investigaciones y enjuiciamientos.

Fue el segundo director del FBI con más tiempo en el cargo, sólo detrás del icónico y controvertido director J. Edgar Hoover. El Congreso aprobó una ley en 2011 para extender el mandato de Mueller de los habituales 10 años, dándole un período de 12 años.

Mueller supervisó al FBI desde el 4 de septiembre de 2011, días antes de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, hasta el 4 de septiembre de 2013.

Después de dejar el FBI, Mueller se unió a la firma de abogados WilmerHale.