(CNN) - Si estuviera vivo, John F. Kennedy habría cumplido 100 años este 29 de mayo. Para conmemorar su nacimiento, la hija y los nietos de Kennedy publicaron un mensaje en un video, en el que honran al expresidente.

Caroline Kennedy, su única hija viva y exembajadora en Japón, dijo en el programa de CNN The Lead with Jake Tapper que dado que su padre se integra cada vez más en la historia, ella quiso conmemorar la ocasión celebrando el legado que les dejó a ella y a sus hijos, así como su lugar en la historia.

“Él es una figura histórica”, opina Kennedy. “Cien años es realmente mucho tiempo, pero creo que su legado y esos valores son atemporales y siguen viviendo”.

En el video, recuerda cuando siendo niña se escondía debajo del escritorio de la Oficina Oval y cuando navegaba con su padre. “Lo extraño todos los días de mi vida. Pero crecer sin él se hizo más fácil gracias a todos los que lo mantienen en sus corazones”, dice.

Kennedy le contó a CNN que por gracias a los demás puede sentir que él “era parte de la vida de todo el mundo” y dijo que ve paralelos entre los temas que su padre abordó y lo que sucede actualmente.

“Muchos de los asuntos que hoy ocupan los titulares tienen sus raíces en la década de 1960”, señaló Kennedy. “Estudiar la historia realmente no tiene que ver solo con el pasado. Es realmente sobre qué tipo de mundo queremos crear”.

Sobre lo que su padre hubiera hecho hoy en la política, Kennedy dejó en manos de los demás cualquier interpretación.

“Estaba mirando un discurso que dio justo antes de posesionarse como presidente y dijo: ‘La historia nos juzgará por cuatro cualidades: valentía, integridad, dedicación y juicio’”, afirmó Kennedy. “Creo que así es como hubiera juzgado a los políticos hoy, y creo que cada uno puede formarse su propia opinión”.

El relevo

Kennedy le dijo a CNN que incluir a sus hijos en el video hizo que el mensaje se pudiera compartir más fácilmente, y señaló que tal vez hoy haya mensajeros más apropiados, entre la generación más joven, para difundir la visión de su padre.

“Creo que ellos son los que mejor pueden transmitir ese mensaje en el siglo XXI”, afirmó.

“Una de las relaciones más determinantes de mi vida es con alguien a quien nunca conocí, mi abuelo, el presidente John F. Kennedy”, dice en el video Tatiana Kennedy Schlossberg. “Pero aunque mi abuelo tenía una reverencia por el pasado y las lecciones que pudiera impartir, él también sabía que Estados Unidos es un país donde el cambio es posible. Que no estamos obligados por la tradición si entendemos el pasado con el que estamos rompiendo”.

Rose Kennedy Schlossberg dijo que a ella la inspira el sentido de la igualdad de su abuelo. “Su valentía en nombrar las injusticias en la sociedad estadounidense y su llamado a la acción”

“Todavía estamos enfrentados a una tremenda injusticia y desigualdad, desde nuestros derechos de voto hasta nuestro sistema de justicia penal, y el encarcelamiento masivo”, continuó Kennedy. Según ella, su abuelo estaría orgulloso de cuán lejos ha llegado Estados Unidos como nación desde los años 60, “pero hubiera sido el primero en decirnos que tenemos un largo camino por recorrer”.

“Espero que todo el mundo, independientemente de su edad o partido político, recuerde que el presidente Kennedy le dijo a Estados Unidos, hace décadas: Esta nación fue fundada por hombres de muchas naciones y contextos. Fue fundada sobre el principio de que todos los hombres fueron creados iguales y de que los derechos de todos los hombres disminuyen cuando los derechos de un hombre son amenazados”.

Jack Kennedy Schlossberg aseguró que el discurso favorito de su abuelo fue el que dio el 12 de septiembre de 1962 en la Universidad de Rice, donde Kennedy defendió que hubiera enviado al hombre a la luna, con el argumento de que era un reto útil “no porque fácil, sino porque sería muy difícil”.

“Mi generación heredará un mundo complicado, con innumerables problemas sin resolver. El cambio climático es solo uno de ellos”, dijo Schlossberg. Según él, el cambio climático es el tipo de reto con el que su abuelo se habría comprometido y que “hubiera podido resolver”.

“Él admitió que solo si Estados Unidos lidera al mundo en la resolución de los problemas globales, podemos estar seguros de que se hará de la manera correcta”, agregó Schlossberg.