(CNN Español) - A menos de 48 horas de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se reúna por primera vez con su homólogo estadounidense Donald Trump, el gobernador de la Florida, Rick Scott, le envió una carta al presidente de Estados Unidos en la que le pide abordar una serie de temas que preocupan a la comunidad colombiana que vive en EE.UU..

En una misiva de tres puntos con fecha de 16 de mayo, el gobernador de la Florida le pidió a Trump abordar el aumento de la producción de coca en Colombia, y además abogó por una reunión con el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez.

“La producción de coca se ha incrementado dramáticamente hasta alcanzar el nivel de producción más alto en dos décadas y esto ha tenido un impacto en la lucha contra las drogas”, dijo Scott en la carta publicada en Twitter este martes. “Los peligros del narcotráfico en Colombia pueden afectar negativamente naciones cercanas antes de que esas drogas alcancen en última instancia nuestras costas en los Estados Unidos”.

Santos se reunirá por primera vez con el presidente Donald Trump en Washington este 18 de mayo.

En el encuentro tratarán la implementación del proceso de paz, temas de seguridad, lucha contra las drogas, según dijo el presidente Santos en su cuenta de Twitter este miércoles.

Scott también le pidió a Trump que se reúna con el expresidente Álvaro Uribe Vélez, “quien es altamente respetado por su liderazgo, y tiene preocupaciones válidas con relación al futuro de Colombia”, dice la carta.

El pasado mes de abril una supuesta reunión entre el expresidente Uribe, el también expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, y Donald Trump, creó un revuelo político en ese país. Sin embargo, una fuente con conocimiento de la situación consultada por CNN en Español negó un encuentro formal en Mar-a-Lago, y aseguró que solo hubo un saludo entre Pastrana y Trump en uno de los pasillos del restaurante del club.

LEE: No hubo encuentro formal entre Uribe, Pastrana y Trump: esto fue lo que realmente pasó

La respuesta de Uribe no se hizo esperar, y como es usual, envió una serie de mensajes en su cuenta de Twitter a propósito de la reunión Santos-Trump.

El senador José Obdulio Gaviria, del partido opositor Centro Democrático, dijo en su cuenta de Twitter que la carta de Scott demuestra "que se desmorona política exterior" del presidente Santos.

Scott, quien dijo que ha escuchado a las preocupaciones de "muchos" colombianos que viven en este estado (cerca de 300.000, según la carta), instó al gobierno de Colombia a extraditar a los líderes de las FARC que tienen orden de arresto vigentes en Estados Unidos, pues esto garantiza “el compromiso de luchar contra el terrorismo y el tráfico de drogas ilegales en todo el mundo”.

“Colombia es uno de nuestros mayores aliados en América Latina y debemos continuar haciendo todo lo que podamos para mantener sólidas nuestras relaciones”, puntualiza Scott en su carta.

CNN en Español se comunicó con la embajada de Colombia en Washington para obtener un comentario sobre esta carta, pero funcionarios se abstuvieron.

La preocupación de los cultivos de coca en Colombia

Un reciente informe del Departamento de Estado de los Estados Unidos indica que, de nuevo, Colombia es el principal productor mundial de cocaína.

Según el reporte publicado en marzo, los cultivos de hoja de coca aumentaron un 39 % en el 2014, y 42 % en 2015. Lo que significa que actualmente hay cerca de 160.000 hectáreas cultivadas, un aumento aproximado del 100 % desde 2013, según advierte el documento del Departamento de Estado. Todo esto incide directamente en el aumento del envío de cocaína a los Estados Unidos que, según el mismo documento, ha provocado que el número de muertes por sobredosis en ese país fuera en 2015 el más alto desde 2007.

Antes de la reunión entre Donald Trump y Juan Manuel Santos, el gobernador de Florida, Rick Scott, le pidió a Donald Trump que reciba al expresidente Uribe. (Crédito: Getty Images/Foto de archivo)

LEE: ¿Servirá la sustitución de cultivos ilícitos en Colombia?

Washington ha hecho sonar las alarmas y el sonido se ha escuchado con fuerza en el despacho del presidente Santos en Bogotá. Recientemente el subsecretario de Estado para asuntos de narcotráfico internacional, William Brownfield, y el embajador de los Estados Unidos en Bogotá, Kevin Whitaker, se reunieron con el mandatario y le manifestaron la preocupación de la administración de Donald Trump por esta situación y pidieron medidas urgentes para combatir el fenómeno.

El aumento de los cultivos ilícitos coincide con la prohibición del Gobierno colombiano de la fumigación con el químico conocido como glifosato a las zonas en donde hay presencia de estos sembradíos de hoja de coca. El ministro de Salud de Colombia, Alejandro Gaviria, sostuvo en octubre de 2015, cuando se suspendieron las fumigaciones aéreas, que el glifosato podría tener efectos nocivos para la salud de los campesinos en zonas fumigadas.

En vez usar cualquier otro herbicida por el peligro que representan para la salud de las personas, el Gobierno de Colombia optó por la erradicación manual. De hecho en el texto final del acuerdo de paz se establece que, en adelante, los programas de erradicación de hoja de coca se harán de manera manual tras previo acuerdo con las comunidades y después de concertar programas voluntarios de sustitución de cultivos ilícitos.

La Corte Constitucional de Colombia, en la sentencia T-080 de 2017 plantea la utilización de “una forma alternativa de erradicación con otra sustancia química no tóxica” o que las aspersiones que se realicen con esta sustancia tengan “estrictos controles y minimizando los potenciales efectos negativos que esta pueda llegar a tener sobre las comunidades étnicas”.

Según un documento del Consejo Nacional de Estupefacientes publicado en la página de la presidencia, aunque el gobierno privilegia la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, no desconoce o renuncia a otros mecanismos coercitivos como la erradicación manual forzosa, que actualmente se encuentra bajo la dirección del Ministerio de Defensa Nacional.

Para algunos sectores políticos de oposición al Gobierno, como el senador del partido Centro Democrático José Obdulio Gaviria, la suspensión de las fumigaciones obedece mas a “una concesión del presidente Santos a la guerrilla de las FARC en el acuerdo de paz logrado tras 4 años y medio de negociaciones en Cuba”.

Pero ante la contundencia de las cifras, el Gobierno colombiano tiene prisa por actuar y mostrar resultados. Mucho mas ante la reunión de Santos y Trump esta semana en Washington.

- Con información de Fernando Ramos de CNN en Español desde Bogotá.

Los peligros del narcotráfico en Colombia pueden afectar negativamente naciones cercanas antes de que esas drogas alcancen en última instancia nuestras costas en los Estados Unidos

Rick Scott, gobernador de Florida