(CNN) - El golfista estadounidense Tiger Woods fue detenido este lunes por sospecha de que conducía bajo la presunta influencia de sustancias en Florida, aunque el deportista dijo que no se debió al alcohol sino a una "reacción inesperada a los medicamentos prescritos" que consume. Woods actualmente se recupera de una cirugía en la espalda.

Woods, de 41 años, fue arrestado a las 3 a.m. en Jupiter, Florida, según el vocero de la policía local.

Fue arrestado y transportado a la cárcel del condado de Palm Beach. Allí entró a las 7:18 a.m. y salió a las 10:50 a.m. sin fianza.

La Policía dice que aún no está claro si dio positivo en las pruebas para alcohol y drogas.

Aún no se ha aclarado si había otro pasajero en el vehículo.

En la tarde del lunes, Woods publicó un comunicado en el que asegura que el incidente se debió a una reacción de las medicinas que toma al momento y que no se trataba de efectos del alcohol, reportaron varios medios de comunicación.

En el presunto comunicado, que CNN no ha confirmado aún de forma independiente, Woods asume completa responsabilidad y se disculpa con su familia, amigos y seguidores.

"Quiero que el público sepa que el alcohol no estuvo involucrado en esto. Lo que ocurrió fue una reacción inesperada de medicamentos prescritos", dijo. "No me di cuenta de que la mezcla de medicamentos me había afectado tanto".

De la cima a su caída

Woods primero alcanzó la cima de la clasificación mundial en 1997, pasando a dominar la clasificación como no lo había hecho nadie antes, manteniendo el récord de semanas consecutivas en el puesto número uno con 281. También pasó el número sin precedentes de 633 semanas en el primer lugar de salida a lo largo de su carrera.

Entonces las lesiones comenzaron a hacerle pagar las consecuencias y desde el 2014 la carrera del estadounidense ha ido cuesta abajo.

Su declive ha sido tan severo que, hasta el momento de publicación de esta nota, estaba de 711 en el ranking de la PGA.