(CNN) - Era la pesca de la vida, algo así como de la película Sharknado.

El pescador Terry Selwood, de 73 años, todavía está tratando de entender cómo sucedió todo. Selwood estaba pescando este sábado en Evans Head, en la costa oriental de Australia, cuando un gran tiburón blanco de repente saltó del océano a su lado.

Un gran tiburón blanco saltó hacia el barco solitario de un pescador de la costa oriental australiana.

"La maldita cosa saltó hacia mi barco", le dijo Selwood a  ABC News Australia. El tiburón tenía casi 2,7 metros de largo.

"Cuando estaba bajando, me golpeó en el brazo, me desequilibró, por supuesto, y me caí sobre mis manos y rodillas", afirmó Selwood. "Miré allí hacia el lado y ... (pensé) 'este es un maldito tiburón'".

A pesar de estar aturdido y ensangrentado, el pescador reaccionó rápidamente.

"Estaba moviéndose de forma loca y zarandeándose por todos lados, así que me levanté tan rápido como pude, agarré el lanzador de cohetes por la parte superior, y subí a la borda", aseveró Selwood. Luego pidió ayuda a través de su radio.

El tiburón yace en la cubierta del barco pesquero de Selwood.

La Marina de Rescate de Evans Head aseguró que desplegó un bote después de recibir una señal de socorro este sábado por la tarde. También se envió un helicóptero.

Cuando los rescatistas llegaron, encontraron a Selwood "cubierto de sangre con numerosas laceraciones en su antebrazo derecho", según un comunicado. "Un gran tiburón también fue encontrado en la cabina del barco de pesca no tan grande".

Selwood fue trasladado al bote de rescate, donde recibió tratamiento para sus heridas. Mientras estaba en camino a la costa, Selwood dijo a los rescatistas que estaba sentado en un cofre de hielo en el centro de su barco cuando el tiburón saltó del agua, se deshizo del motor de la embarcación y aterrizó en la cubierta, donde comenzó a moverse violentamente.

El pescador Terry Selwood dijo que el tiburón aerotransportado lo golpeó con una aleta pectoral mientras caía.

Mientras trataba de ponerse de pie y tan lejos del tiburón como fuera posible, Selwood "fue golpeado implacablemente sobre la cubierta y la cabina, que es donde sufrió la mayoría de sus heridas", dijo el comunicado. Con el tiempo, consiguió subir a la orilla de babor del barco, donde permaneció mientras el tiburón seguía zarandeándose en la cubierta.

El tiburón fue posteriormente entregado al Departamento de Industrias Primarias (DPI, por sus siglas en inglés), donde será analizado y utilizado para la investigación. Este lunes, el DPI verificó que era un gran tiburón blanco, según el comunicado.

Y aunque recibió algunos puntos de sutura, los rescatistas bromearon que Selwood "ahora tiene para contar una increíble historia de supervivencia como 'el que no se escapó'".