(CNN) – El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció este jueves cargos contra una contratista federal, que tenía autorización de información ultrasecreta, porque supuestamente la joven filtró un informe bajo reserva a un medio de comunicación en línea.

Reality Leigh Winner, de 25 años, fungía como contratista de la empresa Pluribus International Corporation en Georgia. Ahora está acusada de "retirar material clasificado de una instalación gubernamental y enviarlo por correo a un medio de comunicación", según la demanda federal.

Algunas fuentes le aseguraron a CNN que el documento que Winner presuntamente filtró es el mismo que se usó como base para el artículo que publicó este lunes el portal The Intercept, en el que se detalla un memorando clasificado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés). El reporte de la NSA, que data del pasado 5 de mayo, proporciona detalles sobre un ciberataque de la inteligencia militar rusa a un software de votación en 2016, aunque no hay evidencia de que los votos hayan sido afectados por el hackeo.

Un funcionario estadounidense le confirmó a CNN que el documento en poder de The Intercept es clasificado y legítimo: pertenece a la NSA.

Funcionarios de inteligencia de Estados Unidos también le explicaron a CNN que la información no ha cambiado la Evaluación de la Comunidad de Inteligencia de enero de este año, que encontró que “la inteligencia rusa obtuvo y mantuvo acceso a elementos de múltiples juntas electorales estatales o locales de Estados Unidos. El Departamento de Seguridad Nacional evalúa que los tipos de sistemas a los que los actores rusos apuntaron o comprometieron no estuvieron involucrados en el conteo de votos”.

Los fiscales sostienen que cuando se enfrentó a las acusaciones, Winner admitió que filtró el documento clasificado intencionalmente. Su arresto se produjo este 3 de junio en Augusta, Georgia.

Una auditoría interna reveló que Winner fue una de las seis personas que imprimió el documento, pero la única que mantuvo un contacto por correo electrónico con el medio de comunicación, de acuerdo a lo que está registrado en la demanda. La denuncia también establece que el medio de comunicación buscó posteriormente a la Agencia de Inteligencia, el 30 de mayo, a propósito de una historia que estaba por publicarse y asegurando que tenía en su poder lo que parecía ser un documento clasificado.

La directora de comunicaciones de The Intercept, Vivian Siu, le aseguró a CNN que el documento fue proporcionado de manera anónima.

“Como reportamos en el historial, el documento de la NSA fue proporcionado anónimamente. The Intercept no tiene conocimiento de la identidad de la fuente”, sostuvo Siu.

“Revelar material clasificado sin autorización amenaza la seguridad de nuestra nación y socava la fe pública en el gobierno. Las personas a las que se les confía información clasificada y se comprometen a protegerla, deben rendir cuentas cuando violan esa obligación”, indicó el vicesecretario de Justicia Rod Rosenstein este lunes en un pronunciamiento.

Winner se enfrenta hasta a 10 años de prisión por filtrar la información clasificada. El abogado designado por la corte para Winner, Titus Nichols, aseguró que la audiencia de detención será este jueves en Augusta. Durante la diligencia, el juez determinará si la libera bajo fianza. Winner no se declaró culpable en su aparición inicial este lunes.

El mes pasado, el secretario de Justicia Jeff Sessions criticó las filtraciones que surgieron sobre los ataques de Manchester, manifestando: “Ya hemos tomado los pasos apropiados para abordar estas filtraciones desenfrenadas que socavan nuestra seguridad nacional”.

La madre de Winner aseguró que su hija está en una situación impredecible, durante una entrevista con CNN este lunes.

“Creo que ella está tratando de ser valiente por mí”, explicó Billie Winner. “No creo que esté viendo una luz al final del túnel.

También dijo que su hija no era una joven especialmente política y que, hasta donde sabe, nunca ha elogiado a personas que filtraron documentos en el pasado, como Edward Snowden. “Ella nunca me ha dado ninguna señal de que estuviera a favor de eso”, relató la madre. “No sé cómo explicarlo”.

El abogado Nichols le informó a CNN que Winner pasó seis años en el Ejército, que habla persa (farsi) y pastún, y que ha estado en su compañía actual desde 2017. Añadió que él no ha recibido ninguna evidencia por parte del gobierno sobre la orden de arresto y los expedientes del caso, así como tampoco ha visto ninguna prueba de una relación entre su cliente y el reportero.

“Simplemente terminó atrapada en medio de algo mucho más grande que ella”, aseveró Nichols.

El senador por Virginia Tim Kaine, excandidato vicepresidencial del Partido Demócrata, aseguró en el programa de CNN Erin Burnett OutFront que las personas que filtran información clasificada deberían enfrentar todo el peso de la ley, pero agregó que los estadounidenses necesitan saber mucho más sobre los supuestos intentos rusos para influir en la elección.

"Alguien que filtra documentos contra las leyes tiene que sufrir las consecuencias”, explicó Kaine. "Pero el público estadounidense también tiene derecho a saber hasta qué punto Rusia invadió las elecciones para quitarles las elecciones de los votantes estadounidenses", agregó.

Kaine señaló que no tenía conocimiento de ninguna evidencia que mostrara que Rusia afectó los totales de la votación en las máquinas y aclaró que se refería a las evaluaciones de inteligencia de que Rusia habría actuado para influir en las elecciones.

En octubre de 2016, CNN reportó que los investigadores federales creen que hackers rusos estuvieron detrás de los ciberataques contra un contratista del sistema de elección de Florida, en los que la información personal de los votantes de ese estado pudo haber quedado expuesta, según los funcionarios estadounidenses que fueron informados acerca de la investigación. El hackeo al contratista de Florida se produjo muy poco tiempo después de los hackeos en Illinois, situación en que los datos de miles de electores habrían sido robados, y otro más en Arizona, sobre el que los investigadores creen es muy probable que la información de los votantes fue expuesta.

La información de octubre parece ser parte de lo que contiene el nuevo documento NSA, pero este reporte contiene detalles adicionales.

Lo más importante, como informó CNN en ese momento y The Intercept también reportó este basado en dicho documento, es que todavía no hay evidencia de que los votos fueran afectados por la intromisión rusa.

A través de su cuenta de Twitter, el fundador de WikiLeaks Julian Assange le pidió al público apoyar a Winner, agregando que la mujer es “acusada de ser valiente, al tratar de ayudarnos a saber”.

David Shortell y Nick Valencia de CNN contribuyeron a este reporte.