Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente de New America y profesor de práctica en la Universidad Estatal de Arizona. Es autor de "United States of Jihad: Investigating America's Homegrown Terrorists".

(CNN) - La primera pregunta tras los mortales ataques terroristas en Londres del sábado es, por supuesto: ¿quién es el responsable? La Policía británica mató a tres sospechosos, pero aún no hay una reivindicación creíble de responsabilidad por estas acciones.

La gran mayoría de ataques y complots en Occidente en los últimos tres años han sido dirigidos o inspiradas por ISIS. Eso no excluye completamente un complot inspirado por al Qaeda. Hace tres semanas Hamza bin Laden, uno de los hijos de Osama bin Laden que ha desempeñado un papel más destacado en al Qaeda últimamente, hizo un llamamiento a atacar a los occidentales diciendo: "si eres capaz de portar un arma de fuego, muy bien. Si no, las opciones son muchas".

Pero, al Qaeda no ha demostrado mucha capacidad de inspirar o dirigir ataques en Occidente en los últimos años.

En segundo lugar, si efectivamente fue un ataque relacionado con ISIS, ¿fue inspirado efectivamente por esta organización yihadista, como el ataque el año pasado a un club nocturno en Orlando (Florida), llevado a cabo por el ciudadano estadounidense Omar Mateen, quien mató a 49 personas? ¿O fue una operación activada por ISIS, como fue el intento fallido, en el 2015, de atacar un concurso de dibujos animados sobre el profeta Mahoma en Garland, Texas? Los dos terroristas estadounidenses involucrados en esa acción estaban en comunicación encriptada con un militante de ISIS en Medio Oriente que dirigió sus esfuerzos.

¿O fue una operación en la que ISIS entrenó a los terroristas, como el caso de los ataques en París del 2015 que mataron a 130 personas?

La naturaleza de baja tecnología de los ataques en Londres de este sábado, en la que los terroristas utilizaron un vehículo y grandes cuchillos como armas, sugiere que fue inspirado por ISIS sin que haya indicio de que esta organización haya entrenado a los perpetradores.

Tercera pregunta: ¿cuán grande es la conspiración? Por lo que sabemos hasta ahora, había tres sospechosos involucrados. ¿Formaban parte de una red más grande o eran una célula autónoma?

Agentes de la Policía permanecen cerca de ofrendas florales puestas en la escena de los ataques en Londres. (Crédito: Christopher Furlong/Getty Images)

LEE: Minuto a minuto: lo que tienes que saber de los ataques en Londres

Cuarta: ¿el mes sagrado musulmán del Ramadán jugó algún papel en las causas de los ataques contra Londres? Como señalé el miércoles, en el período del Ramadán, que comenzó hace poco más de una semana, se podría dar una oleada de ataques terroristas, incluso en Occidente, porque ISIS ha pedido específicamente que esos ataques se lleven a cabo durante el Ramadán y el grupo, infortunadamente, ha tenido un historial de tales acciones.

El año pasado, por ejemplo, ISIS pidió ataques durante el Ramadán y uno de los que respondieron a esa llamada fue Omar Mateen, quien le prometió lealtad a ISIS al ejecutar el más letal ataque terrorista en Estados Unidos desde el 11 de septiembre del 2001, en el club nocturno de Orlando.

Quinta pregunta: una vez que los sospechosos de los ataques en Londres sean identificados, ¿se conocerán registros legales que se hayan tenido de ellos de alguna manera? Este caso se da muy a menudo. Por ejemplo, el atacante suicida que se hizo estallar hace dos semanas después del concierto de Ariana Grande, en Manchester, matando a 22 personas, había sido registrado por los servicios de seguridad británicos.

Este mismo era el caso del terrorista que atropelló a varios peatones que caminaban por el puente Westminster de Londres en marzo pasado, acción en la que murieron cuatro personas.

Lo que plantea la sexta pregunta: tras el tercer atentado terrorista en tres meses en Gran Bretaña, ¿cuál será la consecuencia política en las elecciones generales británicas que se celebrarán este jueves, en particular si los votantes británicos consideran que el Gobierno ha fracasado en su deber primario de mantenerlos seguros?

Típicamente, los ataques terroristas producen un efecto de unión en torno a la bandera, como sucedió después del 11 de septiembre del 2001, con una gran cantidad de apoyo público hacia el entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

Cuerpos especiales vigilan las calles londinenses.

Pero, en este caso, el público británico puede estar preocupado de que haya una continua campaña de terror que su gobierno no ha prevenido adecuadamente. ¿Habrá una reacción política contra la primera ministra británica, Theresa May, cuyo Partido Conservador es tradicionalmente visto como "más fuerte" contra el terrorismo que su principal rival, el Partido Laborista?

Sólo hay que recordar los atentados terroristas en Madrid, en el 2004, en los que 191 personas fueron asesinadas sólo tres días antes de las elecciones para entender que un ataque en una etapa muy avanzada de un ciclo electoral puede tener consecuencias inesperadas. José Luis Rodríguez Zapatero fue el vencedor de la elección, quien luego sacó a las tropas españolas de territorio iraquí.

Los atentados terroristas en Madrid son generalmente considerados como la clave para explicar por qué Mariano Rajoy, que había liderado en las encuestas, fue vencido.

Séptima pregunta: ¿qué hacer? El presidente Donald Trump tuiteó poco después de los ataques de Londres que la propuesta de su gobierno de prohibir temporalmente los viajes desde seis países de mayoría musulmana debería ser instituida.

LEE: "Expúlsenlos": Trump llama a los musulmanes a compartir la carga de la lucha antiterrorista

En este momento, por supuesto, esa prohibición propuesta está suspendida en los tribunales. Pero la prohibición de viajes es una solución en busca de un problema que no existe. Los perpetradores de estos ataques terroristas en Occidente son en gran medida terroristas de segunda generación, no inmigrantes recientes o refugiados. La dura realidad es que los ataques con vehículos en lugares públicos son muy difíciles de defender en una sociedad libre y abierta.

La mejor defensa contra tales ataques es una buena inteligencia, que a menudo viene de dentro de la comunidad musulmana. Reunir esa inteligencia requiere no alienar a los musulmanes, sino alentarlos a señalar a las autoridades a quienes ven que se están radicalizando o parecen estar preparando algún tipo de ataque.