Pedro Sánchez volvió a ser elegido como secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). (Photo credit should read PIERRE-PHILIPPE MARCOU/AFP/Getty Images)

(CNN Español) - Hace menos de un año, el entonces líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) Pedro Sánchez, dimitía luego de una revuelta interna tras el fracaso del partido en dos elecciones parlamentarias.

En elecciones primarias realizadas este domingo, la militancia socialista le volvió a dar un voto de confianza a Sánchez al elegirlo nuevamente como secretario general.

Con el 99% de los votos escrutados, Sánchez tenía 50,21% de los sufragios, por el 39.94% de Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía y su principal competidora. El tercero de los candidatos, el expresidente vasco Patxi López, obtuvo 9,85% de los votos.

El PSOE, en voz de Mario Jiménez, portavoz del grupo parlamentario socialista, anunció el triunfo de Sánchez y dijo que el proceso había sido "limpio y transparente".

Susana Díaz felicitó a al secretario general electo y le ofreció su respaldo.

Tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015, -y luego de que el líder del Partido Popular (PP) y entonces presidente de gobierno en funciones, Mariano Rajoy, diera un paso al costado al ver que no tenía suficientes apoyos en el Congreso para su investidura-, el rey Felipe VI le encargó a Sánchez formar gobierno, pero el entonces secretario general del PSOE fracasó y eso obligó a una nueva elección el 26 de junio de 2016.

El resultado de los comicios fue similar al del 20 diciembre, el PP de Rajoy  fue el partido más votado y en esta ocasión sí aceptó la responsabilidad de intentar formar gobierno, pero sus alianzas y sus acuerdos, no fueron suficientes para ser investido presidente, debido a que el PSOE se enfrascó en su negativa contra la misma, sin optar por la abstención, que habría abierto el camino a la investidura de Rajoy.

Sánchez, para muchos, se empecinó y los críticos dentro de las filas de su propio partido aumentaron con los pésimos resultados electorales en comicios autonómicos. Con un cisma interno, reiteró que el PSOE se mantendría por el no a Rajoy, cosa que ha hacía probable una tercera elección general.

Pedro Sánchez propuso llevar a cabo elecciones primarias en su partido y un congreso extraordinario para que fuesen los militantes socialistas los que decidieran el futuro del PSOE. Este sábado la dirección del partido se reunió y Sánchez volvió a fracasar.

Su propuesta fue rechazada y Pedro Sánchez dimitió a la secretaría general del partido socialista y luego devolvió su acta de diputado, por lo que ahora será secretario general del partido sin escaño en el Congreso.