(CNN Español) - Una pequeña muñeca vestida de sombrero y pollera —prendas tradicionales de Bolivia— es la novedosa apuesta para que los niños bolivianos aprendan la lengua tradicional aymara.

Se trata de Nayra, una robot cuyo nombre significa New Aymara Robotic Assitant, que reconoce comandos de voz específicos en lenguas originarias, según indica la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, OEI, que desarrolló este dispositivo.

“Con Nayra… los niños podrán dialogar, jugar de manera interactiva e intercambiar conocimientos en el idioma originario del aymara”, reseña el medio estatal de noticias Cambio.

La propuesta hace parte del un programa de apoyo a las lenguas indígenas oficiales de Bolivia, impulsada por la OEI, que está compuesta por diferentes plataformas, según su página web.

Onda Aymara, una plataforma tecnológica que fomenta el aprendizaje del aymara, incorpora productos multimedia que hacen parte del proyecto de Comunicación Educativa Bilingüe, que es cofinanciado a su vez por UNICEF, agrega la página de la OEI.

El objetivo de este programa es potenciar “el uso social de la lengua en dispositivos digitales y entornos virtuales”, dice la OIE.

La herramienta está dirigida a niños que viven en sectores urbanos para que aprendan aymara como segunda lengua, según la página del Instituto Plurinacional de Estudio de Lenguas y Culturas.

Otra proyecto que hace parte de esta iniciativa es JukuCuentos, una aplicación de videojuegos que, a través de mitos y leyendas en la voz de un oso andino, les enseña la cultura aymara a los niños y de paso, la lengua originaria.

Los usuarios de este videojuego deben superar una serie de retos conforme avanzan; los niños pueden jugar a través de comandos de voz.

“La idea es empoderarse de las tecnologías de informática y comunicación para desarrollar nuestras lenguas y culturas, las mismas que son herramientas que sirven para el aprendizaje de la lengua aymara como segunda lengua”, dijo Walter Gutiérrez, jefe de Unidad de Políticas Intrainterculturales del Ministerio de Educación, el pasado 12 de mayo, citado por la agencia estatal de noticias de Bolivia, ABI.

Gutiérrez añadió que esta es una fase piloto que empezará a circular en establecimientos educativos en La Paz, El Alto y Oruro.

Se espera que este proyecto tenga un impulso más grande en 29 institutos de lenguas originarias que hay en todo el país, asegura Cambio.

Junto al español, el aymara es reconocido en Bolivia como uno de los 36 idiomas oficiales de este país. Los estudiantes hispanohablantes tienen el derecho y el deber de aprender otros de los idiomas oficiales del Estado, según la legislación local.