(CNN) - Si hubo un solo tema que surgió de la segunda visita de hoy en las reuniones conjuntas del gabinete de EE.UU. con el gobierno mexicano, fue algo sorprendentemente alto y claro: que el verdadero corazón de la actual y sangrienta batalla contra la producción de drogas duras, el crimen organizado y el asesinato se encuentra firmemente en Estados Unidos.

"Nosotros los estadounidenses debemos apropiarnos de este problema, es nuestro", dijo el secretario de Estado Rex Tillerson durante una conferencia de prensa. La "demanda omnipresente" de las drogas ilegales de Estados Unidos fue planteada repetidamente durante el día, como si los funcionarios estadounidenses no pudieran enfatizarlo suficiente.

"Sabemos lo que poseemos y nosotros, como estadounidenses, debemos afrontar que somos el mercado, no hay otro mercado para estas actividades, todo viene aquí. Pero (si no fuera) por nosotros, México no tendría el problema del crimen organizado transcriminal y de violencia que están sufriendo ", dijo Tillerson. "Realmente tenemos que apropiarnos de eso".

Después de que Tillerson y el secretario de Seguridad Interior, John Kelly, tuvieron una aparición tensa en febrero con estos mismos funcionarios mexicanos —el secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray y el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong— una reunión interrumpida por noticias de la declaración del presidente Donald Trump sobre una "operación militar" en la acción de las fuerzas de inmigración, las palabras de hoy fueron precisamente lo que el lado mexicano ha estado queriendo e incluso pidiendo escuchar, según un funcionario del gobierno mexicano: que estos temas son una vía de doble sentido.

Videgaray habló de la noción de que México no puede asumir toda la culpa de los problemas transfronterizos.

"Tenemos que superar el juego de las culpas y de apuntar con los dedos", dijo. "Si los gobiernos de México y Estados Unidos discuten quién tiene la culpa, quién es el responsable, el único que gana es el crimen organizado que está llevando la violencia y la muerte a ambos lados de la frontera".

Pero este jueves quien habló de culpas fue EE.UU., apuntándose el dedo firmemente hacia sí mismo.

"Lo primero que tenemos que hacer, porque es así —genera todos los problemas—, es (atacar) la demanda de drogas en Estados Unidos", dijo Kelly, explicando que abordar esto será una parte importante de un nuevo e innovador enfoque con México. "Estados Unidos es en efecto el imán que alimenta el narcotráfico".

"Lo más importante que podemos hacer es reducir la demanda de drogas. Nunca lo hemos intentado, nunca lo hemos hecho. Tenemos que desarrollar un programa integral de reducción de la demanda de drogas en Estados Unidos que involucre a todos: a deportes profesionales, a Hollywood, a gobernadores, a alcaldes, a padres, a sacerdotes, que involucre a todo el mundo ", añadió Kelly.

Los planes para combatir más eficazmente tanto la demanda como la oferta se están desarrollando, pero las palabras de Kelly evocan recuerdos de la infame "guerra contra las drogas" de Estados Unidos, lanzada en la década de 1970, pero acelerada durante la presidencia de Ronald Reagan y más allá. En esa época se volvió famosa la campaña de la primera dama Nancy Reagan pidiendo a los niños a "Just Say No" (Solo di no) y el huevo chisporroteo del comercial de TV de "Este es tu cerebro en drogas".

La guerra contra las drogas, que incluía la imposición de condenas severas a los delincuentes, fue declarada un rotundo fracaso por parte de la Comisión Mundial sobre Políticas de Drogas.

La administración Trump prometió este jueves "nuevas estrategias" y trabajar en estrecha colaboración con México para reorientar los esfuerzos antidrogas en todos los niveles.

Por lo menos, la relación entre los dos vecinos parece estar en mejor posición que hace tres meses.