(CNN) - Corea del Norte disparó un misil balístico de corto alcance la mañana del lunes, local, dijo el Ejército de Estados Unidos.

Corea del Sur y Japón protestaron inmediatamente por el más reciente lanzamiento de Corea del Norte, el tercero en tres semanas, que busca desarrollar armas nucleares que puedan llegar a sus bases militares.

El misil fue lanzado a las 5:39 am hora local desde una zona cercana a Wonsan, provincia de Kangwon, hacia la parte oriental de la Península de Corea, según un comunicado del Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

Voló unos 450 kilómetros durante unos seis minutos, según funcionarios estadounidenses.

Japón dijo que el misil cayó dentro de su Zona Económica Exclusiva, una zona marítima que se extiende 200 millas náuticas desde la costa japonesa.

"Este lanzamiento es un acto muy problemático para la seguridad de los aviones y barcos y está violando claramente la resolución de la ONU. Los repetidos actos de provocación por parte de Corea del Norte son absolutamente inaceptables", dijo el jefe de gabinete japonés, Yoshihide Suga.

El primer ministro Shinzo Abe dijo que se presentó una "firme protesta" ante Corea del Norte.

"Con el fin de disuadir a Corea del Norte, vamos a tomar medidas concretas junto con Estados Unidos", dijo. "Vamos a mantener una alta vigilancia en coordinación con Corea del Sur y la comunidad internacional, y a tomar todas las medidas posibles para garantizar la seguridad del pueblo de Japón".

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur advirtió el lunes a Corea del Norte contra nuevas provocaciones.

"Los continuos actos de provocación de Corea del Norte causarán su propio aislamiento y enfrentarán una fuerte respuesta de nuestro Ejército, la alianza de Corea del Sur y Estados Unidos y la comunidad internacional", dijo un comunicado del Estado Mayor Conjunto.

El gobierno del presidente surcoreano Moon Jae-in, que asumió el cargo a principios de mayo y que ha abogado por el diálogo con su vecino del norte, condenó el lanzamiento del lunes.

"Es una grave amenaza para la paz y la estabilidad no sólo de la Península de Corea, sino también la comunidad internacional", dijo un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur. "Desde que nuestro nuevo gobierno asumió el poder, Corea del Norte ha llevado a cabo con frecuencia y repetidamente tales provocaciones. Esto está en oposición directa a nuestras demandas en cuanto a la desnuclearización y la paz de la Península coreana".

El lanzamiento de este lunes fue el tercera de Corea del Norte en poco más de tres semanas.

El 14 de mayo, Corea del Norte disparó lo que los analistas calificaron como su prueba de mayor éxito en su búsqueda para desarrollar misiles balísticos capaces de transportar ojivas nucleares.

La prueba del 14 de mayo logró una altitud de más de 2.100 kilómetros, de acuerdo con Corea del Norte. La prueba demostró que el país tenía un cohete capaz de llevar una gran ojiva nuclear y que la parte continental de Estados Unidos y su base militar en la isla de Guam, en el Pacífico, estaban ahora dentro de su "rango de observación para un ataque, según Pyongyang.

El 21 de mayo, Pyongyang lanzó un misil balístico de medio alcance en las aguas de su costa oriental. El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, dijo que la prueba mostró que el misil estaba listo para su despliegue y producción en masa, según la agencia estatal de noticias KCNA.

Al igual que varias de sus pruebas anteriores, el momento del lanzamiento del lunes estuvo cerca de un evento internacional clave.

Menos de dos días antes, Shinzo Abe se reunió con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y otros cinco líderes de algunos de los países más poderosos del mundo en la cumbre del G7 en Italia.

En su comunicado final, Abe y Trump, junto con los líderes de Canadá, Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido, dijeron que Corea del Norte "plantea cada vez nuevos niveles de amenaza de carácter grave a la paz y la estabilidad internacionales... con sus repetidas y continuas violaciones del derecho internacional".

La prueba del 14 de mayo se produjo cuando China era el anfitrión de una cumbre económica en Beijing. A principios de abril, Pyongyang probó un misil cuando Trump y el presidente de China, Xi Jinping, se preparaban para reunirse en una cumbre en Florida.